Sociedad / 19 de Octubre de 2016

Las transformaciones de Isabel Menditeguy

De modelo de pasarela a una anónima vecina de Recoleta. ¿Cómo fueron los cambios de la ex esposa de Macri? Mirá las fotos del antes y el después.

Por |

Anónima. Hoy, Menditeguy dejó de lado las estridencias y opta por ropa cómoda y sencilla. Por Recoleta se la suele ver con conjuntos deportivos y zapatillas. Foto: Marcelo Silvestro.

Cuando irrumpió en el mundo del modelaje a mediados de la década del ’80, Isabel Menditeguy cumplía con los cánones que imponía la pasarela: de contextura delgada, alta y de rasgos muy finos, pronto se convirtió en una de las mujeres que más suspiros despertaba en la platea masculina. Aún hoy muchos recuerdan su presencia en una comercial del auto Ford Sierra, donde ataviada en un catsuit blanco cautivó a miles.

Su carrera de modelo continuó en el exterior y al volver al país, a principios de los ’90, su apariencia ya no era la misma. Con un look sugerente, con vestidos ceñidos al cuerpo y escotes pronunciados, Menditeguy era, a la vez de una de las mujeres más deseadas del país, una especie de Jéssica Rabbit humana, con curvas muy pronunciadas y una boca prominente. Las cirugías la habían convertido en otra mujer. Si bien mantenía su delgadez, su vestuario ya no era sencillo. Por el contrario, optaba por vestidos que remarquen sus nuevos atributos.

Hoy, recluida por propia elección y lejos de la mirada de los fotógrafos, Isabel lleva un look que le permite mantener el anonimato. “Siempre se la ve muy prolija, pero muy poco arreglada. En conjunto deportivo o de jean”, aseguran en Recoleta, el barrio donde la ex modelo vive su exilio voluntario de la escena pública. Ya no busca resaltar su belleza, sino que en su afán por pasar inadvertida, se viste de manera austera y lo menos llamativa posible.

 

Comentarios de “Las transformaciones de Isabel Menditeguy”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *