Personajes / 3 de diciembre de 2016

Esther Goris: “Fui bastante descuidada en el amor”

Encarna a la madre de Tita Merello en una película en rodaje. Maternidad, nueva pareja, De Niro y buena relación con sus ex.

Tiene buena mano para la jardinería. Se nota tan sólo mirar el colorido jardín que armó en el balcón-terraza de su departamento, en el piso 14 de un edificio de los años ‘30, en pleno centro porteño. Un lugar luminoso, cómodo, cálido y silencioso. En el living se ven muebles hechos o reciclados por ella y otros de mercados de pulgas. También hay cuadros y fotografías, como la de Simone de Beauvoir y Sartre, que la acompaña desde sus 18 años.
Esther Goris es intensa, seductora e histriónica. Ríe fácilmente y conversa sin escatimar detalles. Supo desde chica que iba a ser actriz. Pero estudió Letras y dio clases de Latín y Gramática para pagar sus estudios. También repartió volantes, fue pintora de brocha gorda y yesista.
Ella, que interpretó a Eva Perón y tantas mujeres diversas en cine, teatro y televisión, es la madre de Tita Merello en “Yo soy así, Tita de Buenos Aires”, película de Teresa Costantini que está en filmación. Cuestión de madurez y no sólo del paso del tiempo.
NOTICIAS: ¿Cómo es interpretar a la madre de Tita Merello?
Esther Goris: Es un personaje delicioso que atraviesa cinco décadas. Una madre que proyecta en su hija sus sueños, ella quiere ser artista. En vez de ser sufrida, por la tragedia que Tita tuvo en su infancia, vive en una nube y está convencida de que su hija lo tiene todo. Es liviana y alegre. Niega lo que se le oponga. Una militante del entusiasmo.
NOTICIAS: ¿Y cómo es su madre?
Goris: Lo opuesto, siempre me antepuso sobre sus intereses. Vino de Galicia y amaba trabajar, ser dueña de su dinero y disponer de su vida. Me transmitió la felicidad por el trabajo y la certeza de que yo iba a hacer lo que quisiera y a tener un destino muy bueno. Estuvo muy enamorada de mi padre. Aún me aconseja, es una referente para mí.
NOTICIAS: Usted no experimentó la maternidad.
Goris: Había otras cosas por delante. No tuve un sentido maternal tan exacerbado como otras mujeres. Pero cuando tenía más de 40, hice tratamientos que no funcionaron. Y ya estando sin pareja decidí adoptar un embrión, pero ese tratamiento tampoco tuvo éxito.
NOTICIAS: También estuvo en trámites de adopción.
Goris: Sí, intenté adoptar durante tres años, pero estaba sola y era imposible hacerme cargo de lo que me ofrecían. Por ejemplo, tres hermanos o un niño enfermo. Esos casos requerían una economía, logística, tiempo y disponibilidad que no tenía. También tuve la posibilidad de un adolescente y no me pareció apropiado que un chico de esa edad viviera con una mujer sola. Es una pena que no sea más sencillo, hay que facilitar el proceso de adopción.
NOTICIAS: Dijo que entendía a la gente que no adoptaba por las vías legales.
Goris: Cómo no la voy a entender. Ojo, hablo de la madre que quiere dar a su hijo en adopción y no de compra y venta de chicos. ¡La sola idea me parece aberrante!
Noticias:¿Cuál es su concepto de la felicidad?
Goris: El placer y el disfrute estuvieron relacionados con el amor y el trabajo. Ahora entiendo que tiene que ver con cosas sencillitas. Es increíble la cantidad de obviedades que había soslayado.
NOTICIAS: ¿Qué cosas sencillas?
Goris: La lectura. La viví con culpa, tal vez por la clase social de la que provengo. Cuando era chica leer estaba un poco prohibido. Será por eso que le tomé cariño. Ahora mi imagen de la felicidad es un día de descanso, donde hay una pareja y cada uno está haciendo lo suyo: mirando una película, leyendo, pintando, escuchando música. Solos y juntos.
NOTICIAS: La escritura también tuvo peso en su vida.
Goris: Sí, pero me demanda un esfuerzo enorme y el resultado nunca es el que quiero, no me da placer. Me faltaron siete materias para terminar la carrera de Letras y, quizás porque tuve contacto con cierta Literatura, no puedo evitar la comparación cuando escribo. En un momento me lancé a escribir una novela sin haber escrito cuentos. Fue muy arduo.
NOTICIAS: Debe tener muy alta la vara de la exigencia.
Goris: Fui muy obsesiva y perfeccionista y, durante mucho tiempo, no tuve en cuenta las cuestiones cotidianas. Ahora, si bien le pongo el alma y me entrego en cada proyecto, les doy más importancia a cosas como el jardín. Me encantan las flores y las plantas.
NOTICIAS: Quizás les da importancia a cosas cotidianas porque está madurando.
Goris: ¡Por fin llegué a grande! Hay cuestiones de la gente adulta que empiezo a entender. De adolescente pasé a vieja sin solución de continuidad (risas).
NOTICIAS: ¿Cuestiones con la edad?
Goris: Me preocupa el paso del tiempo. La vida es corta y angosta y uno empieza a tener conciencia de eso a los 50. Cada momento es precioso, único y no vuelve. Me preocupa mantener la salud, la capacidad cognitiva y la calidad de vida.
NOTICIAS: ¿Y la imagen?
Goris: También me preocupa. El 4K (alta definición) es un castigo para los actores. Por suerte estoy activa, quiero conservar la vitalidad y hacer gimnasia, patín o danza.
NOTICIAS: Este año protagonizó la obra “Como te soñé”, que duró un mes y medio en cartel. ¿Por qué tan poco tiempo?
Goris: Por no tener el público necesario para sostenerla en la avenida Corrientes. Tuvo un pésimo manejo de producción y no contó prácticamente con publicidad en vía pública, medios o redes sociales. Me hubiera gustado saber qué hubiese sido de la obra si hubiese tenido un mínimo de promoción.
NOTICIAS: ¿Cómo mide el éxito y el fracaso?
Goris: Poder cumplir un sueño o concretar un proyecto, en este caso, llevar a escena una obra que había escrito, ya es un éxito. Pero me hubiese gustado sostenerlo en el tiempo.
NOTICIAS: ¿Cómo le fue con el amor?
Goris: Bien, teniendo en cuenta que fui bastante descuidada. Hace poco me enteré que la pareja no se arma sola, que hay que resignar cosas y ceder. Cuando veo la cantidad de negociaciones que se necesitan para poder sostener un vínculo, pienso cómo se puede ser tan imbécil de no haberlo entendido antes. El amor es casi del orden de los milagros y cuando sucede, hay que cuidarlo. Esto implica pasar por alto ciertas cosas y ponerse en el lugar del otro.
NOTICIAS: ¿Ahora está sola?
Goris: No, pero tampoco en una relación consumada. Estoy pasando un muy buen momento.
NOTICIAS: ¿Cómo calificaría esta relación?
Goris: Estoy enamorada y creo ser correspondida. Es un vínculo reciente.
NOTICIAS: ¿Quién es? ¿Un actor?
Goris: No voy a decir más. No hay nada que ocultar, es por respeto a la otra persona. Si el vínculo permanece, lo diré. Siempre estuve pendiente del amor. Mi mejor versión es cuando estoy enamorada, o no, porque a veces me pongo bastante imbécil. Pero uno es su mejor versión cuando es feliz y no hay nada que nos conduzca tan fácilmente a la felicidad como estar enamorados y ser correspondidos. Tuve la suerte de vivirlo, pero lo entendí más tarde de lo que me hubiese gustado.
NOTICIAS: Convocó a su ex pareja, Alberto Rodriguez Saa, para actuar en “Como te soñé”.
Goris: Había un personaje pequeño que aparecía al final. A Alberto le pareció divertido compartir el escenario conmigo. Lo tomé, era un golazo. Iba a estar en una única función, pero lo asaltó la cautela y se echó atrás.
NOTICIAS: ¿Tiene buena relación con sus ex?
Goris: Sí. Sigo viendo a mi primer novio, tratamos de aconsejarnos mutuamente. Con Alberto sigo en contacto, pero no con todos, algunos ya no viven en la Argentina.
NOTICIAS: ¿Es cierto que Robert De Niro la invitó a tomar café?
Goris: Sí, fue hace años, cuando De Niro vino a Buenos Aires, invitado por Lito Cruz para el estreno de “Cuba y su pequeño Teddy”. Me invitaron a una fiesta en la que estaba él. Tal vez incentivada por el champagne, charlé con él en un inglés que no sabía, no sé cómo hice. Cuando se fue, Lito me dijo: “Bob quiere tomar un café con vos”. Pero no me gustó el modo, con un gesto, y tuve la mala idea de contestarle: “Decile que se moleste y suba él a pedírmelo. Es más, que ni siquiera se moleste”. Fui un poco beligerante. Al día siguiente estaba arrepentida, pero ya era tarde.

 

Cecilia Escola.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *