Mundo / 19 de febrero de 2017

Aura presidencial para Mark Zuckerberg

A través de su fundación millonaria busca hacerse un lugar en la política. Aseguran que quiere ser candidato en las próximas elecciones presidenciales.

Por

Zuckerberg y su esposa Priscilla Chan, le muestran al papa sus programas educativos.
Zuckerberg y su esposa Priscilla Chan, le muestran al papa sus programas educativos.

Mark Zuckerberg quiere ser presidente en 2020. O eso dicen los rumores, que arrancaron hace un par de semanas tras un artículo de la revista Vanity Fair (“Las ambiciones políticas de Mark Zuckerberg, al descubierto”). El CEO de Facebook hechó los rumores por tierra con un rotundo “no”, cuando le hicieron la pregunta sobre sus aspiraciones. Sin embargo, desde entonces, no para de dar señales que lo contradicen.

Altruismo. Zuckerberg, con 50 mil millones de dólares, es la cuarta persona más rica del mundo según Bloomberg, por encima de Jeff Bezos y Carlos Slim. La lista la encabeza su “ídolo”, el creador de Microsoft Bill Gates, con una fortuna de 78.700 millones.

Y como Gates, el CEO de Facebook planea usar su dinero con fines filantrópicos. Justo a su esposa Priscilla Chan, han creado una fundación que ya tiene un presupuesto de 3.000 millones. Y prometen que gastar otros 40 mil millones en la próxima década.

Para ello ha contratado a David Plouffe, el encargado de manejar la campaña presidencial de Obama en 2008. La idea de Zuckerberg es que Plouffe mantenga reuniones con legisladores para abrir camino a los programas que propone CZI, la fundación de Chan-Zuckerberg, que van desde la creación de sistemas educativos personalizados o su proyecto para combatir enfermedades.

La contratación de Plouffe viene de la mano de otro fichaje estrella: el exlíder del Comité Nacional Republicano y encargado de la campaña de George W. Bush, Ken Mehlman, que será el encargado de asesorar en materia de políticas a seguir.

Recorrida. En su Facebook, Zuckerberg anunció sus objetivos 2017. Entre ellos destacaba uno que sonaba a campaña: recorrer los 50 estados de los Estados Unidos, y “conocer personas en cada Estado, y sus problemas”.

Un objetivo que de seguro le demandará tiempo y lo alejará de su compañía. O al menos eso piensa la Junta Directiva, que ya proponen “un director independiente”. “Queremos un CEO que vigile a los ejecutivos de la compañía, mejorare el gobierno corporativo, y establezca una agenda más beneficiosa para los inversores”, manifestaron los inversores en una petición firmada por más de 333.000 personas, aunque de allí solo 1.500 son accionistas.

Pero todo indica que el CEO está listo para dar el paso al costado. Aunque eso probablemente no ocurra ya, si no en un plazo más cercano al año. Zuckerberg calcula el momento con cuidada estrategia: el estatuto de la compañía le permite ausentarse hasta dos años de la compañía sin perder su poder en ella, si su ausencia está “relacionada con el desempeño de un cargo político”. El actual estatuto de Facebook fue redactado en 2015, al parecer, a la medida de las ambiciones “presidenciales” del su mandamás.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *