Cultura / 19 de Enero de 2017

Laetitia: dos maneras de mirar un desnudo

El libro “Laetitia” de Laura Haimovichi y Julio Lavallén transforma el simple acto de posar para una obra, en una reflexión sobre los cuerpos.

Por |

“Pintamos, fotografiamos, filmamos y escribimos. Es vertiginoso el pasaje de lo real a la tela, a la foto, a imagen en movimiento y al texto”, dice Laura Haimovichi, co autora de “Laetitia”, la obra que narra la experiencia de cuatro hombres, con distintas profesiones, registrando la escena de un desnudo. Pinturas, oleos, papeles, lápices y cámaras. Todos capturan la situación a través de los distintos lenguajes del arte.
Laetitia es la modelo que posa desnuda y participante esencial de la experiencia. Según relata el libro, antes de llegar, el día acordado para llevar a cabo la obra, se sentía nerviosa. No sólo iba a ser observada por el pintor sino también por otros artistas dispuestos a descifrar y reinventar cada milímetro de su cuerpo.
Laura Haimovichi es la encargada de llevar el registro escrito de la experiencia. Crónica, relato, poema, los géneros fluctúan y se suceden en su escrito.
El resultado final del experimento es una obra literaria y visual que se lee como un largo canto a la materialidad ineludible del cuerpo.
“Existe el cuerpo/a la verdad sin vestido”, dice el texto que inicia esta “Crónica de un desnudo”. “Laetitia” demuestra cuan bello puede ser ese simple “estar”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *