Mundo, Sitios Externos / 26 de noviembre de 2016

Maradona llora la muerte de Fidel

El 10 lamentó la muerte de su amigo íntimo desde Zagreb, donde alienta al equipo argentino de Copa Davis. Y recordó cómo eran sus charlas hasta altas horas de la madrugada.

Maradona en su última visita a Fidel.
Maradona en su última visita a Fidel.

Diego Maradona lloró hoy la muerte de su íntimo amigo Fidel Castro y recordó al ex presidente cubano como un político revolucionario que se jugó la vida por su pueblo.

“Murió el más grande. Era el más grande porque lo sabía todo, anticipaba las cosas y le daba al pueblo lo que el pueblo se merecía”, dijo el 10, de 56 años, en una entrevista con la agencia dpa en el estadio Arena Zagreb, donde está alentando a Argentina en la final de la Copa Davis de tenis.

Con el rostro compungido, Maradona, que luce un tatuaje de Fidel Castro en su pierna izquierda, una de las mejores zurdas de la historia, habló de su relación con Fidel Castro y de los años que pasó en La Habana desintoxicándose de sus problemas con las drogas.

– ¿Qué opinás de la muerte de Fidel Castro?

Maradona: Murió el más grande. Era el más grande porque lo sabía todo, anticipaba las cosas y le daba al pueblo lo que el pueblo se merecía.

-¿Cuál es el legado que deja?

Maradona: El legado que deja es inmenso. Ojalá los políticos del mundo aprendan el cinco por ciento de las palabras y del legado que deja Fidel.

– ¿Qué sentiste cuando te enteraste de la muerte?

Maradona: Lloré mucho anoche, yo me enteré anoche, cuando me llamaron de la embajada de Cuba. Lo lloré mucho, pero él decía que cuando él se fuera que no lo lloremos, que sigamos viviendo una vida feliz. Y sobre todo a mí me decía: ‘Vos que tenés la enfermad que tenés, tenés que vivir feliz’. Y hoy que puedo recordarlo, quiero recordar todas las cosas que me decía.

-Vos y Fidel eran amigos íntimos.

Maradona: Íntimos, íntimos. Él me llamaba a las dos de la mañana y yo salía a hablar con él y nos quedábamos hasta las cinco y media de la mañana hablando de fútbol, de política, de política exterior, de todo, de todo. Él iba, dormía tres horas y volvía. Yo después me quedaba durmiendo hasta las cuatro de la tarde.

-¿Qué recordás del tiempo que viviste en Cuba?

Maradona: Fueron cuatro años los que viví en Cuba y la pasé muy bien. Cuba me abrió las puertas cuando me las cerró mi país con muchas clínicas que no me aceptaban. Fidel me abrió las puertas de Cuba y gracias a dios hoy estoy pleno, bien, me levanto todos los días, la enfermedad quedó atrás. En mucho, las gracias las tiene Fidel por hablarme, por explicarme las cosas malas que hacía la droga, las cosas malas que estaba haciendo yo. Y yo le hice mucho caso y me fue muy bien. Por eso le voy a recordar con el amor del mundo y con mi corazón. Aunque las escuelas argentinas no hablen del Che y de Fidel, yo sí le voy a contar a mis nietos y a mis hijos quiénes fueron ellos, qué hicieron y qué le dieron al pueblo. Porque ellos se jugaron la vida por el pueblo, no es que compraron votos. Ellos se jugaron la vida y eso es mucho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *