Sociedad / 17 de Octubre de 2016

El top ten del descalabro en la Justicia Bonaerense

Las apostillas más preocupantes que muestran la ineficacia del sistema judicial. El caso del juez que hizo lavar su auto por un policía en medio de un allanamiento.

Las víctimas piden justicia.

En la Justicia bonaerense, día a día, ocurren infinitas situaciones que hablan del descalabro y la ineficacia del sistema. Aquí van algunas apostillas relatadas por funcionarios judiciales que muestran una realidad preocupante:

1. Desde 1998 a la fecha, en Buenos Aires, no se ha instruido una sola causa penal en el fuero ordinario por venta de paco. Ese es el negocio de la Policía.

2. La provincia tiene la superficie de 10 capitales federales y cuenta con el mismo presupuesto que la Justicia de Capital.

3. En los procedimientos policiales la droga secuestrada es puesta en custodia de la propia Policía sospechada de corrupta.

4. El Poder Judicial paga por año 120.000.000 millones de pesos anuales en concepto de alquileres de inmuebles donde funcionan los juzgados. Hay un negocio en esto.

5. Los locales alquilados están en pésimas condiciones. El trabajo se lleva a cabo entre ratas, letrinas desbordadas, y celdas prefabricadas para alojar presos contiguas a los escritorios de los trabajadores judiciales.

6. Un ejemplo del encubrimiento: en el domicilio de un fiscal especializado en delitos sexuales de San Martín se secuestró material pornográfico infantil. La causa se archivó y el fiscal sigue en la misma función.

7. La Dirección de Investigación Drogas (DDI) de la bonaerense de Tres de Febrero hasta el año pasado estaba compuesta solo por tres policías. Uno hacía de chofer, el otro cobrada a los dillers y el tercero lo custodiaba.

8. El Colegio de Magistrados provincial no tiene reparo alguno en comunicar como “logros” las negociaciones que realiza con los intendentes.

9. Desde hace 10 años que no se impulsan causas penales por corrupción estatal en la provincia.

10. Los jueces solo trabajan los martes y los jueves y, en una oportunidad, uno de ellos le pidió a un policía que lave su auto en medio de un allanamiento.

Artículo relacionado:

Lo que nunca se contó sobre la Justicia Bonaerense

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *