Política / 2 de febrero de 2017

El día que Franco Macri vio un acto de su hijo desde un auto

Los desencuentros en la relación entre el presidente y su padre vienen de lejos. Desde su primera campaña electoral, Mauricio procuró despegarse de la “mala imagen” del empresario.

Por

El primer lanzamiento para jefe de Gobierno por la ciudad de Buenos Aires de Mauricio Macri fue en el estadio Obras en marzo del 2003. El eslogan que convocaba a ese acto era “mientras todos hablan, Macri hace obras”. Un juego de palabras tramposo que utilizaba el nombre del estadio y la obra pública.

Durante los días previos al acto, Macri hizo un pedido especial a su equipo de campaña: “Quiero que haya una pantalla gigante afuera, en la calle, y otra a 100 metros para los que queden afuera del acto”. Los organizadores se sorprendieron ante semejante excentricidad. ¿Para qué quiere tantas pantallas? Como había dinero de sobra para la campaña, no hubo demasiadas preguntas y se colocaron dos pantallas gigantes fuera del estadio. Cuando empezó el acto, Obras estaba repleto. Se presentaba la fórmula: Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta.

Afuera, mirando la pantalla más cercana, había unos 30 vecinos de Núñez que justo pasaban y se quedaron a ver parte del acto. Pero lo más llamativo era lo que sucedía en la pantalla colocada a 100 metros. Había una sola persona. Estaba sentada en un auto y miraba con atención. Era Franco Macri, el padre del candidato. Mauricio no quería que su padre estuviera en el acto, porque la mala imagen y protagonismo del empresario podrían opacar su lanzamiento. Pero aún así, le ofreció una solución para que no se perdiera el evento.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *