Costumbres / 22 de noviembre de 2016

La vuelta de los rollers

Las mujeres son mayoría en este deporte que mejora las piernas y la cola. Carreras, escuelas y dieta ideal.

Por

Aunque parece que no pasó tanto, ya hace 16 años que tuvieron su furor. Por eso, y porque en la moda y las tendencias todo vuelve, los ’90 están de regreso. Se lo puede ver con claridad en las pasarelas y vidrieras de esta temporada, con chalecos de jean, encajes a la vista y gargantillas en pleno protagonismo y explosión. Pero además, este revival trae algunos hábitos saludables. Junto al resurgimiento del paddle, también los rollers están volviendo a verse cada vez más en la calle. Especialmente para las mujeres, que hasta tienen su carrera propia y única en el mundo, “Chicas en rollers”, que en abril de este año convocó a más de 3.000 participantes y lleva 15.000 sumados en todas sus ediciones. Un éxito equiparable a las carreras de rollers más importantes del mundo, como Berlin Inline Marathon (6.500 personas) o Incheron Inline Marathon en Corea del Sur (5.000 personas).

 

Grandes beneficios

Es divertido, es canchero, y permite charlar con tranquilidad al tiempo que se lo hace. Además, es de bajo impacto para las piernas y glúteos. La actividad de patinar sin duda tiene muchos atractivos para las mujeres, y por eso no sorprende que ellas sean las primeras impulsoras de este regreso. De hecho, según datos recopilados por la empresa Farmacity, organizadora de “Chicas en rollers”, a nivel mundial aquellos que realizan roller fitness son 60% mujeres y 40% hombres. En la Argentina, el número femenino se eleva al 80%. Y asimismo, somos el mercado de venta de rollers más grande de Latinoamérica, con unos 100.000 pares al año, seguido luego por Brasil y Perú. En lo que hace a las edades, en tanto, en los eventos realizados en el país la franja etaria va de los 23 a los 40 años y es su flexibilidad y la posibilidad de compartir la actividad tanto entre amigas como entre madres e hijas, probablemente, otra razón para haber sumado tantas adeptas.

“Creo que los rollers volvieron, y esta vez para quedarse”, sentencia Daniel Tangona, personal trainer certificado por el National Council on Strenght and Fitness de Estados Unidos y autor del libro “Las excusas engordan”. “Al no tener impacto y sí desplazamientos laterales, son extraordinarios para aquellos con problemas de cadera, debilidad del glúteo medio o simplemente con necesidad de cuidar sus piernas”, ilustra. Es que esta actividad trabaja en especial sobre las piernas y cola, dos áreas de interés vital para las mujeres, en las que logra dar gran tono y forma. “Más allá de achicar el diámetro general, tiene como tendencia elevar los glúteos, porque al traccionar y empujar, es similar a la acción de subir una montaña o una escalera. Y además, requiere un buen trabajo del tren superior, ya que debe haber balanceo de brazos para lograr equilibrio”, describe el especialista.

Asimismo, esta práctica logra un enorme gasto calórico y un uso mayor de grasas como energía. “Es que la velocidad y el tiempo de duración permiten que el sistema cardiopulmonar trabaje con más intensidad”, apunta Esteban Dietz, director y fundador de la cadena Funcional Gym, que relata que una rolleada de media hora, a una velocidad estable y moderada, puede llegar a quemar unas 300 calorías. “Además, esta actividad acelera el metabolismo, permitiendo que se realice una buena digestión y se descanse mejor, al tiempo que repercute en el buen humor gracias a la secreción de endorfinas y conecta con la naturaleza, porque es necesario practicarla al aire libre”, agrega.

 

Cuidados para todos

Pero aunque mayoría, las mujeres no son las únicas que se suben a los patines. El 13 de septiembre pasado, la Farmacity Spring Roller (la compañía decidió ser “main sponsor” de este deporte) convocó a toda la familia. “Es un evento pensado para todos, que propone una mañana de actividades al aire libre. Por un lado, está la ya conocida carrera de rollers que convoca a hombres, mujeres y niños, y por el otro hay actividades de todo tipo para compartir entre grandes y chicos”, describen desde la empresa. Este año fue la quinta edición, y participaron más de 8.000 personas, entre las cuales 3.000 fueron patinadores e incluyeron unos 300 niños de entre 4 y 12 años.

Y para todos ellos y cada uno de los adeptos, también valen ciertas consideraciones a la hora de subirse a los rollers. “Es importante mantener el cuello derecho y no dejar caer la cabeza, porque al cabo de unas horas eso puede repercutir en la zona cervical y el centro de la espalda. También, llevar rodilleras, coderas, muñequeras y casco, para que cualquier golpe no pase a mayores. Y siempre algún tipo de hidratación, protector solar y anteojos”, recomienda Tangona. Y para aquellos que opten por salir a partir de la tardecita y con la caída del sol, llevar elementos refractantes es casi una obligación. Una luz roja o blanca o prendas con algún tipo de elemento que brille serán necesarias para ser visibles. Y finalmente, prestar atención a los dolores: “Andar en rollers es una actividad de alta repetición, por lo que a veces pueden surgir molestias en las rodillas u otros músculos. En esos casos, conviene fortalecer la musculatura complementando con trabajos de sobrecarga”, puntúa el entrenador.

En lo que hace a la alimentación, en tanto, la doctora Mónica Katz, especialista en nutrición y directora de los cursos de posgrado de la Universidad Favaloro, recomienda cinco premisas. Primero, la comida debe ser baja en grasa, en caso contrario demora mucho en digerirse y puede provocar fatiga. Luego, el menú debe incluir carbohidratos y ser moderado en proteínas. También coincide en la importancia de la hidratación y sugiere consumir alimentos de fácil digestión. Por ejemplo, legumbres, cereales integrales, avena o frutas con cáscara. “Y si desayunás o merendás antes del ejercicio, mejor hacerlo entre 30 y 60 minutos antes de la práctica. Si almorzás, lo ideal es entre 60 y 90 minutos antes, para que la digestión no altere tu rendimiento”, apunta la profesional. Luego de la práctica, en tanto, la nutrición debe contemplar reponer los líquidos, minerales e hidratos de carbono perdidos y proporcionar proteínas para reparar los músculos.

Aunque se ven en todos lados de la ciudad, Buenos Aires y sus alrededores tienen algunos circuitos más aceitados. Entre ellos se destacan el Paseo de la Costa en Vicente López, el Rosedal, los malecones de Puerto Madero y el boulevard Dardo Rocha en San Isidro. Allí también pueden cruzarse algunas de las escuelas de rollers más reconocidas del país, como Andando en Línea, Punto Roller, NM Roller y RollerLife. Todas ellas ofrecen tanto clases como la posibilidad de salir en grupo y hasta de viajar. Porque para algunos, lo que comienza como una afición termina transformándose en una pasión que cambia cuerpo y vida. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *