Motores / 15 de octubre de 2016

Chevrolet Onix LTZ: Conectividad y tecnología

Nuevo diseño y mejoras en equipamiento para el compacto de la marca norteamericana.

Por

Chevrolet Onix junto a su hermano con baúl, Prisma, tiene la difícil tarea de ocupar el lugar del Classic, más conocido como Corsa, responsable de un éxito comercial que quedará en la historia como uno de los modelos más vendidos.

La compañía pensó muy bien la jugada antes de tomar semejante decisión y preparó el terreno renovando al Onix, tanto en términos de diseño, como en la mejora del equipamiento de confort. Estéticamente se destaca el capot, que es más largo e inclinado. Esto permitió que las ópticas crezcan y cuenten con un formado más delgado (vienen con luces LED). Visto de atrás, luce un rediseño en los faros, que cambiaron por completo su formato.

El Onix se produce en Brasil, donde se ofrece con caja manual de seis velocidades y dirección electro-asistida, dos elementos que en la Argentina todavía no se ofrecen. Por ahora hay que conformarse con la dirección hidráulica convencional, que en la práctica resulta pesada y la caja manual de quinta, que en ruta lleva al motor a un régimen muy elevado… cuestiones de costos. En cuanto a la seguridad, ofrece lo básico: doble airbag y ABS, Faltan Isofix, quinto cinturón inercial y airbags adicionales.

Sin duda las principales mejoras vienen asociadas con la conectividad. Ahora ofrece la segunda generación del sistema multimedia MyLink. Es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, tecnologías que permiten reproducir algunas funciones de los smartphones en la pantalla táctil de siete pulgadas. La unidad a la que accedió NOTICIAS estaba equipada con la transmisión automática de seis marchas, la cual permite realizar los cambios de manera automática o, seleccionarlos mediante una tecla ubicada en la selectora. Su funcionamiento es suave, aunque cuando hay que realizar sobrepasos en ruta, los cambios se estiran algo más de lo esperado, por lo que conviene hacerlos con la tecla de la selectora.

El propulsor es el naftero de 1.4 litros que desarrolla 98 caballos y le otorga prestaciones justas. Las suspensiones son equilibradas y, como detalle a mejorar, se podría reemplazar el auxilio temporal por uno similar a los titulares.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *