Restaurantes / 24 de febrero de 2017

Charlone 101: Corazón de barrio

Cocina simple y sabrosa atendida por sus dueños, en Chacarita.

Por

Gracias a la maldita inflación comer afuera es cada vez más caro. El gracias viene únicamente a que, por esta causa, ha empezado a proliferar no sólo la comida callejera sino los bistrós de barrio, con muy gratas y sabrosas sorpresas. Suelen servir una cocina simple pero sabrosa, tener cartas cortas, precios amables (no cobran cubierto) y estar atendidos por sus propios dueños, lo cual les da una calidez particular. Así es Charlone 101, ubicado un paso dentro de Chacarita, una extensión del hogar del guitarrista Germán Windaus y su mujer Ana.

La vereda de Charlone 101 es para quedarse horas. Reina la calma de barrio y desde las cinco de la tarde se puede pasar por un café, un trago o una cerveza artesanal, dependiendo de las costumbres. La cena se sirve desde temprano. A cargo de la cocina está Lisandro Bonetti, quien propone platos reconfortantes con un toque refinado que llegan calientes a la mesa, un detalle que puede parecer menor pero que es muy difícil de conseguir en estos días.

Entre las entradas se destacan unos carnosos langostinos en panko, con salsa tártara y mango picante (más dulce que picante) y las empanaditas de morcilla con dip de remolacha y manzana, perfectas para picar con un aperitivo antes de comer. De platos fuertes hay pastas amasadas en la casa (probamos los sorrentinos con mozzarella ahumada en salsa de calabaza, deliciosos); carnes como la arañita, un corte injustamente poco conocido, servido con papas rotas y ensalada; bondiola braseada con cerveza y batatas; y para los vegetarianos, que abundan en el barrio, portobellos rellenos de vegetales con ensalada y escabeche de zanahorias. De postre, crème brulée y suculento trifle de Oreo, dulce de leche, crema y frutos rojos.

La carta tiene vinos de calidad de la nueva generación, a buenos precios. Para cerrar, recomendamos un Cestari (Fernet artesanal), puro o con soda. Cualquier excusa es buena para extender un ratito más la noche en Charlone 101, uno de esos lugares que quisiera no recomendar para que conserven siempre su calma. Nobleza obliga.

Charlone 101 (esq. Concepción Arenal), Chacarita. 4551-0557. Cocina porteña. Martes a sábado de 17 a 24. Reservas. Tarjeta Visa (débito y crédito). Precio promedio: $ 250.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *