Economía / 11 de Octubre de 2016

Remedios: Batallas por los precios, el “compre nacional” y las patentes

El Gobierno fracasó en el intento de incluir fármacos en Precios Cuidados, pero el PAMI consiguió una rebaja del 25%.

Por

Los hermanos Alejandro y Pablo Roemmers, dueños de uno de los principales laboratorios nacionales.

En el Ministerio de la Producción admiten que la propuesta de incluir remedios en Precios Cuidados no funcionó y se descartó en septiembre. “Pero hubo poco conflicto, no hubo presión, era un acuerdo voluntario”, añaden. Al mismo tiempo, el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, se quejaba públicamente de laboratorios y empresas de medicina prepaga por seguir aplicando subas de precios mayores a la inflación. En el Banco Central se prepara una norma para autorizar a las farmacias a entregar préstamos y recibir depósitos.

El PAMI, en cambio, logró en julio aplicarle una rebaja del 26% en los precios de los medicamentos que le compra a las farmacéuticas. La medida sumó a la lista de163 fármacos que esta entidad dejó de cubrir al 100% desde abril. “Eran remedios ya no recomendados por la comunidad médica internacional y ahora se cubren al 50% u 80%. Y si el médico indica que el paciente necesita el 100% por su situación social, se cubre el 100%”, alegan en las huestes de Carlos Regazzoni, jefe del PAMI.
Una licitación del Ministerio de Salud que excluyó la norma del compre nacional derivó en un recurso administrativo de Cooperala, la cámara que reúne a los laboratorios pequeños, y en una acción de amparo judicial de la entidad de los grandes laboratorios nacionales CILFA. “El Gobierno dice que no habrá compre nacional porque es una licitación internacional a través del PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo), pero el PNUD no pone los fondos… Esto favorecerá la compra a India”, se refiere el director ejecutivo de Cooperala, Juan Carlos López, a la potencia mundial en producción de genéricos.
Receta. Un proyecto de ley de la kirchnerista Carolina Gaillard que prohíbe la prescripción de marcas también divide aguas. “Nosotros dijimos que vamos a apoyar la iniciativa pero dentro de un marco general”, contesta Sergio Wisky, médico y diputado del PRO. “Es una idea de la OMS (Organización Mundial de la Salud), es marketinera, pero es casi imposible prohibir recetar las marcas. Hay otras medidas mejores para bajar el costo sanitario. Solo el 10% de las recetas de afiliados del PAMI se hace con marca. Si prohibimos, el poder de decidir la maca pasará del médico al farmacéutico”, reconoce Wisky, con el mismo argumento de los laboratorios.
Pero la medida que más polémica despertó fue la del Instituto Nacional de la Propiedad Intelectual, que establece que a partir de ahora al analizar la solicitud de patente de un producto se puedan tener en cuenta estudios previos de oficinas similares otros países del mundo. En la industria opinan que fue una decisión para agradar a Estados Unidos, que da prioridad a sus reclamos de propiedad intelectual con cualquier país con el que negocie apertura comercial. CILFA publicó una fuerte solicitada en contra y presentó un recurso administrativo. La reacción de los grandes laboratorios enfureció al ministro de la Producción, Francisco Cabrera, que los citó para darles un reto y aclararles que la disposición excluye a la industria farmacéutica. En el sector fabril nacional desconfían y esperan a que se instrumente la norma para recién entonces darle crédito al ministro. En cambio, la cámara de laboratorios extranjeros CAEME emitió el 5 de octubre un comunicado que asegura que “la resolución es de índole general y no se aplica exclusivamente para la industria farmacéutica”.
Cooperala estudia qué hacer. “La Argentina es, junto con Alemania, Estados Unidos e India, de los pocos países donde los laboratorios nacionales predominan en el mercado interno”, dice López. Cita un estudio de la consultora Abeceb que indica que esta industria es la segunda más competitiva del país, detrás de la alimentaria.

 

Comentarios de “Remedios: Batallas por los precios, el “compre nacional” y las patentes”

  1. El mercado de medicamentos es mas vergonzoso que la pobreza. El ANMAT habilita la comercialización de cualquier producto aprobado por la FDA y a partir de ahí obliga a la cobertura 100 %, sin medir el impacto en el sistema y mucho peor el beneficio al paciente. Hay drogas que cuestan el equivalente a 140 salarios minimos la ampolla y se usan como paliativos…mientras tanto el ministerio de salud da cifras escalofriantes de mortalidad por causas sociales y evitables. Esto no es de ahora.. Pero debería legislarse nuevamente una ley de medicamentos que los considere un bien social y regule este mercado perverso e irracional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *