Política / 15 de febrero de 2017

El “Chapo” Guzmán: acorralado por una fiscal argentina

La abogada es Andrea Goldbarg y está a cargo del caso contra el capo del cártel de Sinaloa. Su cruzada anti narcos.

Por

Brooklyn es un hervidero. El caso de Joaquín “el Chapo” Guzmán y el comienzo de las audiencias en Nueva York contra el jefe del cártel de Sinaloa ha despertado el interés en todos los rincones del mundo. Contra el capo narco, recientemente extraditado a Estados Unidos, hay 17 cargos por narcotráfico, lavado de dinero y crímenes violentos. Tremendo currículum ha generado que se extremen las medidas de seguridad, su presencia es intimidante para cualquiera que participe de este proceso judicial, pero esto poco le debe importar a la fiscal que tiene a su cargo el caso, la argentina Andrea Goldbarg.

Esta menuda mujer

Con fama de estricta y aplicada, la fiscal se ha ganado el respeto de abogados y agentes antinarcóticos, para ello ha recorrido un largo camino antes de convertirse en la persona que más sabe sobre los cárteles de México en las cortes de Estados Unidos. Egresada en 2001 de la facultad de derecho de Boston University, trabajó como secretaria de juzgado de la corte federal del distrito sur de California hasta 2003. Luego fue fiscal asistente en Brooklyn hasta que en 2010 la nombran en Washington como mano derecha del subdirector de la Sección de Narcóticos y Drogas Peligrosas del Departamento de Justicia. Loreta Lynch, su por entonces jefa, es hoy la fiscal general de Estados Unidos.

Es en Washington donde Andrea Goldbarg se especializó en los cárteles de México y de Colombia, allí tuvo gran repercusión el caso de Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta, uno de los principales proveedores de cocaína del cártel de Sinaloa. Este narco fue extraditado de Colombia a Estados Unidos, allí colaboró con la Justicia lo que le permitió a la fiscal argentina conocer en detalle la metodología de trabajo de estas organizaciones.

Según fuentes cercanas a la fiscal, el secreto de su éxito profesional se debe a la rigurosidad en sus procedimientos y en los plazos que fija sus órdenes. Su estilo de trabajo provoca respeto y miedo en los agentes federales.

Goldbarg y “El Chapo”

Ellos ya se vieron las caras en la primera audiencia en la que el narco escuchó los 17 cargos en su contra. El procesado está acusado de haber enviado entre 1989 y 2014 cientos de toneladas de drogas ilícitas a Estados Unidos cuando estaba al frente del cártel de Sinaola y de haber conspirado en múltiples asesinatos. Se calcula que su organización debe haber ganado alrededor de US$14.000 millones. Desde su llegada a Nueva York, el capo narco está aislado en una pequeña celda del Centro Correccional de Manhattan. Allí sólo se le permite una hora de salida al patio. A la falta de espacio y movimiento lo compensa con tener tiempo de sobra. Quizás en sus largas vigías, al “Chapo” se le cruce una y otra vez la imagen de esta fiscal argentina.
Mientras, a Andrea Goldbarg es imposible localizarla en Google o redes sociales, su responsabilidad en el caso amerita su anonimato en la web.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *