Sociedad / 25 de octubre de 2016

Ralph Keyes, el primero en describir la era de la Post-Verdad

El autor publicó “The post-truth era: dishonesty and deception in contemporary life” en el 2004. Un texto fnudamental para entender la actualidad.

Por

El autor dialogó con NOTICIAS sobre el fenómeno.

Ralph Keyes escribió “The post-truth era: dishonesty and deception in contemporary life” en el 2004 y sus categorías de análisis fueron retomadas en la actualidad para describir el fenómeno de Donal Trump en Estados Unidos. En diálogo con NOTICIAS, el autor explica cuáles son las características de este fenómeno global y cuáles son sus perspectivas a futuro.

NOTICIAS: ¿Cree que se modificó el fenómeno de la postverdad que describió en el 2004?

Keyes: No creo que lo que yo llamo postverdad sea más frecuente hoy de lo que lo era cuando escribí el libro pero sí cambió nuestra conciencia al respecto, sobre todo en la era de Donald Trump, que es un ejemplo muy brutal de alguien que apenas distingue entre la verdad y la mentira.

NOTICIAS: ¿Cree que los insultos y el show televsivo son un aspecto característico de esta época?

Keyes: Definitivamente. Los programas de televisión recompensan especialmente la charla grandilocuente más que el intercambio de información precisa. Los “reality shows” animan el comportamiento engañoso de los participantes. En este contexto, se pierde la honestidad como un valor.

NOTICIAS: ¿Cuáles son las consecuencias de que la sociedad deje de buscar la verdad?

Keyes: Vamos a dejar de confiar unos en otros, porque ya no sabremos quién está siendo honesto con nosotros y quién no. Sospecho que las consecuencias de vivir en un mundo post-veraz se volverán cada vez peores si no se despiertan las conciencias.

NOTICIAS: Según un estudio reciente, el 70% de los internautas tienen dificultades para distinguir entre una noticia falsa y una verdadera. ¿Cómo se puede revertir?

Keyes: Sería de gran ayuda que pudiéramos desarrollar relaciones sociales más cercanas entre nosotros. La falta de honradez y el engaño siempre estuvieron con nosotros. Lo que cambió es el hambre de los medios por llamar la atención, independientemente de que su voz tenga honestidad. Perder el gusto por ese tipo de grandilocuencia, sin duda, ayudaría.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *