Costumbres / 26 de enero de 2017

El helado de palito vuelve a ser tendencia

El clásico “palito” causa furor en la Costa. Opciones “gourmet” y precios en alza.

Por

Hace casi 100 años, una noche cualquiera en la helada California, en Estados Unidos, un niño de 11 años se olvida un vaso con jugo fuera de su casa. Al amanecer siguiente, cuando lo va a recoger, lo encuentra congelado: era el comienzo de los “palitos helados”, o al menos así narró Frank Epperson la particular historia del inicio de su éxito mundial. Poco menos de un siglo después, y cuando parecían retirados del mercado, la invención de Epperson copó la Costa atlántica. Niños, adultos, abuelas, se pasean por las playas y por el centro de Pinamar, Cariló, Villa Gesell, y otras localidades, con el congelado aperitivo en la mano.
“Es cómodo, barato y rico”, dice Federico, un adolescente que descansa en la arena bonaerense. Los precios le dan la razón: NOTICIAS consultó a algunas de las heladerías que venden palitos tradicionales en la Costa (Grido, Sei Tu, entre otras) y los precios de las 20 unidades, el contenido que suelen tener las cajas, oscilan entre los $ 100 y los $ 200. La unidad es mucho más económica: está debajo de los $ 15. Para comparar, el kilo de helado, en las heladerías de moda, está alrededor de los $ 300.
Gourmet

Pero un nuevo producto, que empezó a verse en el invierno en Buenos Aires y otras partes del país, está causando furor en la Costa: el “palito gourmet”. Yolas Paletas, por ejemplo, es una marca de “palitos gourmet” que se comercializa en coquetos “ice-trucks” –así es el nombre que le dieron a los camiones donde trabajan- en Pinamar. Uno se ubica en la playa y otro en el centro. La marca tiene además un local en Buenos Aires, en el Shopping Dot. Lo que hacen son “palitos artesanales”, una denominación que mezcla la idea original del “palito” con un helado más trabajado y, por lo tanto, más caro. Los precios, en este caso,van desde los $ 50 para arriba. A pesar de la moda algunas cosas nunca cambian. “El que más se lleva la gente es el de chocolate amargo”, asegura una de las vendedoras, Pamela, mientras le sirve uno de sus productos a tres chicas.
El auténtico pionero en materia de “palitos gourmet”, curiosamente, lanzó la idea en la Costa. Se trata de Lucciano’s, la heladería que empezó en Mar del Plata, tiene sucursal en La Plata y hoy, debido al éxito del producto, comercializa franquicias en todo el país. El helado con sello vintage sube su cotización al ritmo de la moda. En algunos locales el valor alcanza los $ 100 y va por más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *