Motores / 4 de Febrero de 2017

El Ford Kuga, el SUV conquistador

Nueva versión de la camioneta de la marca del óvalo, más confortable y dinámica.

Por

Ford Kuga Titanium.

El Ford Kuga es el modelo con el que Ford quiere imponer su estilo en materia de SUV. De diseño europeo, recientemente recibió algunos retoques estéticos que buscan mantener atractiva a esta segunda generación que vio la luz en 2013, la primera había aparecido en el 2008 a nivel mundial. Los principales cambios se presentan en los paragolpes, la parrilla, las ópticas y el capo, además de adoptar nuevas llantas en medida de 18 pulgadas para la versión tope de gama. En líneas generales el estilo es agradable y muy similar al que veremos en la nueva Ford EcoSport, sin rueda de auxilio sobre el portón.

Uno de los atributos fuertes del Kuga es su comportamiento dinámico ya que trasmite una agradable sensación de seguridad y confort cuando se viaja en ruta. Por momentos se asemeja a un automóvil, con muy poco ruido interior y muy buen aplomo cuando hay que doblar.

En el interior tuvo algunas leves modificaciones como el volante de nuevo diseño, la ubicación de los comandos que regulan la temperatura de los asientos y la simplificación de los comandos para accionar la radio.

La tecnología es otro de los aspectos fuertes del Kuga con la incorporación del sistema Sync 3 que permite vincular al conductor con sus dispositivos digitales, ya que es compatible con Android Auto y Apple Car Play. El espacio interior es apto para cuatro/cinco ocupantes con un baúl razonable.

En cuanto al motor y las presentaciones también hubo cambios. Antes se ofrecía con un propulsor 1.6 de 150 a 180 caballos y ahora únicamente está disponible el 2.0 turbo de 240 caballos que es el mismo del Mondeo. Va acoplado a una caja automática de seis marchas y un sistema de tracción integral permanente. Las prestaciones son buenas con respecto a la aceleración pero quedan en deuda con la velocidad máxima, que está limitada a apenas 186 km/h aunque mucho peor es el consumo de combustible, sobre todo en ciudad adonde no llega a recorrer ni 7 kilómetros por cada litro de nafta especial, casi lo mismo que un Ford Falcon. El precio de casi un millón de pesos es alto ya que por valores inferiores es posible acceder a modelos de similares características.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *