Economía / 11 de Febrero de 2017

La crisis de la lechuga que complica a la gobernadora Vidal

El temporal del 5 de febrero destrozó huertas del Gran Buenos Aires y La Plata. Polémica por los reclamos de ayuda oficial.

Por

Que a nadie le extrañe que en los próximos días otra verdura, pero no el dólar, suba de precio. Es que el pasado 5 de febrero el temporal que afectó a la costa atlántica también azotó a los 2.500 pequeños productores del Gran Buenos Aires y La Plata.

“Áreas arrasadas y numerosos invernáculos destruidos requieren rápidas decisiones de los Gobiernos locales, provincial y nacional, a fin de dar respuesta a la emergencia social y económica y a restablecer las condiciones productivas que permiten mantener la producción”, sostuvo la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Facultad de Agronomía de la UBA en un comunicado del 8 de febrero. La asociación de productores 1610 de Florencio Varela comentó que las autoridades sólo les ofrecieron un crédito a 30 días, menos que los 90 de su ciclo productivo. El Movimiento de Pequeños Productores y Productoras, que agrupa a 500 de diversas localidades, apuntó que la provincia de Buenos Aires apenas les prometió dos rollos de nylon, pese a que cada invernáculo requiere cuatro. La Unión de Trabajadores de la Tierra, que reúne a 2.000 y regaló verdura en Plaza de Mayo en septiembre pasado, protestó otra vez este 9 de febrero.

Ese mismo día, el Gobierno de María Eugenia Vidal respondió con un comunicado en el que anunciaba ayudas. El ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís, dijo que les ofrecía a los afectados la línea de financiamiento especial para emergencia agropecuaria vigente desde enero por los incendios y las inundaciones. Se trata de créditos del Banco Provincia por un total de 300 millones de pesos con tasa subsidiada y asistencia en materiales por 22 millones. La línea de financiamiento del Provincia consiste en préstamos de hasta 1,5 millones para recomposición de capital de trabajo e inversión, con una tasa fija del 12% a financiar en tres años, con hasta 12 meses de gracia.

El Gobierno de Vidal también difundió que el intendente de La Plata, Julio Garro, también de Cambiemos, añadió que se destinarán 15 millones de pesos para la adquisición de rollos de nylon, y más de 5 millones para la compra de maderas, chapas, tirantes y clavaderas para la reparación de invernáculos y estructuras dañadas por el temporal. Asimismo, el Ministerio de Desarrollo Social bonaerense se ocupará de la asistencia social urbana con la entrega de 2.000 chapas y 700 bidones de agua por 1 millón de pesos. Por último, se gestionarán diferimientos del pago de alquileres con inmobiliarias y del servicio de la distribuidora eléctrica platense Edelap.

 

2 comentarios de “La crisis de la lechuga que complica a la gobernadora Vidal”

  1. Por favor no me digan que no saben que los consumidores somos los que formamos los precios, no comamos lechuga hasta que los productores puedan reponerse de este temporal y el gobierno los ayude.
    No me digan que la lechuga es de primera necesidad, démosle tiempo nada más fácil

  2. Pero por favor todavía no saben que los consumidores fijan los precios? No comamos lechuga por el tiempo necesario para que los productores solucionen el desastre meteorológico vivido . No me digan ahora que la lechuga es un alimento de primera necesidad, démosle tiempo a los productores y que el gobierno los ayude a armar nuevamente sus invernaderos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *