Economía / 16 de octubre de 2016

El empleo femenino, menos amenazado que el masculino por la robotización

Los trabajos de fuerza corren más riesgos. Pero las mujeres dirigen menos del 2% de las empresas latinoamericanas, advirtieron en IDEA.

Por

La economista Mercedes D'Alessandro en IDEA.

En el coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) de este año también se incluyó un panel sobre la falta de mujeres en la jerarquía de las empresas. En Latinoamérica menos del 2% tiene una CEO, según advirtió la economista y panelista Mercedes D’Alessandro, que propuso políticas que compatibilicen trabajo y familia. De las 500 grandes multinacionales del mundo, solo 4% está dirigida por una mujer.
“En los 60 las mujeres que trabajaban fuera de su hogar eran dos de cada diez, hoy son seis de cada diez”, cuenta D’Alessandro, doctora por la Universidad de Buenos Aires que en Nueva York dirige la consultora de economía latinoamericana Cielo y es coeditora del blog Economía Femini(s)ta. “En la Argentina, las mujeres son más del 40% de la fuerza de trabajo y en Estados Unidos, la mitad.  Por primera vez en la historia, hay una generación, la de las millenials, que tiene mujeres con mayores niveles educativos que sus pares varones.  Sin embargo, las mujeres ganan menos que los varones en todo el planeta: en la Argentina la brecha salarial es de 27% y en Estados Unidos ganan 79 centavos por cada dólar que gana un hombre.  Dedican mucho más tiempo que los varones a las tareas domésticas, no remuneradas, y eso impacta en sus posibilidades de trabajar full time, ascender, tener trabajo formal. En la Argentina hacen 76% de estos trabajos domésticos: limpiar, cuidar niños y adultos, cocinar.  Tienen innumerables obstáculos para acceder a lugares jerárquicos en ciencia,  política, empresas”, advierte quien fuera analista del Ministerio de Economía entre 2004 y 2007.
D’Alessandro destaca “los beneficios de tener mujeres en lugares de conducción: hay estudios que muestran que cuando hay mujeres en directorios bajan riesgos de quiebra, de corrupción y aumentan rendimientos”.  También señala que “con la robotización se van a perder muchos empleos, se estiman tasas de entre el 40% y el 60% en los próximos 20 años, y hay más interés por características de trabajo de mujeres, soft skills, relacionados a trabajo en equipo, comunicación, en contraposción a trabajos manuales o de fuerza, más de varón”. “Es más difícil de reemplazar una niñera que un albañil…”, añade quien dirigió la Licenciatura de Economía Política de la Universidad de General Sarmiento.

“Las mujeres representan más el 70% del consumo en el mundo. Como mercado son más grandes que China e India juntos. Sin embargo, no participan en decisiones de producción o incluso marketing porque no están en directorios”, lamenta D’Alessandro.

Pero en los pasillos del coloquio, dominado por empresarios varones, se discutía sobre todo de que cada sector quiere negociar si otorga o no un bono de fin de año a sus empleados. Rechazan que sea por decreto. También comentaban la intervención de la Iglesia para evitar el paro de la CGT y la mesa de diálogo tripartito a la que los convocó el Gobierno para el 19 de octubre, cuatro días después de que Macri vea al papa Francisco. Y el mismo día en que un entramado de colectivos convoca a un paro nacional de mujeres para reclamar por las víctimas de violencia de género.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *