Personajes / 5 de Octubre de 2016

Rafael Ferro: “Empecé a tratar de salir de la oscuridad”

Es parte de “Educando a Nina” y está por estrenar el film “Ataúd blanco, el juego diabólico”. Reinvención, misticismo y excesos.

Se crió con la certeza de que no existen las casualidades y escuchando a videntes, astrólogos y místicos que visitaban a sus padres. Para Rafael Ferro no hubo raíces hasta que nacieron sus hijos. Desde hace seis años, ostenta el récord de vivir en la misma vivienda. Tuvo varias vidas en una: fue jugador profesional de Squash en Alemania, tuvo un momento hippie en el que vendió artesanías en Grecia, creyó que iba a “revolucionar las Letras” y le mostró a Abelardo Castillo los poemas que califica de impresentables, participó de dos temporadas de De la Guarda en Nueva York y en Londres y un día decidió ser actor. Ahora es parte de “Educando a Nina” y protagoniza “Ataúd blanco, el juego diabólico”, película de Daniel De la Vega que, debido a las invitaciones para participar en festivales de cine de terror, reprogramó su estreno para el 8 de diciembre. En un día soleado, Ferro habla de las oscuridades y lo luminoso de su recorrido.
Noticias: Se definió como un “clown dark” y esta película tiene eso.
Rafael Ferro: Sí, total. Pero ahora cambié. No me queda otra.
Noticias: ¿Por qué?
Ferro: Porque tengo cuatro hijos (Lorenzo, 17, Matilda, 13, Antonio, 8, y Miguel, de casi 2), cincuenta años y empecé a tratar de salir de lo oscuro, a pesar de que me cueste un montón. La película fue impresionante porque trabajamos con niños que tenía que meter en ataúdes, y con la relación de amor que tengo con mis hijos, era un tema.
Noticias: ¿Cómo encaró el personaje?
Ferro: Lo loco fue que en la misma época que filmé, hacía “Equus” y allí era un psiquiatra que tenía pesadillas en las que les clavaba cuchillos en el cerebro a los chicos, una metáfora para decir que se metía ahí para curarlos. Al mismo tiempo hacía esto con una secta y niños.
Noticias: ¿Cómo lee esas coincidencias?
Ferro: Para mí no existe la casualidad. Además ahí me enteré de que iba a tener a mi cuarto hijo.
Noticias: Da la sensación de ser una persona libre a la que los hijos lo han encauzado.
Ferro: Sí, mis hijos me salvaron.
Noticias: El nacimiento del primero coincidió con su época en De la Guarda.
Ferro: Sí, lo viví en conflicto porque el espectáculo explotaba. Imaginate, fiestas y queda embarazada la mamá de mi hijo. Estaba pepepepe y tenía un ancla. Los hijos son el amor y una responsabilidad enorme. No cabe la cosa idealista.
Noticias: Y fue por un cuarto hijo a poco de cumplir 50 años.
Ferro: Cuarto hijo de tercera “administración”, separado ahora. Cada vez que digo: “El sábado los chicos vienen conmigo”, necesito una secretaria para que diga fulano va a estar en fútbol, el otro allá. Es la que me busqué y la sentía pesada. Ahora lo veo como abundancia.
Amante de la búsqueda, consultó chamanes y experimentó con ayahuasca. “Todos dicen que el único maestro y el único que se puede curar es uno mismo. Hablan de que somos presos del pasado y del futuro y nos perdemos lo que tenemos, el ahora. Suena a autoayuda pelotuda pero es real”. También hay cuestiones terrenales. En 2015, la AFIP lo emplazó porque estuvo mal categorizado por años. “No era un evasor consciente sino un colgado. Empecé a pagar mis deudas. Aunque me devastó económicamente, estoy con la no queja, ver el lado positivo. El peor año puede ser el mejor de enseñanzas”.
Noticias: ¿Cuál fue el palo más doloroso que recibió?
Ferro: (Piensa). Me costó muchísimo la separación de mis viejos en plena adolescencia, había vivido en un mundo de mentiras. Otra herida, que pagan las mujeres hoy, fue un amor que tuve a los 20 años.
Noticias: ¡No se excuse en ella!
Ferro: No, lo que le pasó a mi ego con ella. Quedó la herida porque sigo pifiando con las mujeres.
Noticias: ¿El amor sentimental es su cuenta pendiente?
Ferro: Me siento sabio por la edad y las vivencias, sin embargo, con las mujeres sigo siendo una adolescente, ni siquiera en masculino, una adolescente. No puedo controlar cómo actúo ni lo que siento, lo que padezco. Una adolescente enamorada, mal.
Noticias: Mientras estuvo con la madre de su último hijo, decía que se vedaba las salidas nocturnas.
Ferro: Como me gustaban mucho la noche y sus excesos, pasé a ser un fóbico que no iba a fiestas ni eventos. El monstruo está siempre agazapado entonces opté por mis hijos y la salud. Ahora estoy mejor, con esta cosa pedorra de la autoayuda y eso de “hoy es nuestro último día” (risas), tratando de fomentar mis amistades.
Noticias: No hizo esfuerzo ni cuando fue deportista ni cuando dejó de serlo.
Ferro: Total. Siempre digo que uno se tiene que reinventar y de golpe dije que quería ser actor. Esa misma idea persiste, pero es más difícil porque está la AFIP y las “administraciones”.
Noticias: ¡Su problema es la administración!
Ferro: ¡Ahora no puedo decir: “Muchacho, voy a ser escritor”!
Noticias: ¡En “Educando a Nina” interpreta a un escritor!
Ferro: Trucho, de autoayuda, sí. Cuando me llamaron para este personaje dije: “Esto es una joda”. No hay nada casual. En casa hay tres o cuatro libros de autoayuda que escribió mi viejo, me pidió ayuda para editarlos pero no los pude ni leer.
Noticias: ¿Qué es para usted el éxito?
Ferro: El éxito es ser feliz, hagas lo que hagas. No tiene que ver con títulos, premios, posesiones y lo que se ve sino con la riqueza interior, tener gratitud y aceptación. Me cuestan muchísimo. Es un concepto sencillo pero muy poderoso.
Noticias: Y cuesta materializarlo.
Ferro: ¡¡Sí!!! Lo único que logro, cada vez que me quejo o critico a alguien, es observar esos mecanismos y recordarme: “¿Vas a morir quejándote? Agradecé que estás vivo”. Se viene el libro de autoayuda en cualquier momento… ¡Por ahí robo los de mi viejo! (risas).  

 

Valeria García Testa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *