Restaurantes / 14 de noviembre de 2016

Los Infernales: El paraíso de los bichos raros

Carlos Calvo 492, San Telmo. 4300-4770. Carnes no convencionales al paso. Lunes a miércoles de 10 a 23. Jueves a domingo de 10 a 1. Sólo efectivo. Menú mediodía: $ 120. Precio promedio: $ 180.

Por

Hamburguesa de pato, choripán de ñandú, sándwich de milanesa de búfalo y la lista sigue. Todo esto se lee en las pizarras de Los Infernales –nombre del ejército de gauchos de Güemes que ayudó a San Martín a defender la frontera norte de nuestro país– un bolichito de carnes no tradicionales al paso que comenzó en formato foodtruck. Fue en el festival gastronómico Raíz: los hoy dueños de Los Infernales –dos cocineros y un sociólogo–, sorprendieron a la concurrencia con su propuesta de carnes autóctonas de distintas regiones del país. Al principio la gente miraba con desconfianza, pero de a poco se fue animando hasta al ceviche de yacaré. Y Los Infernales abrió su “puesto fijo” de comida al paso en San Telmo.
El foodtruck sigue echando humo y funciona como banco de pruebas. Está presente en todas las ferias gastronómicas –que hoy son muchísimas– y allí se prueba la respuesta de la gente ante las preparaciones. Recientemente, la hamburguesa de pato (rellena de provoleta, con kimchi de repollo colorado y barbacoa de hongos) se llevó el primer premio en el Burger Fest, un gran acto de justicia, y desde entonces es parte de los platos que se ofrecen en Los Infernales. La clave del negocio está en la alianza estratégica con el frigorífico Piaf, quien consigue y propone carnes no tradicionales.
El chori de ñandú es otro de los platos con mejor respuesta. Contrariamente a lo que uno imagina, el sabor de la carne de ñandú poco tiene que ver con el de un ave. Es oscura y fibrosa, con un sabor intenso más cercano al de la carne de caza. Las empanadas, elaboradas con una masa especial de acuerdo con la zona del país a la que pertenecen, son otro de los fuertes de la casa: la cuyana es de jabalí con masa de kiwicha (amaranto), la litoraleña es de surubí con una masa tradicional liviana.
Los Infernales abre desde el desayuno con mate con bombilla, chipás, churros o alfajores de maicena, de acuerdo con lo que salga del horno en el día. Todas las tardes hay happy hour de cerveza tirada (para picar, croquetas de llama y quinoa) y los jueves hay cócteles al caer la tarde.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *