Mundo / 25 de Octubre de 2016

Payasos siniestros: la moda de asustar

Los “creepy clowns” saltaron de la pantalla a la vida real. Una broma pesada que ya derivó en golpizas en Estados Unidos y Europa, y llegó hasta Uruguay. Víspera de Halloween. Ver fotos

Las calles están silenciosas y oscuras, ya no anda nadie salvo un adolescente distraído… De golpe, un payaso lo mira fijo con un martillo que chorrea sangre en la mano, en silencio absoluto, sin hacer ningún movimiento. El chico corre, el payaso ríe en forma sádica.

Bien podría tratarse de un párrafo de IT, la memorable obra de Stephen King, pero no, se trata de hechos reales. Estos golpes de miedo surgieron en Estados Unidos alrededor de 2013; en ese año se subió a YouTube el primer video testigo, donde se ve un payaso aterrador iluminado por los faroles de un auto, de pie al costado de una ruta. El auto frena, y el payaso se acerca corriendo. El video se termina y solo queda el gusto amargo en el espectador. Si bien los payasos son falsos, los sustos que generan son reales.

Los creepy clowns son sujetos que a modo de diversión deciden vestirse y usar máscaras de payasos –ciertamente más sombríos que Piñón Fijo-y asustar a la gente en lugares desolados como rutas, parques y estacionamientos durante la noche. Muchas de las víctimas corren a toda velocidad, otros gritan, algunos se paralizan y solo unos pocos valientes enfrentan la situación. Todas las reacciones quedan registradas en las cámaras ocultas que instalan los payasos.

Las autoridades policiales de los distintos países donde se registraron estos eventos (Estados Unidos, México, Inglaterra, Francia, y Uruguay) aún no saben si se tratan de una amenaza real ya que no se registró ninguna persona herida, solo gente asustada. Según informan en los distintos medios hasta el momento solo lo consideran una “broma pesada”.

 

Noche de brujas

La moda de asustar como payaso siniestro ganó territorio y creció exponencialmente en las últimas semanas por la proximidad de Halloween, el 31 de octubre. Para esa noche, en México proponen una “cacería de payasos” donde saldrán a buscar a las personas que decidan disfrazarse de esa manera y desenmascararlos.

En Torreón, México, los payasos profesionales se manifestaron en contra de este fenómeno, que además de asustar a la población los perjudica a ellos, cuyo objetivo principal es regalar alegría. En la curiosa movilización pidieron a los vecinos que eviten disfrazarse de payasos durante Halloween, para poder ponerle un freno a esta descabellada situación.

Esta moda llegó a Uruguay, donde una persona disfrazada de payaso tuvo la idea de sacarse fotos en la vía publica. Las imágenes se viralizaron y generaron inquietud entre los vecinos del Departamento de Durazno. Afortunadamente el payaso en cuestión tuvo el buen gesto de notificar a la policía que solo se trataba de una producción de fotos, y salió a aclarar el malentendido por el canal de tv local.

La pregunta es inevitable, ¿cuánto tardaran los creepy clowns en llegar a la Argentina?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *