Danza / 1 de noviembre de 2016

Un cielo y el otro en el CETC

Coreografía y dirección: Diana Theocaridis. Música: Pascal Dusapin/Félix Mendelssohn. Intérpretes: Alina Marinelli y Andrés Rosso, bailarines; Nicolas Hodges, piano; Anssi Karttunen, violonchelo. En el Centro de Experimentación del Teatro Colón (CETC).

Por

★★★★ Basada en el cuento de Julio Cortázar “El otro cielo”, esta nueva obra de la coreógrafa Diana Theocaridis contiene una conjunción de elementos sumamente interesantes y sugestivos. Mediante imágenes filmadas que muestran un raudo vuelo por la Galería Güemes de Buenos Aires y la Galería Vivianne de París –los fantasmagóricos escenarios de la historia original– que se intercalan con las partes bailadas, la coreógrafa logra instalar un clima inquietante que habla de ese mágico universo del autor. El pasaje entre ambos mundos, y la simbología de esos ‘cielos’ conformados por los techos de las galerías cubiertas, están eficazmente traducidos por los movimientos espejados de los bailarines, casi sin contacto físico en un primer momento, pero sí visual, acompañados de estas proyecciones que juegan también con el trasluz.
Los estudios para piano del compositor francés Pascal Dusapin resuenan sugestivos en las manos de Nicolas Hodges, dando el trasfondo sonoro ideal para la trama coreográfica, como también “Slackline” para violonchelo y piano, compuesta especialmente para esta ocasión. Acertado contraste aporta el Adagio de la Segunda sonata Op. 58 de Mendelsohnn. De tal artística argamasa surge una obra coherente y meditada, que tiene en las figuras de Alina Marinelli y Andrés Rosso a sus intérpretes ideales, y en la presencia fílmica de Ludmila Pagliero –etoile argentina en el Ballet de la Ópera de París– un condimento sorprendente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *