Personajes / 24 de Octubre de 2016

Sandra Mihanovich: “Mi actitud de vida fue militancia suficiente”

Festeja 40 años con la música en el Ópera. Gratitud, el casamiento con su amiga de siempre y la bandera de la donación de órganos.

Es la misma Sandra Mihanovich quien abre la puerta de María Félix, el restaurante de comida mexicana de su mujer, Marita Novaro. “Vení, pasá, ¿cómo estás?”. Una auténtica anfitriona que venía cocinando a fuego lento sus recitales del 14 y 15 de octubre en el Teatro Ópera, con los que festejó cuatro décadas de profesión. Si veinte años no son nada, cuarenta tienen la consistencia suficiente como para repasar el camino. Viene metiendo mano al arcón de sus recuerdos, repasando entrevistas, recitales y discos. “Jamás oculté mi edad, cumplir años es festejar la vida. Por eso empezamos a trabajar para estos recitales, sentí que era una fecha para celebrar”. El tiempo y el amor son dos palabras clave para asomarnos a la mesa que nos tiene servida.
Noticias: A lo largo de las décadas mantuvo vínculos muy fuertes, como con su hermano Vane, con quien viene trabajando desde el comienzo.
Sandra Mihanovich: Tal cual, y en el transcurrir todos hicimos cosas diferentes. Mi hermano hizo cosas por su lado, María (Sánchez, su amiga y mano derecha) se fue a vivir unos años a España y este es un momento de reencuentro. “Vuelvo a estar con vos” fue premonitora, una canción de Vane que es un homenaje a Marita y a mí porque tiene que ver con el reencuentro histórico de amistad y de cariño, por algo Sonsoles (una de los cuatro hijos de Marita) es mi ahijada. Así que este es un momento de celebración y encuentro.
Noticias: Repasando su historia, se ha dejado llevar pero conectada con lo que fue apareciendo.
Mihanovich: (Se ríe y afirma con la cabeza). Siento que he tenido oportunidades y las tomé. Arrancando con la bendición de tener una vocación tan marcada, cantar es algo que siempre me hizo feliz. Recorrí un camino con cierta inconsciencia porque la gente ha dicho de mí que era valiente y no sé si me agarro mucho de esa descripción. Hice lo que no tenía más remedio que hacer, lo que sentía que tenía que hacer, y tuve la enorme suerte de que aparecieron amigos que me dieron sus canciones, que me permitieron encontrar mi voz, mis palabras, porque no soy autora.
Noticias: Sin embargo esas canciones parecen escritas por usted.
Mihanovich: Sí, me pude adueñar de ellas. Canté lo que tuve ganas y me rodeé de gente que me ha acompañado. Para bien o para mal, me guío mucho por los afectos, siempre trabajé con personas a las que he querido y eso te marca profundamente, pienso que ayuda a ser feliz. Las cosas que valen la pena son compartidas.
Cuando en 2012 Sandra le donó un riñón a su ahijada Sonsoles Rey, la chica contó: “Un día le dije a mi mamá que la veía muy contenta y le pregunté si estaba saliendo con alguien. Sandra estaba ahí y se quedó paralizada… Entonces me agarré la cabeza y les dije: ‘No, me están jodiendo…’. Me peleé con las dos. ¡Un horror! Al principio fue terriblemente duro. Mi mamá dice que se enamoró del alma de Sandra y que no le importa si es varón o mujer. La verdad es que a mí también me enamoró esa alma. No sólo por salvarme la vida, sino por cómo es. Nos tiene a todos enamorados”. Fue también Sonsoles la que deschavó el casamiento de la pareja en marzo de este año cuando publicó una foto del acontecimiento en Twitter.
Noticias: ¿Cómo fue estar más de 30 años sintiendo un amor profundo por Marita, mientras cada una hacía su vida?
Mihanovich: (Sonríe). El tiempo lo fue moldeando todo. Cuando nos conocimos éramos amigas, fui compañera de la hermana. Soy amiga de toda la familia Novaro.
Noticias: Le pregunto porque usted reconoció que Marita es un amor de toda la vida.
Mihanovich: Sí, no me di cuenta de entrada. Con los años empezás a entender más cosas.
Noticias: Y cuando empezó a entender, ¡qué difícil acompañar la vida de esa persona que va por otro carril!
Mihanovich: Sí, por supuesto. Pero yo también estaba en otro carril. La vida tiene muchas vueltas y te sorprende todo el tiempo.
Noticias: Tanto que se casaron.
Mihanovich: Una locura. Eso también es una oportunidad.
Noticias: Dijo que era una especie de devolución, de agradecimiento a la sociedad por los derechos igualitarios.
Mihanovich: El hecho de que exista la posibilidad es algo que tenemos que agradecer y aplaudir, nunca pensé que iba a tener esta chance.
Noticias: ¿Qué sintió cuando salió la Ley de Matrimonio Igualitario?
Mihanovich: Me conmovió, me movilizó, me sorprendió muchísimo. Como no estuve militando para que esto sucediera, lo ligué de rebote, como un regalo.
Noticias: No embanderarse ha sido una constante a lo largo de su vida.
Mihanovich: Sí, siempre sentí que mi actitud de vida era militancia suficiente.
Noticias: Y ha repetido que el “soy lo que soy” es una reivindicación para el ser humano.
Mihanovich: Sí, no quiero que el “soy lo que soy” sea para ninguna minoría, esa fue mi intención siempre, es para todos. Inclusive cuando la grabé, la canción decía “para mí y para ellos” y ahora cuando lo canto siempre digo “y para todos”. No hay ellos, somos todos, somos nosotros.
Noticias: ¿Cuándo entendió quién era, más allá de la sexualidad?
Mihanovich: No sé exacto el momento, lo voy ratificando paso a paso, es gradual, soy lo que soy fue un buen paso. Ayer estaba mirando el video del primer recital en Obras donde una parte del estadio se paraba y se cagaba a puteadas y de repente se alborotaba el otro lado y me acordé del miedo que tuve en ese momento, miedo de no saber manejar la situación porque indudablemente ese espacio me excedía, venía de cantar en pubs…
Noticias: ¿Qué sucedió?
Mihanovich: Seguí cantando y todo se fue serenando. Con la música se fue acomodando.
Noticias: ¿Algo de eso pasó también en su propio proceso de vida? ¿Esa constante de la música la fue armonizando?
Mihanovich: Sin duda, se da con la música y con lo que voy viviendo alrededor de la música. Cuando empezás a mirar para atrás… Siempre creía que estaba gorda, y no era tan gorda; siempre pensé que decía boludeces y no decía tantas boludeces, ¿viste esos clichés que uno tiene de uno mismo? Inseguridades. Estos días vi bastante material de todos esos años y noté que me fui esmerando para hacer algo un poquito mejor. Me gustó todo esto que estuve viendo. Sentí que había sido un buen transcurrir, como diría Eladia, que llegó con plenitud. Indudablemente la frutilla del postre fue el 24 de agosto del año pasado.
Noticias: Aquella noche cantó jazz en el Teatro Colón. ¿Es verdad que fue la más feliz de su carrera?
Mihanovich: Sí, nunca pensé que me iba a pasar eso, fue tan bello, la sensación de estar representando a mi familia, a los Mihanovich, era yo y mi historia.
Noticias: Volviendo a lo de embanderarse, cuando se transformó en donante de órganos, sí se hizo abanderada de la causa.
Mihanovich: Esa camiseta la tengo puesta porque lo viví y participé. Sé que gran parte de la dificultad de la donación de órganos tiene que ver con los miedos, los mitos, las resistencias que uno tiene.
Noticias: A pensar la muerte, por ejemplo.
Mihanovich: Claro y entonces, como inexorablemente todos nos vamos a morir y es más factible necesitar un órgano que poder darlo, no tiene contras ser donante, no hay opción. Además el Incucai es un organismo que funciona con una transparencia absoluta. No debemos permanecer indiferentes. Tenemos que hablarlo con nuestra familia porque son instantes en los que ese sí o no determinan que alguien siga viviendo. Quien define es el que queda, en un momento en el que además, por las características y necesidades del trasplante, suelen ser accidentes, muertes traumáticas.
Noticias: Vivió situaciones límite no sólo con Sonsoles, sino también con su sobrina Sol, ¿cierto?
Mihanovich: Sí. Mi sobrina fue operada, le sacaron un tumor del fémur a los doce y le pusieron un tutor de un banco de huesos. A lo mejor esas personas no pudieron donar su corazón pero sí sus huesos, su piel.
Noticias: Médicamente, ¿cómo explican la histocompatibilidad que tiene con Sonsoles?
Mihanovich: No hay explicación, es una locura porque tenemos el mismo grupo sanguíneo pero también dos antígenos en común, lo que es re loco (porque en casos de consanguineidad suele haber como mucho un antígeno en común). Esto te hace sentir que te tenés que despertar y decir: “¡Gracias!”. Cuando das, recibís mucho más.
La gratitud también le aparece al recordar una neumonía autoinmune que tuvo en 2009. “Me dio cagazo porque dije: “¿What?, esto lo fabriqué yo, por qué, de dónde, qué es esto”.  Todos tenemos culpa por algo y siento que me castigué con esa neumonía”.
Noticias: ¿Qué siente arriba del escenario?
Mihanovich: (Piensa). Creo que es la magia de la comunicación.
Noticias: ¿De la comunicación, no de la expresión?
Mihanovich: Sí, también. Pero estamos a la misma altura, no siento que haya un arriba y un abajo. La comunicación se da en el mismo nivel, todos estamos vibrando y participando de un evento y lo que hace mágico a ese show es la suma de todos, donde tengo la suerte de ser la que invita al cumple (se ríe).

 

Valeria García Testa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *