Motores / 12 de Febrero de 2017

Peugeot 308 S GTI: Salvaje y eficaz

El deportivo del león sobresale por su potencia, prestaciones y confort. Precio elevado.

Por

Pura Sangre. Equipado con un motor 1.6 turbo de 270 caballos que le permiten orillar los 250 km/h de velocidad máxima.

Peugeot es una de las marcas que mejor sabe manejar su imagen. Entre las herramientas que habitualmente utiliza es la de hacer convivir los modelos importados con los de producción local o regional sin que ello afecte su buena reputación. Un ejemplo de ello es el flamante 308 S GTI que es la variante más deportiva de la marca que llega importada de Francia y convive con el 308 de anterior generación de producción local. A pesar de que se trata de dos modelos totalmente diferentes la convivencia agrega valor. Por los vaivenes económicos y las trabas a las importaciones el anterior 308 GTI se dejo de importar y ahora le llego el turno al 308 S GTI que es el vehículo de la marca con mayor carácter deportivo.
Lo llamativo del agregado de la letra S obedece a una decisión de Peugeot Argentina para diferenciar sus productos estrella. Este modelo es un verdadero pura sangre en envase de cinco puertas. Viene equipado con un motor 1.6 turbo de 270 caballos que le permiten orillar los 250 km/h de velocidad máxima. Pero además acelera como un demonio desde las 2.000 vueltas sin importar en cuál de las seis marchas de la caja manual vaya conectada. La mayor emoción se siente  a partir de las 4.000 rpm, hasta el corte de inyección. Literalmente deja pegada la espalda a la confortable butaca. La tracción es delantera y cuenta con un dispositivo Torsen en el diferencial para evitar pérdidas de tracción. Las suspensiones transmiten un excelente comportamiento a alta velocidad y también en curvas lentas y a pesar de la firmeza del conjunto, brinda un satisfactorio confort de marcha en ciudad. El interior muestra muy buena calidad de materiales y terminaciones y se destaca por una generosa pantalla de 9,7 pulgadas desde donde se visualizan múltiples funciones. El habitáculo es confortable y espacioso. El baúl también es generoso para un auto de su segmento. El balance general es positivo, solo le podemos criticar el consumo en ciudad que nos resulto elevado y la ausencia de la rueda de auxilio, un elemento necesario para circular con tranquilidad por nuestra geografía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *