Personajes / 26 de Noviembre de 2016

Alberto Arizu: “Hoy se priorizan los vinos elegantes”

Director de Luigi Bosca y presidente de Wines of Argentina, está ligada al vino desde la cuna. Crisis y desafío millennial.

Alberto Arizu lleva el vino en la sangre. Su bisabuelo, Leoncio, llegó desde el País Vasco y se adentró en las tierras inhóspitas del Oeste argentino para plantar sus viñedos. Eso fue en 1901. En 1925 compró 500 hectáreas en Maipú, conocidas como “el Paraíso”, que hasta tenían un pequeño castillo, donde su abuelo y su padre vivieron. En 1943 perdieron todo por la crecida de un río y volvieron a empezar. Hoy, 115 años después de la aventura del primer Arizu en la Argentina, Luigi Bosca sigue en manos de la familia.
Además de dirigir la bodega familiar, Arizu es presidente de Wines of Argentina, organización que promueve la imagen de los vinos en el mundo, y es padre de cinco hijos: Matías (20), Agustina (18), Victoria (15), Tomás (13) e Inés (5), que tuvo con su mujer, Carolina, con quien está casada desde hace 22 años.
Noticias: ¿Cuáles son sus primeros recuerdos alrededor del vino?
Alberto Arizu: Jugar al fútbol entre las viñas. Cómo interactuábamos con la gente de las fincas. Mi padre es una persona con mucha sensibilidad, con buena relación con la gente. Me acuerdo de un domingo en particular en el que vino a mi habitación y me pidió que me vistiera para acompañarlo a la bodega. Era muy temprano y recorrimos como 60 kilómetros para llegar al Paraíso. Cuando entré vi un desastre: todas las plantas en el piso por un granizo muy fuerte. Lo que más me impactó fue ver a los empleados llorando por los destrozos. El viñedo tiene una cuestión de cultura, de historia, de sentimientos muy profundos. Ese día no me lo olvidé y aprendí con el silencio muchas cosas.
Noticias: ¿Todos los herederos se vincularon con el vino?
Arizu: No todos están en la gestión, obviamente. Las empresas familiares tienen condimentos que las empresas generales no tienen y a la vez tienen una mística que se va transmitiendo por generación.
Noticias: ¿Qué porcentaje de producción exportan? Los últimos años fueron críticos para la industria del vino. ¿Cómo estamos ahora?
Arizu: Exportamos entre el 55 y el 60 por ciento, hemos llegado a exportar casi el 70 por ciento. No pasó mucho tiempo desde el año pasado, hay que ser pacientes. La situación durante estos años se deterioró, las políticas del gobierno pasado no fueron correctas. Lo que más me preocupa hoy es pensar cómo vamos a hacer para que la vitivinicultura sea un negocio sustentable en el futuro. Es difícil en países como este donde las políticas económicas son tan espasmódicas. Me gustaría tener más políticas de largo alcance, me gustaría tener mucha más normalidad. Argentina ahora retoma la reinserción internacional, eso es bueno y ayuda. Pero en el día a día hay que buscar los mercados, en este momento no está tan fácil.
Noticias: ¿Con qué cepa se identifica más?
Arizu: Es una pregunta difícil, pero creo que con el cabernet sauvignon, una variedad que ha demostrado tener un gran poder de adaptación, por algo es la más cultivada del mundo. Me identifico con esa posibilidad de adaptarme a distintos entornos porque siempre fui un viajero. Tengo carácter y soy muy expresivo, soy muy emocional y temperamental, mucho tiene que ver este brío con el cabernet.
Noticias: ¿Cómo captan al público nuevo, al millennial?
Arizu: Nosotros no estamos para abrir consumo en los jóvenes, hay otras bodegas que sí están orientadas a hacerlo. Es importante enseñarles a los chicos a tomar, el alcohol es un tema. Lo importante para los jóvenes es que empiecen a educar su paladar.
Noticias: ¿Cómo hace con sus hijos?
Arizu: Con mis hijos lo empecé a hablar desde que tuvieron edad para beber. Intento que conozcan lo que toman y que sepan que no da lo mismo tomar cualquier cosa. Ellos solos, al tener el paladar entrenado, pueden ordenar su consumo. A mí me dio buenos resultados, mis hijos son buenos degustadores.
Noticias: ¿Tienen vínculo con la empresa?
Arizu: Los preparo para la vida, a futuro no sé, Dios dirá. De todos modos ellos van a tener una responsabilidad sobre la compañía enorme.
Noticias: ¿En qué le gusta invertir su tiempo de ocio?
Arizu: Me gustan muchísimo los deportes como el rugby, tengo el físico averiado por eso. El fútbol, el tenis, el golf, pero mi gran pasión es el esquí. Me cuesta estar tirado en una playa, prefiero estar bajando por una montaña. Logramos que nuestros hijos amen la montaña como nosotros. Vamos todos los años. Es un plan que une a la familia un montón. Somos una familia entretenida y revoltosa.
Noticias: ¿Cómo conoció a su mujer?
Arizu: Mi mujer es mendocina y la conocí allá, de muy jóvenes. Nos casamos con 26 y 23 años y nos vinimos a Buenos Aires. Fue una muy buena experiencia como pareja vivir acá. Buenos Aires es un monstruo que te atrapa, te vas quedando. Ahora es complicado volver a asentarnos en Mendoza, pero no lo descarto.
Noticias: ¿Tiene alguna clave para un matrimonio tan duradero?
Arizu: Primero, no hay que idealizar nada. El matrimonio se va construyendo en el día a día, uno transita la vida. Siempre que exista amor, confianza y haya devoción, como la que siento por mi mujer. Nada es extremo, también hay que entender que vas a transitar por distintos estados.
Noticias: ¿A ella la identifica con alguna cepa?
Arizu: Mi mujer es tremendamente inquieta, con la cabeza a full todo el día, con proyectos. Toda esa energía y alegría de vivir la veo por el lado de una cepa blanca y quizás un sauvignon blanc, que siempre te despierta los sentidos; es un personaje.
Noticias: ¿Hay mucho lobby dentro del mundo del vino?
Arizu: Sí, es normal, incluso hay medios que influyen mucho. Todo el mundo habrá escuchado hablar del famoso Robert Parker, un crítico con muchos seguidores. Está bueno que toda esa gente promueva y ayude; no está tan bueno cuando algún comentario irresponsable puede afectar una zona o variedad. Lo importante es entender que son personas, mucho más entrenadas que cualquier otra, pero son personas después de todo, con sus gustos y preferencias.
Noticias: ¿Respeta la opinión de Parker?
Arizu: Soy respetuoso de todo, lo que no significa que esté de acuerdo con él, a veces sí, a veces no.
Noticias: Decía que hay que convertir al malbec en un clásico mundial, ¿qué falta para eso?
Arizu: Hace falta trabajo. El malbec representa apenas el tres por ciento del consumo mundial, está lejos de ser una variedad clásica, es una variedad de nicho. Hay que seguir produciendo y mostrando los vinos de extraordinaria calidad que se producen acá. Argentina tiene todo para hacerlo, la combinación de alturas que te permiten que haya viñedos que superen los mil metros de altura, lo cual es único en el mundo. Además de un enorme corredor de casi 4.000 kilómetros de producción vitivinícola, es imposible que el consumidor se aburra con la variedad que hay.
Noticias: Viaja mucho, ¿cuáles son las tendencias que le llamaron la atención en el último tiempo?
Arizu: Los espumantes y los vinos rosados recobraron un lugar protagónico. Los blancos se mantienen y los tintos crecen en países nuevos. Cansaron un poco los vinos que se supieron imponer hace una década, los vinos golosos, de mucha madera, muy voluminosos, concentrados. La gente hoy prioriza mucho la elegancia, aprecia más la acidez, los aromas más complejos, los tonos florales, los toques minerales.
Noticias: Fuera de los de su bodega, ¿cuáles fueron los mejores vinos que probó?
Arizu: Probé mucho vino así que la sorpresa la fui perdiendo. Cuando pienso en vinos, pienso en las ocasiones en los que los consumí. Tengo recuerdos de vinos italianos de la zona de la Toscana, donde viajamos con mi mujer. También conocí vinos de los valles centrales de Francia. Entiendo el sacrificio de hacer el vino. Mi padre de joven me dijo que al vino siempre hay que darle una segunda oportunidad.

Cecilia Boullosa
@chicaelectrica

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *