Música / 5 de Diciembre de 2016

Black Sabbath: A la altura del mito

Black Sabbath pasó por Argentina con dos conciertos, en el Orfeo Cordobés y en la cancha de Vélez, y dejó felices a todos.

Por

Como para que no quepan dudas, la gira se llama “The End”. Para la ocasión, se juntaron tres de los miembros fundadores: el enorme guitarrista Tony Iommi , el bajista Geezer Butler y, por supuesto, el mítico cantante/líder/”frontman”/personaje mediático Ozzy Osbourne, quien salvo en pequeños pasajes en los que mostró algunas desprolijidades, exhibió una voz que todavía está para jugar en grandes ligas. A ellos se sumaron el baterista Tommy Clufetos, que desde hace unos años está en el lugar que ocupó originalmente Bill Ward, y el tecladista Adam Wakeman.
Vimos el recital en el estadio de Liniers en una noche fresca y húmeda, después de una lluvia potente y ruidosa que había hecho suponer agua también para el concierto. Pero poéticamente el cielo se aclaró y los señores de Birmingham salieron a escena casi con puntualidad británica. Fueron entonces algo más de una docena de títulos que, en su mayoría, evocaron los dos primeros álbumes de 1970: “Black Sabbath” y “Paranoid”. Así desfilaron, por ejemplo, canciones como “Fairies Wear Boots”, “Behind th Wall of Sleep”, “N.I.B.”, la muy festejada “Iron Man” o las dos que dieron nombre a esos álbumes.
Si alguna vez el heavy metal furioso de los Sabbath incomodó a alguien, hoy se han transformado en una agrupación musical sólida, sostenida en hits tamizados por el tiempo, que se lucen como artistas y que no asustan a nadie. Sobre todo porque aquellos jóvenes que en otros tiempos fueron sus fans, hoy son canosos pelilargos que sacaron a relucir sus tachas, sus ropas oscuras y hasta sus borceguíes pese al calor, para acompañar a sus viejos ídolos.
Ozzy no se movió tanto pero sostuvo el show con su voz y su carisma. Iommi fue el gran estratega y el solista virtuoso que siempre se conoció. Butler se hizo cargo de la base junto al más nuevo Clufetos  y la nostalgia fue superada por la alegría. Pese a que, se supone, esta fue la última visita del grupo a nuestro país. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *