Televisión / 13 de febrero de 2017

Quiero vivir a tu lado: Gracias Toscano

Telenovela. Lunes a jueves a las 21.30 por El Trece. Con Mike Amigorena, Paola Krum, Florencia Peña, Alberto Ajaka. Guión: Leandro Calderone y Carolina Aguirre. Pol-ka. Dirección: D. Barone, G. Luppi y A. Ibáñez.

Por

Divertida comedia de enredos. Alberto Ajaka, Paola Krum, Florencia Peña y Mike Amigorena protagonizan la tira del El Trece.

★★★ Tomás y Verónica se aman desde la adolescencia. Flechazo contundente. Sin embargo, en lugar de arrojarse el uno sobre el otro, ponerse de novios, casarse, tener hijos, etcétera, completaron el álbum con los respectivos amigos de cada uno: él con Natalia, íntima de Verónica; y ella con Alfred, compinche de Tomás. No fue en la Edad Media sino acá nomás, reciencito. Entre asados y tiempos compartidos, los años pasaron y ahora, en sus cuarentipico, deciden que el momento llegó. Mejor dicho, no deciden nada sino que son empujados por un dato de la realidad: el médico de Verónica le dice que le quedan pocos meses de vida. A enfiestarse entonces. Epa, no, era un error, la rutina continúa y habrá que esperar. Eso sí, todos amigos compartiendo el día a día medianera de por medio.
“Quiero vivir a tu lado” podría ser un dramón de frustrados a mitad de la vida. Pero es una comedia y como tal aborda los problemas humanos con un lente distanciado y distorsionador para reírnos de nosotros mismos. Sin embargo, es necesario que mantenga un lazo de verosimilitud para esa identificación, un soporte donde apoyar el delirio. Y que en el caso de estas dos familias resulta un tanto resbaladizo. Ejemplos: Alfred (Ajaka), un bueno para nada, y Verónica (Krum), la que nunca hizo lo que quiso, tienen un nivel de vida incomprensible para su supuestamente complicada situación económica; las mucamas, una en cada familia, son dos chicas paraguayas siempre maquilladas, bastante díscolas y a la búsqueda de señores; en fin, la hipocresía de 20 años de convivencia light, la tensión sexual entre Tomás (Amigorena) y Verónica, no tienen asidero en el contexto actual y en lugar de gracioso resulta ñoño. De todas maneras, es creíble la atracción entre Krum y Amigorena (bien utilizado el recurso de mirar a cámara y hablar al espectador), rapport que no se produce nunca entre Amigorena y Peña (Natalia), agua y aceite en la pantalla; mientras que, por su parte, Ajaka cumple con su eterno adolescente torpe.
Por suerte para esta tira, hay más. Y de lo bueno. Porque lo de Gabriela Toscano como Susan, una ex modelo quebrada y pasada de rosca, quedará para la antología de la tevé. Cada vez que aparece, explota y suma: con el siempre perfecto Carlos Belloso, con Lizy Tagliani (en su debut en una ficción), con Peña, que se potencia muchísimo en ese registro disparatado que impone la gran actriz que es Toscano. El otro hallazgo es el grupo de compañeros de trabajo de Verónica: la dupla Mauricio Dayub y Darío Barassi, un comediante para aprovechar, junto a Jimena Barón. Estos “secundarios” (también Iride Mockert como Jelly) levantan cualquier peso muerto en el pantano del aburrimiento. A partir de un rasgo reconocible, se embarran hasta el fondo. Es por ellos, y no por los protagónicos, que “Quiero vivir a tu lado” es una comedia para tener en cuenta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *