Danza / 6 de Diciembre de 2016

Ballet Nacional SODRE : Saltando el charco

Ballet Nacional SODRE (Uruguay). Dir.: Julio Bocca. Programa: Petite mort; El corsario; One and others; Don Quijote.
Teatro Coliseo.

Por

★★★★ En su segunda visita a la Argentina, el Ballet del SODRE reafirmó las características que puso en escena en 2013 en el Colón: juventud, talento e interesante repertorio que navega entre las obras de la contemporaneidad y los clásicos imperecederos. Refundado por Julio Bocca en 2010 y actualmente dirigido por él, en el elenco militan varios bailarines argentinos, y todos tienen formalmente la misma categoría.
La compañía abrió el programa con “Petite mort”, homenaje de Jiri Kylián en el bicentenario de la muerte de Mozart, sobre los adagios de los conciertos Nº 23 y 20 para piano. Seis parejas manipulan elementos que comparten la coreografía: floretes que ‘bailan’ con ellos, miriñaques negros que dan la apariencia de flotación de las bailarinas y una liviana tela que las hace aparecer. Los bailarines, con pies desnudos y breves corsés, recrearon con eficacia las sugestivas atmósferas del coreógrafo checo.
El pas de deux de “El corsario” nos reencontró con el malagueño Ciro Tamayo, deslumbrante y felino, de muy buen trabajo de partenaire.
Luego de una obra intrascendente, “One and others”, vino la suite del inoxidable “Don Quijote” de Petipa, revisado por nuestros Silvia Bazilis y Raúl Candal. Allí se lució la pareja principal formada por María Ricetto y Gustavo Carvalho, la sensual Mercedes de Gabriela Flecha, y el bravo torero de Ciro Mansilla. El público, mientras tanto, se preocupó más por ovacionar a Bocca que por premiar a los impecables artistas, que festejaron este reencuentro con salero y calidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *