Restaurante / 23 de septiembre de 2016

Lo de Tata: Pesca fresca al lado del mar

Lo de Tata. La Rioja esq. Avellaneda, Mar del Plata. (0223) 5125279. Pescados y mariscos. Lunes a viernes mediodía. Martes a sábado, noche. Reservas. Tarjetas. Precio promedio a la carta: $ 300.

Por

En Mar del Plata, ciudad portuaria por excelencia, es muy difícil comer buen pescado. Premisas antagónicas como esta son posibles solo en un país como Argentina. Se sabe que lo mejor se exporta, pero lo que nadie cuenta es que no hay demanda interna. Ni siquiera los marplatenses, me consta, comen pescado. Los turistas van por la paella recocinada o la merluza al roquefort, el método más “elegante” de ocultar un pescado casi en mal estado. La paradoja se resuelve yendo a comer pesca recién sacada del mar, que es como más se luce.
El mejor lugar por calidad y precio para comer pesca fresca en Mardel es Lo de Tata. Tan fresca es que Lisandro Ciarlotti, su dueño, tiene cuatro o cinco proveedores que salen todos los días a altamar en sus gomones y le traen lo que han pescado. Palometa, corvina negra –una vez le llegó una de 40 kilos, ¡con muelas!–, bonito, pez limón, chernia, mero, castañeta, anchoa de banco, y la lista sigue. Lo que llega se anota en una pizarra y, como en el día de nuestra visita, puede tocarle en suerte un tiradito de lenguado, un sashimi de lisa y una anchoa de banco hecha entera servida con, para qué más, espinacas frescas de un quintero de la zona.
También para conseguir los mejores langostinos Ciarlotti tiene sus contactos. Es amigo de los importadores y de ellos obtiene su ración antes de que partan hacia otras tierras. Entre sus platos clásicos con este producto se incluyen los langostinos fríos con aceite de oliva, limón y pimienta negra; los langostinos Kimono!, rebozados en panko con rúcula y alioli; y los langostinos en tempura o simplemente hechos a la plancha. El acompañamiento siempre es simple: lechugas pequeñas y tiernas, tomates rojos y jugosos cuando es temporada, papas fritas, hervidas o asadas. Todos los vegetales provienen de quinteros en Sierra de los Padres.
Para conformar a todos los públicos, la carta de Lo de Tata tiene varios platos no marítimos, entre ellos un favorito personal de Ciarlotti, la milanesa napolitana con sorrentinos arriba y papas fritas al lado. Nos quedamos con la pesca. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *