Opinión, Política / 26 de Diciembre de 2016

El mensaje navideño de Cristina: críticas al macrismo y el recuerdo de “él”

Por Nicolás Lucca (*) | A través de las redes, la exmandataria fustigó las políticas de Cambiemos. Las contradicciones y el “haz lo que yo digo, no lo que yo hago”.

Por

Cristina aprovechó la Navidad para fustigar al macrismo y recordar a "él".

La ex presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, aprovechó la Navidad para comunicarse con sus seguidores a través de las redes sociales. El motivo no fue ni la prudencia al beber, ni el rechazo a la pirotecnia, ni el deseo de una feliz nochebuena, ni nada que tenga que ver con una festividad religiosa: aprovechó una columna publicada en lo que quedó de Tiempo Argentino para pegarle al único ministro que continuó en su cargo con el cambio de gestión y, de paso, fustigó lo que ella califica como “políticas neoliberales” del macrismo.

Quizá no se haya tratado de un mensaje de intercambio, pero es la forma de expresarse a la que Cristina nos acostumbró: ella dice lo que desea, los demás escuchan. Sin discusiones, sin cuestionamientos. Una dinámica tan arcaica que desentona en el paisaje de las redes sociales en las que busca sobrevivir con cataratas de mensajes disparados con segundos de diferencia entre ellos para repetir las mismas consignas que se encuentra en los links que comparte de forma repetida.

Cristina hizo suya una serie de frases de la columna de Caballero en la que inicia por pegarle a Lino Barañao, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, el único funcionario de primera línea que conservó su lugar luego de que asumiera Mauricio Macri la presidencia. Es en Barañao donde Cristina apunta sus cañones para pegarle por encarnar dos procesos: la repatriación de científicos durante el kirchnerismo, el recorte de presupuesto en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) durante el Macrismo.

“Barañao fue el ministro rutilante de un modelo que tomaba la inversión en ciencia y técnica como un asunto estratégico para el país y pasó a ser el gris administrador de un ministerio bajo otro modelo que considera que la ciencia y la tecnología, más que producirla, conviene importarla”, cita Cristina, en referencia al conflicto que se vivió a lo largo de toda la semana pasada en el Conicet. Varios becarios del centro de estudios se manifestaron en contra del recorte de presupuesto en el organismo y se desató una guerra entre quienes defendían a los científicos y los que mostraron cientos de ejemplos de trabajos de investigación que tuvieron por base a la película de Disney “El Rey León”, configuración de identidades de género en un club de fans de Ricardo Arjona, la antropología de los cánticos de hinchadas de fútbol y un número incontable de estudios sobre el kirchnerismo.

Podría haberse efectuado un debate sobre cuáles son los estudios que convienen financiar y cuáles no, pero la crítica hacia la política del actual gobierno se centró en los científicos a secas y se comparó con la política de repatriación de los últimos años, netamente ligada a la investigación médica y tecnológica y alejada de la antropología infantil. Luego, llegaron las críticas a la actual gestión por la destrucción de puestos de trabajo, las políticas a favor del Grupo Clarín, y la reducción de la cuestión Milagro Sala a la condición de presa política.

Para continuar, Cristina hizo propias las frases en las que se considera que buena parte de los votantes de Cambiemos no sabían bien qué votaron. Es a ellos a quienes trata de “traicionados” y apunta a que se pueda corregir en las próximas elecciones legislativas, donde se “jugará el nivel de consciencia política” de los argentinos.

Más: Los errores ortográficos de Cristina

La columna referenciada por Cristina fue escrita por el periodista Roberto Caballero, ex redactor de Revista NOTICIAS, luego director de Revista Veintitrés y del diario Tiempo Argentino. No es la primera vez que la exmandataria utiliza palabras de Caballero para expresarse: ya lo había hecho el 20 de diciembre, tan sólo un puñado de días antes. En aquella ocasión, Cristina compartió en su propia página el editorial que leyó Roberto Caballero en Radio del Plata, en el cual se quejó de los funcionarios del gobierno de la Alianza que volvieron a la función pública con la gestión Cambiemos. Allí, Roberto Caballero enumeró a Patricia Bullrich, Federico Sturzenegger, Miguel de Godoy y Hernán Lombardi. Mirada tuerta: podría haber enumerado a los funcionarios de la Alianza que tuvieron continuidad durante el kirchnerismo y nadie pataleó: María José Lubertino, Juan Manuel Abal Medina, Eugenio Zaffaroni, Nilda Garré, Débora Giorgi, Dianta Conti, y siguen las firmas.

No es que corresponda decir “ustedes también lo hicieron”, pero no viene mal recordarlo, ya que Cristina cerró su catarata tuitera con una crítica al “narcisismo” y “las ganas de estar siempre del lado vencedor”.

Cristina Fernández ya había esbozado un saludo en la Nochebuena, cuando arrojó en su cuenta de Twitter un mensaje en el que sólo decía “por los que ya no nos acompañan con el cuerpo, pero sin embargo nos siguen mostrando el camino”. Y nosotros que pensábamos que Néstor Kirchner cumplía años en febrero.

 

Seguir a Nicolás Lucca en Twitter: @NicolasLucca

 

Comentarios de “El mensaje navideño de Cristina: críticas al macrismo y el recuerdo de “él””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *