Personajes / 26 de Enero de 2017

Laura Laprida: “Me quiero diferenciar de las Trillizas”

Actriz y radióloga, heredó la belleza de las Trillizas de Oro, de quien es hija y sobrina. Estado de hospitales, hombres y camino distinto. Ver fotos

Laura Laprida: “Me quiero diferenciar de las Trillizas”
Fotos: Marcelo Escayola.

No le hizo falta mucho. En apenas unos segundos, Laura Laprida echó por tierra la mera posibilidad de seguir un camino similar al de su madre y sus tías, las Trillizas de Oro. En la escena de sexo que grabó con el Chino Darín para “Historia de un Clan”, quedó claro que la suya es una impronta que, aunque no reniega de la belleza heredada, está a años luz de la estética angelical. “La imagen que ellas construyeron es tan fuerte que ese personaje me vino genial. Porque automáticamente hace caer la comparación con ellas y su carrera”, sentencia Laura, hija de María Eugenia.
Amante de la actuación desde siempre, también encontró una carrera que conjugaba su vocación por ayudar: la radiología. Hoy ejerce como tal, al tiempo que actúa en los diversos proyectos que le van surgiendo. Así, por caso, pasó su 2016 repartido entre las grabaciones para “Los ricos no piden permiso”, en donde encarnó a Emilia, algunas campañas como modelo y su voluntariado en el Hospital Fernández.
Noticias: “Los ricos no piden permiso” fue su primera tira. ¿Cómo lo vivió?
Laura Laprida: Iba a entrar por 20 capítulos y me dijeron que había posibilidad de extenderlo. El productor me dijo que mi personaje había pegado e iba a seguir, esta vez más “adentro” de la casa. Estaba chocha y la pasé increíble.
Noticias: ¿Le gustaba su personaje?
Laprida: No era mucho y no había tanto para hacerle… Lo que pasa es que a mí me gusta jugar y no me gustaría que me encasillen en ese personaje de chica buena, linda y rica. En esa novela calzaba perfecto y lo hice dando lo mejor, porque es el primer papel que hago, no puedo ponerme exquisita.
Noticias: Hace unas semanas publicó una foto trabajando en el hospital y hubo muchos sorprendidos con este costado suyo. ¿Le llamó la atención la reacción?
Laprida: Antes de esas fotos me habían llamado de revistas para hacer producciones sobre el tema. Y cuando la subí, volvieron a llamarme. Dije siempre que no, porque la parte del hospital la quiero mantener privada. Así como subí una foto ahí, tengo otras 360 de mis trabajos como actriz. Porque no quiero confundir a la gente, soy actriz y me tienen que contratar como tal. Trabajo en el hospital Fernández hace bastante como voluntaria, y soy feliz.
Noticias: ¿Cómo ve el estado de los hospitales?
Laprida: El Fernández arquitectónicamente no funciona. Pero la gente que trabaja ahí hace malabares con lo que tiene, y entonces te das cuenta por qué son los mejores. Los hospitales públicos no funcionan como deberían y hay aparatos que no podés creer que se sigan usando. En emergencia tenés un aparato que más o menos lo sabemos llevar, pero implica imprimir las placas en el cuarto oscuro. Si la placa te sale mal, hay que volver a hacerla Las cosas se van rompiendo y no se arreglan.
Noticias: ¿Y cómo ve a futuro su repartición de tiempos entre ambas profesiones?
Laprida: Siempre voy a querer hacer esto. Porque si es una vez por semana y mis jefes me bancan, voy.
Noticias: ¿La comparación con su mamá y las Trillizas es un tema que le pesa?
Laprida: Suma menos de lo que piensan, porque la gente imagina que por ser “hija de” ya tenés que ser talentosa, y esperan más de vos. Tenés que reafirmar que no estás acomodada. Mi mamá siempre tuvo muy buena onda con Palito Ortega, pero fui al casting de “Historia de un Clan” [n. de la r.: dirigida por Sebastián Ortega] y quedé en un papel súper terciario. Si me hubiesen acomodado, hubiese sido la novia del Chino. Sirvió por el quilombo que se armó con la escena que hice, nada más.
Noticias: ¿Eso le molestó? ¿Que todo el mundo lo haga y a usted le hayan puesto el foco?
Laprida: No, pero la verdad es que le dieron mucha importancia. Soy muy exigente conmigo misma y sé cuando me merezco algo, y era tan chiquito mi personaje que me dio vergüenza toda la repercusión que se armó. Apenas hablaba…
Noticias: ¿Es cierto que su papá dejó de hablarle?
Laprida: No, es mentira. Pero no sabía cómo recibir toda esa atención, si con el pecho inflado o pedir que se calmen, que habían sido unos segundos de actuación nomás. Sé que fue una escena jugada, pero me morí de risa haciéndola. No me pareció grave, aunque cuando la vi dije “ahhh, bueno… mejor frenala” (ríe).
Noticias: ¿Y cómo ve la carrera de su mamá y sus tías? ¿Muy alejada de la suya?
Laprida: De alguna manera u otra siempre me quise diferenciar de las trillizas. A mí la imagen que ellas construyeron, súper fina, linda y naïve, me pesaba. No me sirve, porque no soy así. Del quilombo que se armó con mi escena lo que más me gustó fue que dejaron de compararme.
Noticias: Pero amén del revuelo que hicieron los medios, ¿cómo cayó en su familia y en el ambiente del polo, que suele ser más conservador?
Laprida: ¡Cero conservador! De hecho todos me felicitaron. Sí es verdad que mi papá se quería morir, y que aunque mi mamá se rió, tardó dos semanas en verla.
Noticias: ¿Volvería a hacer una escena así?
Laprida: No lo sé. Después de “Historia de un Clan” rechacé otro papel con escenas fuertes. Hay que saber manejarse, porque si no se cuida uno, no te cuida nadie.
Noticias: ¿En el momento de la escena estaba de novia? Porque ahora sí, y podría ser otro factor a considerar…
Laprida: No, por suerte en ese momento no. Ahora a mi pareja no le importa nada. Es carpintero y diseñador y nada que ver con este ambiente. Es un relajado de la vida, y cuando me conoció ya estaba en esto.
Noticias: ¿Cómo lo conoció?
Laprida: Lo llamé para que me venga a hacer una biblioteca, vino a casa a tomar las medidas y nos quedamos charlando. Nos dimos cuenta de que teníamos un montón de cosas en común y terminó invitándome a salir. A los dos días me volvió a invitar, y desde entonces no nos separamos.
Noticias: ¿Y qué pasa con los hombres en la calle?
Laprida: El hombre es caradura, pero no en la calle. Más por Instagram. Y hay cosas que contesto y cosas que no. Si me dicen “sos muy linda, sos una inspiración”, contesto gracias, pero si me dicen “hola, ¿me pasás tu número?”, está claro que no. En la calle me paran más mujeres, u hombres grandes que me dicen que su mujer me ve en la tevé.
Noticias: Tiene una gran belleza. ¿Siempre se sintió bien consigo misma?
Laprida: Creo que la imagen siempre va mutando. Lo lindo de esta carrera es que podés cambiar y jugar con las apariencias. Me encantaría afearme para un personaje, he ido a castings con otro look y lentes de contacto marrones. Cuando empecé con la tira me preguntaban cómo me estaba viendo y decía que más o menos, y la peluquera me dijo “pero de apariencia, ¿cómo te ves?”. Y le dije “¡ah, de eso ni idea!”. Es que no me gusta la actriz que está en pose todo el día. Hay que tener cuidado con las apariencias, porque es muy fácil encasillar. Sí, voy al gimnasio y trato de producirme, pero en mi familia siempre fueron muy cuidados con el tema de no inflar a “la linda”. Porque cuando sos linda la gente no espera mucho de vos. Entonces trataron de no endiosar a ningún hermano. Las trillizas son todas diosas, madrazas, estudiaron carreras increíbles y a la vez son hipersencillas.
Noticias: ¿Todo eso no pone la vara muy alta?
Laprida: Sí, pero yo hago lo que quiero. Al fin y al cabo, tengo mi carrera y mi título y hago lo que me hace feliz, que es lo más importante.
Noticias: ¿Cómo definiría su estilo? La ubican en el rol de “it girl”.
Laprida: Si me vieran en mi casa… No quiero confundir, no soy “it girl”, soy actriz. Y no me gusta que me encasillen en nada. Sobre todo ahora que me han sacado del “chetaje”, por trabajar en el hospital, por mi novio “carpintero” –aunque haya estudiado Diseño Industrial–.
Noticias: ¿Alguna vez renegó de la exposición de su familia?
Laprida: De chica me molestaba. Mi mamá trabajaba un montón y con chicos, y me daba celos. Si íbamos al shopping, se le acercaban los chicos y yo pensaba “es mía, este es mi momento con mi mamá”.
Noticias: ¿En qué disfruta su ocio?
Laprida: Me gusta ir a entrenar, hago aparatos y me anoté en boxeo. Pero mi mejor programa es estar con mis amigas. Si nos vemos muy seguido nos cansamos. La verdad es que soy solitaria, ahora me quedé sola en casa porque mi hermana se fue a vivir afuera y disfruto de llegar, prender la tele y tocar la armónica tirada en el sillón. Y sí, mi novio se une.
Noticias: ¿Qué sueña para su carrera?
Laprida: Me encanta el cine, me gustaría mucho grabar afuera.
Noticias: ¿Cómo elige sus trabajos?
Laprida: Fueron más las ofertas que rechacé que las que acepté. Mido mucho si me va a hacer crecer en mi carrera. No quiero que nada me saque el tiempo que podría poner en algo que me haga bien.

Vicky Guazzone di Passalacqua

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *