Costumbres / 13 de enero de 2017

Vacaciones 2017: menos noche y más playa

En Uruguay y la Costa Atlántica el verano es relajado. Las últimas tendencias del mar: “pufi”, chokers, kimonos y trasparencias. Mirá la fotogalería

Por | |

Relax junto al mar: El verano es más tranquilo que años anteriores. Hasta las fiestas empiezan y terminan temprano. Los “pufi” son la novedad para tomar sol y descansar. Foto: Marcelo Escayola.

La temporada 2017 aspira a convertirse en la mejor de los últimos años para Punta del Este. Los hoteles están llenos y las playas desbordan. Para ir desde Punta Ballena hasta José Ignacio, hay que invertir dos horas a paso de hombre y con el sol a plena potencia ¿El premio? Arribar en el centro de la movida, que como es habitual, empieza en La Barra y llega hasta el corazón de José Ignacio.
¿Qué se puede ver en las playas en esta temporada 2017? Las preferidas del Este más chic siguen siendo Bikini Beach y La Brava de José Ignacio. Por la mañana, cuando todavía están desiertas, las aprovechan los amantes del silencio. Después del mediodía entran todos los demás en escena: los habitués y los visitantes, que se dan una vuelta para contemplar la movida. Las mujeres más trendy caminan por la arena luciendo kimonos y vestidos largos. Debajo de ellos llevan trajes de baño enterizos, la sensación del verano. La mayoría no se desprende, más que para tirarse al sol, de la bijou preferida. Se llama choker y es una banda de cuero o tela negra que se usa pegada al cuello.
Ellos no se quedan atrás. Shorts más cortos que otros años, gorros con visera hacia atrás y Ray Ban, son el uniforme.
Sobre la arena, la novedad son los “pufi” que reemplazan en muchos casos a las reposeras. Muy cómodos para dedicarse a planear con el celular, fiestas en la noche.
El clericó de champagne es por lejos la bebida del verano y para comer, las opciones que ofrecen los foodtrucks, las más elegidas. El menú incluye desde panchos hasta platos gourmet, cerveza, helados y vinos.
Cuando se organizan sunsets, la onda en la playa se extiende hasta más tarde. Márama, Rombai y los mejores hits de música electrónica suenan más allá de la puesta del sol. El parador Bagatelle Beach, ubicado en la ruta 10 entre La Barra y Manantiales es furor este verano. La marca Neoyorquina con sede en Dubái, St. Tropez, St. Barths, Miami y Los Ángeles fue llevada al Este por el empresario italiano Gian Angelo Perrucci. El lugar pertenece al Punta del Este Resort & Spa –ex Mantra–, aunque funciona de forma independiente, ya que el 75% de sus clientes no están alojados en el hotel. Pop, rock, música disco y algunos éxitos de los ’80 son los estilos que suenan en la bandeja del DJ. Los mozos bailan al ritmo del hit “This Girl” de Cookin’ on 3 Burners, mientras sirven los platos del chef inspirados en la cocina mediterránea francesa. Se los puede ver, a veces, disfrazados de Batman, Wonder Woman y otros personajes del cómic seduciendo a sus clientes que brindan con champagne Cristal. ¿Qué se puede comer? Entre los platos más pedidos se encuentran el tartare de atún, el ceviche de corvina y el spaghetti a la langosta cuyos precios rondan los 35 dólares. En cuanto a los tragos, la caipirihna de Maracuyá y el Gin Tonic.
Pampita y Pico Mónaco se mostraron en el Bagatelle súper enamorados en sus primeras vacaciones juntos. Pero también son habitués Zaira Nara, los Celasco, Rosario Ortega y los recién casados Macedo y Urtubey, quienes mejor se adaptaron al “easy chic” que impone la moda del Este.
De este lado. La escapada corta de fin de semana parece ser la regla de este verano en la Costa Atlántica. Las reservas se hacen tres o cuatro días antes de viajar y carpas, habitaciones y departamentos se llenan de un momento a otro. En los paradores de Mar del Plata, por ejemplo, se ofrecen combos cada vez más integradores: deporte, música, tragos y entretenimiento para chicos con nursery. La gente llega después del mediodía con las energías intactas. El vóley y el fútbol tenis siguen siendo los deportes favoritos sobre la arena.
Si Mar del Plata es el destino más elegido por las familias, en las playas de Pinamar, Villa Gesell y otras ciudades más chicas de la Costa, predominan los jóvenes.
Este año, en Pinamar precisamente, la vida playera sufre una revolución. La mayoría de los balnearios están reestructurándose para adaptarse a las nuevas medidas municipales. Tampoco están funcionando los boliches nocturnos, con lo cual parte de la movida se trasladó a la playa. El balneario Boutique triunfa con sus “after beach”. Y la música acompaña para crear un ambiente apropiado. La fiesta empieza alrededor de las 7 de la tarde y se extiende hasta la medianoche.
¿La bebida preferida de día y de noche? La cerveza. Pero también tienen éxito el vodka y el licor con bebidas energizantes para acompañar el dancing. ¿El look que se impone para llegar e irse de la playa? Para las chicas, los tops y shorts, los dos súper cortos. Para ellos, trajes de baño ajustados y tatuajes que siguen el recorrido de los músculos.
En resumen: la característica general de este verano es una diversión más tranquila y diurna. Vida sana, reuniones con amigos y menos excesos para los chicos. Como para hacer acopio de energías y enfrentar un año que se pronostica complicado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *