Política / 25 de Febrero de 2017

Los Sauces: escabrosos detalles del expediente que enloquece a CFK

El 7 de marzo la ex presidenta se presentará a declarar en la causa que involucra a toda su familia y empresarios amigos. El peritaje que revela la trama del negocio inmobiliario K.

Por

Cuando la ex presidenta Cristina Kirchner se presentó a declaración indagatoria en la causa por la obra vial en Santa Cruz, afirmó que ella no era amiga del empresario y presunto testaferro K Lázaro Báez. Que el amigo era su fallecido esposo, el también ex presidente Néstor Kirchner. A la luz de los nuevos testimonios que surgen de la causa Los Sauces, que investiga los bienes de la familia Kirchner, aquella afirmación de CFK sigue generando suspicacias.

El 20 de febrero comenzó la ronda de declaraciones indagatorias a todo el entorno presidencial: el miércoles 22 se presentaron Martín y Leandro Báez y el jueves 23 Luciana Báez, los hijos del empresario, quien está detenido en Ezeiza. En su declaración, Leandro Báez afirmó que él conoció a Cristina Kirchner en un asado en una de las estancias de Austral, la empresa constructora. Ese día también estaba Osvaldo “Bochi” Sanfelice, el administrador de todos los bienes K. Leandro en su declaración agregó un dato revelador: dijo que sabía que su padre había ido a reuniones a la Quinta de Olivos. Aún así, Cristina Kirchner lo sigue negando como amigo. A pesar de haberle hecho ganar millones a ella cuando le administraba los hoteles, a pesar de haberle hecho remodelaciones en su departamento de Madero Center e incluso a pesar de haberle construido un mausoleo a su marido. A pesar de todo esto, para Cristina Kirchner, Lázaro Báez no reviste la condición de “amigo”. Semejante destrato explica el enojo de los hijos del empresario.

Acorralada. La ex presidenta se presentará en el juzgado de Claudio Bonadio el próximo 7 de marzo, el 7-M de CFK. El día anterior lo harán sus hijos Máximo y Florencia, quienes tenían cargos y acciones en la empresa Los Sauces SA.

El 27 de diciembre del 2016, tres días antes de comenzar la feria judicial, Bonadio recibió el peritaje contable que realizó el cuerpo de peritos de la Suprema Corte. El informe es lapidario. Allí se revela la magnitud del negocio entre la familia Kirchner y los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López. Según los peritos, entre 2009 y 2016 el 86,52% de la facturación de Los Sauces SA era efectuada al grupo Indalo (63,19%) y a empresas del grupo Báez (23,33%). La facturación total de esos años fue de 29 millones de pesos. Los negocios con López y Báez significaron 25 millones. Sin estos empresarios “amigos” el negocio no hubiese funcionado.

Al volver de la feria, Bonadio llamó a declaración indagatoria a CFK y a todos los involucrados en los negocios. La semana previa a la presentación de la ex presidenta será un desfile del universo K más íntimo. El 1 de marzo irá el contador personal de Cristina Kirchner, Víctor Manzanares. Más tarde está citado Osvaldo Sanfelice, quien ya casi no pasa tiempo en Río Gallegos. Desde que Cristina dejó el poder se divide entre Bariloche y Buenos Aires.

El 2 de marzo es el turno de Cristóbal López y su socio-empleado Fabián De Sousa. Ambos hoy siguen utilizando las oficinas que le alquilan a la familia Kirchner en Madero Center.

El 3 de marzo se presentará Romina Mercado, la sobrina de la ex presidenta e hija de Alicia Kirchner, la actual gobernadora de Santa Cruz. Ese día también le tocará su turno a Lázaro Báez.

Maniobra. Los negocios que los Kirchner han hecho en paralelo a su mandato tienen la cualidad de ser circulares. Mientras estuvieron en el poder les otorgaron negocios a empresarios amigos, en este caso Lázaro Báez y Cristóbal López, quienes obtuvieron desde obra pública y negocios petroleros hasta concesiones de casinos. Luego la familia presidencial compró bienes que les eran alquilados a estos mismos empresarios. En paralelo, los empresarios dejaron de pagar impuestos o no concluyeron las obras. Báez fue denunciado por cobrar certificados de obras viales que no fueron terminadas y López tiene una causa por una deuda de 8.000 millones de pesos en impuestos. El único perjudicado fue el Estado. Los protagonistas se volvieron millonarios.

 

 

5 comentarios de “Los Sauces: escabrosos detalles del expediente que enloquece a CFK”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *