Personajes / 19 de Octubre de 2016

Candela Vetrano: “No me caso con ninguna causa, nunca fui revolucionaria”

Protagonizó exitosos programas juveniles y ahora apuesta por otro camino. Autogestión, amor a la distancia y preguntas existenciales. Ver fotos

Una muestra del modo en el que Candela Vetrano puede romper los moldes: cuando se mudó a vivir sola, quiso vestir las paredes de su casa y decidió que, en vez de comprar cuadros, iba a crearlos ella misma. Tanto le gustó tirarse a la pileta de la plástica que ya montó una exposición y muy pronto saldrá a la venta la línea de ropa que hizo con sus pinturas para la marca Nenas Impostoras. Si alguna vez la catalogaron de “It girl”, ella se define como una “anti-moda”. Pero también aclara que no fue ni es revolucionaria, que le gusta reírse de las posiciones extremas y poner su sello. Repite que ella es una chica normal, pese a que llegó a la televisión a los siete años con “Agrandadytos”, fue de la factoría de Cris Morena –”Rincón de luz”, “Floricienta”, “Chiquititas sin fin”, “Casi ángeles” y “Supertorpe”– estuvo en “Vecinos en guerra” y en “Noche & día”. En 2015, decidió estudiar actuación por primera vez, se convenció de que había vida (y mejores proyectos) fuera de la tele y empezó terapia. Viene haciéndose preguntas existenciales pero hay algo de lo que no duda: es actriz. Por eso, después de terminar la gira teatral con “Separados”, se presenta en el circuito under con la obra “Hiel”, que ella misma escribió (los domingos en el teatro La Casona). También terminó de filmar “Hipersomnia”, un thriller que coquetea con el género del terror y donde compartió pantalla con Peter Lanzani y Jimena Barón, y, lejos de fantasmas y espíritus, personificó a una mujer secuestrada por una red de trata.
Noticias: Viene corriéndose de las tiras juveniles.
Candela Vetrano: ¡Sí! Estoy en la búsqueda de desafíos. Hace poco me llegaron dos propuestas de programas de tele para jóvenes y me costó mucho decir que no porque sé lo difícil que está hoy en día tener laburo, pero sentí que no era el momento, que ya lo había hecho, que era un retroceso.
Noticias: ¿Qué es lo que está buscando?
Vetrano: Busco salir de la comodidad, crecer como actriz y como persona, ese es el fin. El año pasado arranqué a estudiar Teatro. Mi mantra antes de entrar a una clase es “Voy a hacer todo mal” porque estoy acostumbrada a ser expeditiva, a rendir y ahí voy a equivocarme. Hay días que me va bien pero soy una pichi, es aprendizaje y aprendizaje.
Noticias: ¿Era valentía o inconsciencia animarse al recorrido anterior sin tener formación actoral?
Vetrano: Totalmente inconsciente, obvio. En estos meses en los que estuve laburando mucho y en cosas bien distintas entre sí, como “Separados”, “Hiperinsomnia” y un piloto para una serie; fue como que terminé de ponerle el sello de que quería hacer esto (actuar). Fue recién ahora.
Noticias: Repactó con la profesión.
Vetrano: Es que me di cuenta de que antes estaba actuando lo que otros querían, no lo que yo quería. Y ahora surgieron mis ganas de decir “quiero actuar y en un futuro producirme todo”. Producir sería poder poner todos mis intereses en una cosa.
Aunque empezó a trabajar desde muy chica y se hizo famosa rápidamente, ella asegura que lo vivió de un modo natural y que sus padres y hermanas fueron clave para seguir con los pies en la tierra. “No siento que haya quemado etapas. Soy una piba muy de mi edad, con responsabilidades desde chica. No siento que sea muy adulta. Soy normal”. Es la tercera vez que repite la última frase en media hora.
Noticias: Es referente para un montón de chicas. ¿Qué cosas le preocupan de su generación?
Vetrano: Te imaginás que nunca me sentí referente, me equivoco como cualquiera. Lo que opino de la gente de mi edad, y que lo curto un poco con amigos, es que muy poca gente sabe lo que quiere realmente. Eso es algo que supe desde chica y que casi siempre agradezco. Esta edad es crisis, es ¿quién soy? Por lo menos saber lo que quiero, está bueno.
Noticias: ¿Es cierto que está de novia con el actor Andrés Gil?
Vetrano: Sí. Él vive en Roma pero es argentino. Estamos juntos desde mitad del año pasado. Ahora puedo decirlo porque hay cierto compromiso, antes estábamos ahí, yendo y viniendo.
Noticias: Cuando debutó con la obra “Separados” le hicieron una nota y el título fue un textual: “El amor para toda la vida no existe”.
Vetrano: Uy, sí, sonó a un montón. En realidad, soy re del amor y ojalá que exista.
Noticias: ¿Cómo se juega en usted el compromiso en el amor?
Vetrano: El tema es no distraerte. Me parece que cuando uno decide estar con alguien, toda tu energía tiene que estar ahí. Si estás tirando cañitas por todos lados, hay algo que se pierde.
Noticias: ¿Cómo lleva una relación a la distancia?
Vetrano: La distancia tiene eso muy mágico, que en mi caso es como que ya está (se ríe), ya está la distancia. Su idea es venir a asentarse acá e ir y volver. Qué sé yo, no sé. El tema de no saber también hace que todo sea posible.
Noticias: ¿Tiene alguna barrera interna a vencer?
Vetrano: Obvio, todo este proceso, arrancar con el psicólogo, arrancar teatro, todo esto de las preguntas que te salen, te agarran un montón de miedos, es: “¿Podré con todo esto?, ¿qué quiero?, ¿quiero el éxito?, ¿quiero Hollywood y toda la bola o algo más simple?, ¿será acá, será en otro lado?”. A veces soy mi propio límite.
Noticias: ¿Y qué es el éxito?
Vetrano: Racionalmente entiendo que es algo mucho más equilibrado que un momento. Al final, termina siendo el equilibrio en uno, quizás tener una familia, cierta contención, que no pase por el poder ni por la plata. Pero bueno, a veces uno quiere el reconocimiento, y eso es lo que tiene este trabajo. Uno actúa para alguien. Desgraciadamente uno está esperando el aplauso. Es siempre volver a confiar en uno, el no tener miedo a desaparecer para después volver.
Noticias: ¿Tuvo baches importantes?
Vetrano: No, baches no. Hace un año que no hago tele y he tenido charlas con mis padres de: “Che, ¿y cuándo volvés a la tele? Quizás esté bueno que vuelvas”, y yo digo: “No pasa por ahí”. En mi caso, fue una decisión. Es confiar un poco en que si quiero esto y para lo que me están llamando es para otra cosa, no tiene sentido. Podría haber aceptado por un tema de plata, pero no soy tan ambiciosa. Me costará un poco más, pero hoy priorizo hacer lo que me gusta.
Noticias: ¿Se encontró en la incomodidad de haber dicho que sí a algo que después no quería?
Vetrano: No, quizás me veía como achanchada. Cuando empecé a estudiar, dije: “Quiero aplicar esto que estoy aprendiendo en otro espacio”. Quizás el día de mañana vuelva a hacer tele y quizás no sea el personaje más loco de mi vida, pero mientras que desde otro lado yo pueda aplicar esto, está buenísimo.
Noticias: Eso también es buscar cierto equilibrio.
Vetrano: Claro. No soy de negarme a las cosas. No es que esté diciendo que voy a ser una actriz under, no es mi estilo. Pero está bueno a veces alejarte para ver todo, evaluar y elegir. Si estás tan metido ahí, a veces no podés ver lo suficiente. Y a mí un poco me pasó eso. Me daba cuenta de que lo mío iba por algo más profundo.
Noticias: Pero si tiene tres productores llamándola para el mismo tipo de programa, quizás siente que salta sin red.
Vetrano: Exacto, eso es un poco lo que me pasó. En eso estoy, en escucharme y seguir mis pasos.
Noticias: ¿Qué la conecta con esa verdad propia? ¿Desde dónde decide?
Vetrano: Desde el corazón (se ríe). No sé, cuando tengo una duda o estoy medio inestable, busco la familia a full. Hay veces que he meditado… Aunque me río un poco de eso.
Noticias: Se ríe de muchas cosas. Me acuerdo del personaje que inventó en las redes, “Eri Canje”, esa parodia de cómo los famosos aprovechan su popularidad para facturar o vivir del canje.
Vetrano: Sí, Eri Canje está buenísima. Sí, me río de todo lo que sea al extremo: de la política, de la religión, de todo lo que está llevado al extremo.
Noticias: Es algo muy de época eso de radicalizar posturas.
Vetrano: ¡Claro! Hay días que no como pollo porque me da cosita, pero tampoco voy a poner en Twitter: “No al pollo”, ¿entendés? Son cosas que quedan para mí. Cuando alguien alardea tanto de algo, dudo.
Noticias: ¿No le incomoda el mundo en el que se mueve entonces en donde es tan común el alardeo y tomar parte en todo?
Vetrano: ¡¡¡Sí!!!
Noticias: ¡Y anota para hacerse el festín!
Vetrano: ¡Claro, en realidad, me dan de comer! (Se ríe). Me cuesta ser radical con algo.
Noticias: ¿No es extrema?
Vetrano: Sí, emocionalmente. Pero no soy de casarme con ninguna causa, nunca fui revolucionaria. Ni en mi Twitter vas a ver que tomo demasiado partido, lo mío va por otro lado. Pocas veces me pongo a discutir por algo, vivo medio en una nube de pedos (Se ríe).
Pese a su autodiagnóstico, cuenta con entusiasmo que junto a una vecina amiga llevan adelante un proyecto social al que denominaron “Dame un poquito”. La idea es colocar bidones de agua vacíos cerca de los cestos de basura para que la gente deje en ellos cualquier tipo de alimento que esté en buen estado y que pueda comer quien necesite. “La idea es que se arme una linda movida, así nos ayudamos entre todos”.

 

Valeria García Testa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *