Sociedad / 26 de noviembre de 2016

Crimen de Parque Leloir: ¿el nuevo caso García Belsunce?

Como en aquel asesinato, la fiscalía investiga a la familia de María Teresa Valente que, en un primer momento, aseguró que había sido un accidente. El ex y el móvil económico.

Por

Misterio. La casona ubicada en el exclusivo Parque Leloir.

Fortunas, disputas familiares y un asesinato que es descubierto cuando todos daban por desterrada esa hipótesis. El homicidio de María Teresa “Taty” Valente (62) se asemeja en muchos puntos al de María Marta García Belsunce, ocurrido en 2002. Las similitudes se vuelven mayores cuando, al igual que en aquella investigación, la familia y el entorno de la víctima se convierten en los principales sospechosos.

“Todo parece indicar que se trató de alguien de su círculo íntimo”, aseguran fuentes cercanas a la pesquisa. En efecto, la principal hipótesis que baraja por el momento la fiscal María Laura Cristini es que se trató de alguien cercano a Taty y en ese sentido avanza la investigación. “Quien la mató sabía bien los movimientos de la víctima y tenía conocimiento sobre cómo entrar y salir de la casa”, plantean desde la UFI N°2 de Ituzaingó y agregan que el móvil de robo está descartado puesto que no faltaba ninguna pertenencia de la mujer. “Quien haya sido conoce la zona y sabía cómo hacerlo. Los vecinos no escucharon ni vieron nada extraño”, comentan.

Estas particularidades de la escena del crimen son las que llevan a los investigadores a apuntar directamente contra la familia de la víctima. Su ex esposo, Pedro Omar Geraige y sus hijos, Valeria y Omar, quedaron así en el punto de mira de la fiscalía. Incluso los familiares y la empleada doméstica que encontró el cuerpo de Taty debieron someterse a exámenes médicos forenses para determinar si alguno tiene lesiones compatibles con una eventual pelea. Y si bien los resultados de estas pericias aún no llegaron, la investigación oficial sigue avanzando en ese sentido. “La fiscalía apunta contra la familia. Eso es un disparate. Ellos están destruidos y tienen que soportar que ahora digan que fueron ellos”, comentó un allegado a la familia.

“En la casa no faltaba nada y no había signos de pelea ni nada, por lo cual todo hacía pensar en un suicidio”, comentan fuentes cercanas a la causa. Sin embargo, la carátula pronto cambiaría. El lunes, el cuerpo médico forense hizo llegar los resultados de la autopsia. No se trataba de un suicidio ni una muerte accidental producto del exceso de antidepresivos, como se sospechaba, sino que María Teresa Valente había sido víctima de un homicidio. Taty murió por “asfixia mecánica”.

Con la nueva carátula de “homicidio”, todo cambió.

Pedro Omar Geraige, ex esposo de Valente es un conocido empresario de la zona de Ituzaingó y, al igual que sus hijos, están entre los sospechosos señalados por la hipótesis más fuerte que sostiene la fiscalía. De acuerdo a esta línea de investigación el divorcio de la pareja podría ser uno de los móviles del asesinato. “Ellos estaban separados desde principio de año, pero todavía no habían firmado los papeles del divorcio”, asegura un allegado a la familia.

“No se puede creer que duden de Omar”, explica un conocido de Geraige, quien asegura que aunque decidieron divorciarse no hubo violencia ni escenas, fue todo “normal, como cualquier persona que decide seguir otro camino”. Para los investigadores, esta separación ideal no era tan así y creen que la depresión de Taty con intento de suicidio incluido se debe al trauma del divorcio.

Hace 14 años, en una casona de un barrio privado de Pilar, la muerte de María Marta García Belsunce destapaba la olla de un complicado entramado familiar que acabó con todo su círculo íntimo implicado en el asesinato y con el viudo, Carlos Carrascosa, tras las rejas. Hoy, en otro crimen en un barrio selecto, los investigadores apuntan directamente contra la familia de la víctima. “Todavía no están los resultados de los exámenes médicos ni se terminó de recolectar toda la evidencia”, aclaran desde la fiscalía, sin embargo, sí está claro el eje de su investigación: cuál fue el móvil de un nuevo caso García Belsunce.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *