Personajes, Sin categoría / 10 de Diciembre de 2016

Gerónimo Rauch: “Me juzgaba mucho por querer cantar”

El ex Mambrú lanza su primer disco y prepara show en el Maipo. Carrera en Europa y consagración en el West End londinense.

Gerónimo Rauch: “Me juzgaba muchGerónimo Rauch: “Me juzgaba mucho por querer cantar”o por querer cantar”
Fotos: Juan Ferrari

Gerónimo Rauch le dio peleadas batallas a sus prejuicios. Que cantar era cosa de mujeres, que la Argentina era un país rockero, que el pop no le iba, que tras ser parte de Mambrú no podía hacer teatro off. Pudieron ser una sentencia de muerte para el artista en el que se convirtió, pero se ganó a sí mismo.
Con una impecable trayectoria internacional dentro de los musicales, lanza su primer disco, “Here, there, everywhere”, donde versiona temas de Los Beatles. Cada tanto, se le cuela una leve tonada que denuncia los años que lleva en España.
Noticias: ¿Sus hermanas lo llevaron a la comedia musical?
Gerónimo Rauch: Sí, estudiaban en una academia y gracias a ellas empecé a escuchar “Los miserables” y “El fantasma de la ópera”.
Noticias: ¿Ese gusto por los musicales lo dejaba en soledad respecto de sus amigos?
Rauch: Sí, viví ese proceso en mi casa, muy solitario. Era tímido. Fue un drama. Era jugador de rugby en el Belgrano Athletic y a los 17 empecé a estudiar canto y dejé el rugby.
Noticias: ¿Cómo empezó a estudiar canto?
Rauch: Cantaba cuando no había nadie en casa, en la ducha (se ríe), y un día no me di cuenta de que habían llegado.
Noticias: ¿Y qué pasó?
Rauch: Me escucharon y dijeron: “Este pibe tiene que cantar”. Fui a una de las muestras de esa escuela y vi a hombres de mi edad cantando, animándose a romper con las estructuras. Descubrí un lugar donde uno podía ser yo sin ser juzgado. Me juzgaba por querer cantar, para mí estaba mal.
Noticias: ¿La consideraba una actividad de mujeres porque lo hacían sus hermanas?
Rauch: Sí, también le daba importancia al qué dirán y me dediqué a la música cuando dejé de escuchar al resto y me empecé a escuchar a mí. La música seguía siendo un hobby hasta que un día sentí cosas que aún siento.
Noticias: ¿Cómo fue esa revelación?
Rauch: Estaba cantando “Sueña”, de Luis Miguel (risas). Fue la primera vez que me dejé llevar, que entraba en un lugar maravilloso de trance y fue… Esto lo necesito para toda mi vida. La droga más fuerte que probé.
Noticias: Luego se animó al casting para “Los miserables” en 2000.
Rauch: Sí, mi primer trabajo, con 22 años. Fue una gran escuela donde aprendí la metodología de trabajo. Después vino “Grease” y “Popstar”.
Noticias: ¿Llegó convencido a “Popstar”?
Rauch: Tenía una oferta para hacer “Los miserables” en México, pero no me quería ir del país. Me salió bien la jugada porque tuve que renunciar a México cuando todavía éramos 40 en “Popstar”. Son riesgos. Pero suelo tener presentimientos y sabía que no me iba a ir mal.
Noticias: ¡Qué impacto habrá sido para aquel tímido tener semejante fama!
Rauch: Sí, era un juego, pero te modifica la vida. No es fácil de digerir. Pero estuvo buenísimo.
Noticias: Dice que cuando terminó Mambrú, en 2005, sintió que artísticamente estaba casi muerto.
Rauch: Sí, fue un período oscuro. No salía, no trabajaba.
Noticias: ¿Pasó de la ovación a estar en su casa cruzado de brazos?
Rauch: Claro y tratando de seguir un camino. Quería escribir canciones y todo me indicaba que tenía que hacer la balada romántica pero yo iba para otro lado. Hasta que surgió la posibilidad de una versión amateur de “Jesucristo superstar”. Venía de hacer Vélez y el Gran Rex y cómo iba a aceptar eso, pero mi corazón me decía: “Adelante”. Hicimos tres funciones, lo filmamos y cambió todo.
La grabación fue subida a YouTube y el apóstol Pedro (de la versión madrileña), se la mostró a Judas y ese se lo pasó al director musical que estaba desesperado porque el Jesús español se acababa de bajar del espectáculo. Sonó el teléfono de Rauch. “Renunció nuestro Jesucristo y queremos traerte para audicionar. Si te elegimos, tienes que mudarte en una semana”. A esa altura, estaba dispuesto a soltar amarras (de ahí el tatuaje que lleva en un brazo: Home is where you are). No sólo se hizo un nombre en España y conoció a su pareja, Alexia Pita, madre de su hijo Gael, sino que también protagonizó “Chicago” y “Los miserables”. Después el propio Cameron Mackintosh lo convocó para protagonizar “Los miserables” en el West End londinense y se convirtió en el primer intérprete latino al que le ofrecieron ese papel. Luego vendría “El Fantasma de la ópera”, también en Londres.
Noticias: ¿Qué hay después de una gran cima?
Rauch: Un disco (carcajada). En esta carrera hay momentos para los flashes y otros para acompañar.
Noticias: Pese a escalar en las marquesinas europeas, mantiene una vida “normal”. Si hubiera continuado en Mambrú, probablemente eso no hubiera sido así.
Rauch: Sí, pero pude volver a empezar, lo más difícil en la vida. Tuve una segunda oportunidad y una tercera ahora con el disco. Pude hacer borrón y cuenta nueva en un país que no me conocía nadie. A poco de llegar a España, me reconocieron unos argentinos en la calle y mi mujer me preguntó por qué… No le había hablado de Mambrú.
Noticias: ¿Lo tenía como un secreto?
Rauch: No, no surgió. Artísticamente te da la oportunidad de equivocarte y de reinventarte. Porque acá, después de Mambrú, no podía hacer cosas.
Noticias: Volvieron las Bandana, ¿volvería con Mambrú?
Rauch: No creo porque siento que cada uno ya se fue muy lejos de Mambrú, somos muy independientes.
Noticias: Parece que estuvo en el lugar indicado para que esos sueños se fueran cumpliendo.
Rauch: ¿Escuchaste hablar de “El secreto”? Lo practicaba sin haber leído el libro. Mi mujer me dice: “Tené cuidado con lo que soñás”… Quiero ir a Londres… A los dos años, se da. Quiero hacer “El Fantasma…” y se da.
Noticias: Eso notaba leyendo entrevistas viejas: anticipaba con sus deseos lo que luego le sucedería.
Rauch: Aparte usé las entrevistas para potenciarlo, como un llamado.
Noticias: ¿A quién le quiere hablar ahora?
Rauch: (Carcajada). No, ahora quiero que escuchen el disco. Tengo ganas de dejarme llevar, soy ansioso y este proceso va a ser más largo.
Noticias: ¿Qué es el fracaso para usted?
Rauch: El fracaso es no luchar por ser feliz,
Noticias: ¿Y qué es el éxito?
Rauch: El día en el que voy a sentir el éxito va a ser cuando ayude o le cambie la realidad a una persona para cumplir sus objetivos. Me imagino de viejo teniendo una escuela, dándoles la oportunidad a personas que no la tienen, becando a alguien.
Noticias: Le interesa lo social.
Rauch: Mucho, estoy con Save the children. Me preocupan la ecología y lo social.
Noticias: Vivir en Europa y ver la cruda realidad de los refugiados debe ser muy duro.
Rauch: Sí, y se los ve tan desinteresados (a los europeos), es terrible. Con el Brexit casi lloro, no conocí un país tan xenófobo. Viví en Londres, una ciudad cosmopolita que me abrió las puertas y nunca sentí prejuicios. Por eso el nombre de mi disco, por la sensación de que se están cerrando fronteras y yo quiero que se abran.
Aquí, allá y en cualquier lugar. Que se cumpla. 

 

Valeria García Testa

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *