Sociedad / 28 de diciembre de 2016

La fórmula electoral Susana Giménez-Sergio Massa

Por Pablo Berisso | Entre chistes, el líder del Frente Renovador le propuso a la diva de la televisión sumarse a sus filas. El rol de Facundo Moyano.

Por

La diva asistió a la fiesta de SUTPA invitada por si íntimo amigo Facundo Moyano.

“¡Qué fórmula seríamos juntos!”. Un poco en broma y, quizá, un poco en serio, la frase se repitió una y otra vez, el viernes 16, en la fiesta por los diez años del Sindicato Único de Trabajadores de los Peajes y Afines, en Tecnópolis, al que asistió Susana Giménez y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. La diva fue invitada por su amigo íntimo, Facundo Moyano, con quien se le atribuye un romance que nadie termina de confirmar. Pero cada vez que alguno de los integrantes de la mesa que todos compartían en el VIP insinuaba la posibilidad de una participación política de la diva, las risas y miradas cómplices abundaban.

Susana no estaba dispuesta a faltar al evento del sindicato que encabeza el menor de los Moyano. Durante el mismo, casi no se separaron. “Había momentos en los que se quedaban mirando sin hablarse y sonriéndose. Ella le tomaba la cara con ternura cada vez que hablaban muy de cerca”, aseguró a NOTICIAS un integrante del Frente Renovador que participó de la fiesta. Y fue esa sugestiva cercanía la que llevó a Massa a jugar con la idea de tentar a la diva a sumarse a sus filas para el 2017.

En campaña. “Si Mauricio (Macri) se entera, me mata”, le habría contestado Susana a Massa cuando el diputado le propuso, mitad en chiste y mitad en serio, armar una fórmula de campaña juntos, según relató un allegado al ex candidato a presidente. El chiste que se repitió varias veces durante la hora que la diva permaneció en el predio de Tecnópolis, ubicado en la localidad bonaerense de Villa Martelli.

El máximo exponente del Frente Renovador conoce muy bien la estrecha relación que existe entre Susana y Facundo Moyano, integrante de sus filas. Y también sabe que ella quiso estar presente en esa noche especial. 

Es sabido que personajes tan carismáticos como Susana arrastran un importante caudal de votos, debido al cariño que generan en gran parte de los argentinos. Y el ejemplo lo aprendió del actual Presidente, Mauricio Macri, quien, en el 2005, mandó a medir a Marcelo Tinelli como posible candidato a jefe de Gobierno Porteño y el resultado fue contundente: 7 de cada 10 encuestados lo hubieran votado.

La diferencia entre Susana y Tinelli es que al vicepresidente de San Lorenzo lo tientan el poder y la política. En cambio, para la diva, este es un espacio que ella dijo, más de una vez, que sólo lo mira desde afuera. “Ser presidente es lo peor que te puede pasar en la vida. Es admirable que alguien quiera meterse en semejante quilombo, aparte todos envejecen. ¿Viste la foto de Obama apenas asumió y ahora? Está hecho mierda. Con el pelo blanco. Claro, por supuesto, es el número uno del mundo. Nunca aceptaría nada político, la libertad no tiene precio”, confesó la diva, meses atrás, en una entrevista al diario Perfil.

Pero si algo caracteriza a Massa es la insistencia. Al menos así lo describen en su círculo más íntimo. “Aunque sabe que a Susana lo que menos le interesa es un cargo político, Sergio es tan insistente que quizá termine convenciéndola. Sobre todo si su propuesta está acompañada de un empujoncito de Facundo, que con ella tiene una relación especial y una vez por semana se juntan a jugar a las cartas. Al menos es lo que ellos dicen”, aseguró entre risas un asesor del diputado.

Amistad muy cercana. Hace rato se habla de un romance entre Susana Giménez y Facundo Moyano, casi desde aquel 13 de julio cuando ambos se cruzaron en Elena, el restó del Four Seasons. El joven político estaba cenando con Moria Casán y ambos se acercaron a la mesa en la que estaba Susana junto a su hija Mercedes y el productor Gustavo Yankelevich y su mujer, Rosella Della Giovampaola. Los meses siguientes se vieron un par de veces hasta que en octubre volvieron a encontrarse para cenar en el mismo restó donde se conocieron. Desde entonces, los rumores de romance comenzaron a potenciarse. Más cuando se supo que ambos se juntaban con amigos a jugar al truco una vez por semana.

Ambos se ríen y juegan con la idea de que exista un posible romance. A él le sirve para ganarse un espacio en los programas y revistas de chimentos, algo que le aporta popularidad. A ella, para sentirse deseada y levantar su autoestima. Quizá por eso es que no niegan los rumores periodísticos. O porque el rumor está más cercano a la realidad que lo que ellos quieren hacernos creer. En una de esas, la admiración que la diva siente por el joven político sea la clave que la lleve a cambiar de opinión y que el año que logre sumarla a las filas de Massa.

Seguí a Pablo Berisso en Twitter: @TotoBerisso

 

Comentarios de “La fórmula electoral Susana Giménez-Sergio Massa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *