Sociedad / 8 de enero de 2017

Vuelve Midachi: el humor después de la grieta

Millones de pesos y el agotamiento del único político del trío los vuelve a juntar. ¿En junio?

Por

El 3 de enero el trío volvió a compartir escenario con sus clásicas imitaciones: Los Visconti y Los Chalchaleros.

Todo estaba calculado. “Cuando Dady termina, hace una pequeña introducción y te llama a vos (el Chino Volpato) y a Miguel (Del Sel) y ahí suben al escenario”, le dijo Raúl “Oreja” Fernández, el histórico productor de Midachi, al Chino en el hall del salón de convenciones del hotel Conrad de Punta del Este, donde casi mil personas esperaban ver a Dady Brieva haciendo su clásico unipersonal “Dadyman”. Y así sucedió.

Luego de casi seis años de aquel 18 de febrero del 2011, cuando el manager del grupo, Darío Arellano, anunció a través de Twitter la separación del trío humorístico, se pudo volver a ver a los tres humoristas santafesinos juntos en el escenario, quienes rememoraron dos de las clásicas imitaciones que los llevaron a la fama: Los Visconti y Los Chalchaleros. ¿Cómo surgió la idea de volver a los escenarios? ¿Qué hay detrás de este reencuentro? ¿Qué pasará con la carrera política del actual embajador argentino en Panamá Miguel Del Sel?

Millones de pesos y el agotamiento del único integrante político del grupo son las principales razones por las que los tres amigos planean volver a los escenarios a mitad de año con un show más que esperado. Sobre todo, por las chicanas políticas que no van a faltar entre Dady, que siempre ostentó su acercamiento ideológico con el kirchnerismo, y el político de Cambiemos, Del Sel.

Paso a paso

Poco más de treinta y tres años pasaron de aquel 16 de julio de 1983, cuando los tres amigos se presentaron por primera vez en público en su provincia natal: Santa Fe. En 1995 se separaron, pero tuvieron varios regresos entre el 2000 y el 2011. Pero cuando Del Sel se convirtió en candidato a gobernador de su provincia por el PRO, las vueltas a los escenarios se terminaron.

“Nunca ninguno había hablado de política más que en una charla de amigos. A ninguno se le había ocurrido meterse. Pero cuando fue el descalabro que desembocó en el conflicto del campo, Miguel empezó a decirnos que quería hacer política. Todos nos reímos, pero él estaba convencido. Y lo hizo”, recordó Volpato a NOTICIAS, evocando la crisis del 2008, cuando el kirchnerismo intentó incrementar las retenciones agropecuarias por medio de la resolución 125, la misma que no pudo convertirse en ley por el voto “no positivo” del entonces vicepresidente Julio Cobos.

Ese fue el disparador que llevó a Miguel a abocarse de lleno a la política. El Chino continuó su carrera de empresario y Dady fue el único que siguió ligado a la actuación, como actor y humorista.

Pero varias coincidencias llevaron a que, hace seis meses, Dady y el Chino decidieran ir a visitar a Del Sel a Panamá. Allí el trío volvió a reunirse. Fue clave la presencia de “Oreja” Fernández en aquella reunión para comenzar a vislumbrar lo que podía verse como el primer paso de un posible retorno de Midachi. “Viajaron para convencer a Miguel. Ellos saben que mucha gente espera a volver a verlos juntos arriba de un escenario. Sobre todo, por el juego que pueden hacer Miguel y Dady sobre sus diferencias políticas”, aseguró a NOTICIAS uno de los organizadores del evento. Los mismos chistes que hicieron frente al público del Enjoy Conrad.

“Son un trío que tranquilamente puede vender entradas de valores que ronden entre los 300 y 1.500 pesos. El espectáculo de ellos es de bajo costo, no tienen más infraestructura que algunos disfraces, porque son ellos y su humor. Además de llenarte salas con funciones de martes a domingo. Imaginá que hablamos de que, por ejemplo, un teatro Gran Rex lleno a un promedio de 500 pesos el ticket equivale a más de 1.600.000 pesos por función, más de 10 millones de pesos por semana”, explicó un productor de espectáculos teatrales.

La cifra que podría ingresarle al trío por reunirse supera las expectativas de cualquier artista. Para Dady, sería revivir aquel sueño adolescente que lo llevó al arte. Para el Chino significaría la posibilidad de volver a subirse a un escenario como cuando tenía 21 años. Y para Miguel implicaría animarse a alejarse de la política y desempolvar la peluca rubia y la minifalda cortita con los que hacía un personaje que llegó a bajar del escenario para acompañar a la diva de la televisión argentina, Susana Giménez: La Tota.

Dar el salto

“Nadie ve todo lo que hice en Panamá. Acá ni se enteran. Si no lo muestro yo, todos creerían que uno no hace nada”, aseguró Del Ser a NOTICIAS minutos antes de que comenzara el show de Dady. Y agregó: “Yo le pongo el cuerpo a mi puesto de embajador. Voy y vengo todo el tiempo. Voy en persona a buscar a los representantes que viajan, armo las reuniones, marco presencia argentina en todos los eventos importantes como lo fue la inauguración de la ampliación del Canal de Panamá. No paro de hacer cosas allá”.

Las frases del embajador argentino son muy similares a las de su par en Uruguay, Guillermo Montenegro. E, incluso, hasta suenan más a queja que a agradecimiento con el presidente Mauricio Macri. Quizá, esa coincidencia de pensamiento entre ambos se da porque los dos esperaban un puesto de mayor jerarquía dentro del gabinete que encabeza Marcos Peña. Pero ese deseo nunca se cumplió.

Miguel tiene una excelente relación con Macri y le está muy agradecido por la posibilidad de participar en política, pero el escenario lo puede. Por eso, cuando Dady y el Chino fueron a buscarlo prácticamente no dudó. “Tendré que analizarlo bien. Si puedo o no dejar mi puesto de embajador”, afirmó Del Sel a NOTICIAS. Aunque él sabe que esa frase es más para los medios que una realidad, porque no hay manera de ausentarse de su puesto político en Panamá e instalarse en Buenos Aires para hacer teatro. Sobre todo, por las críticas que recibiría dentro y fuera de Cambiemos.

“¿Quién fue a Panamá? ¿Ya hay alguien allá?”, ironizó Dady sobre el escenario ante la tentación de todo el público e, incluso, la del propio Del Sel, el mismo que pasó solo 48 horas en Punta del Este para ser parte de lo que hoy es el anuncio de una vuelta a la que Dady Brieva ya le puso fecha en una entrevista con “Desayuno Americano”: “Esto es el puntapié para ver si arrancamos, a lo mejor en junio”. Ahora, sólo queda esperar.

 

4 comentarios de “Vuelve Midachi: el humor después de la grieta”

    1. ¡Felicitaciones! Su pensamiento es filoso como un bisturí. En el final, el agua y el aceite no se mezclan; los esperan las palomas de Plaza de Mayo, darles de comer maíz y si no les alcanza el dinero que se lo pidan a la Universidad de las Madrecitas que aún tienen algún resto dinerario.

  1. Quien vuelve por necesidad,pierde.Son parte de la grieta que se formo.No es lo mismo si habia politica de por medio.No veo un regreso triunfal,antes sacaban entradas sin color politico,ahora los antik,y los anticambiemos no sacaran entradas por uno o por el otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *