Política, Sitios Externos / 26 de Febrero de 2017

Juliana Awada, el hada madrina de los artistas argentinos en Madrid

Fue la musa de la muestra argentina en la feria ARCO. Polémica por los gastos y regalo para Letizia y Felipe VI.

Por

La feria de Madrid ARCO fue el escenario ideal para que Juliana Awada se luciera frente a la prensa internacional. Alejada de la polémica que se desató en la Argentina por la selección de los galeristas que participaron y por la presencia de la sobrina del Presidente, María Calcaterra, la primera dama se mostró relajada y desplegó todos sus conocimientos frente a los reyes de España. A más de un año de haber llegado al poder, Awada parece haber encontrado un rol que le encaja a la perfección: promotora del arte nacional.

Tanto Mauricio Macri como su equipo confían en el criterio de Awada cuando de arte se trata. Por eso, nadie dudó en delegarle la responsabilidad de elegir qué le regalarían a Felipe VI y a su mujer, Letizia Ortiz, en la visita oficial a España. El obsequio elegido por la primera dama consistió en cuatro obras de arte con paisajes de distintos rincones de la Argentina, del fotógrafo Marcos Zimmermann. “Ella eligió todo, tanto al artista como las imágenes”, aseguran desde la Casa Rosada.

En el mundo del arte porteño se muestran entusiasmados con que Awada empiece a explotar esta faceta y reconocen que ya hace muchos años es conocida dentro del ambiente de las galerías de Buenos Aires. “Las conoce todas, suele comprar y es muy generosa acercando clientes”, cuenta el dueño de uno de los espacios más conocidos de Palermo.

Cultural y polémica

La Feria Internacional de Arte Contemporáneo es una de las principales del circuito artístico internacional y, para los artistas locales, significa la puerta de entrada a Europa. Por esta razón, que la Argentina haya sido elegida como país invitado de honor significó todo un desafío para el ministro de Cultura, Pablo Avelluto. Sin embargo, la organización del evento estuvo teñida de polémica.

A los rumores sobre su posible salida del ministerio y la interna dentro de su cartera, se le sumó la acusación de que el Estado argentino había gastado 3 millones de euros para llevar a los galeristas que se presentaron en ARCO. Desde el ministerio desmintieron la cifra y aseguraron que el gasto fue de 950.000 euros además de los pasajes y el traslado de las obras, que había corrido por cuenta de Aerolíneas Argentinas, y que equivaldría a otros 200.000 euros. En una entrevista radial, Avelluto se defendió de las denuncias y dijo: “La primera dama Juliana Awada tiene una relación de muchos años con el mundo de las galerías, con el mundo de los artistas. Fue una gran impulsora de todo esto”.

El impulso de Awada no tuvo que ver con la selección de las galerías o de los artistas que participaron de la feria (que estuvo a cargo de Inés Kartzenstein) ni tampoco con el programa paralelo que organizó el ministerio en Madrid con stands en distintos puntos de la ciudad (que quedó en manos de Sonia Becce y Marcelo Panozzo). El rol de Awada consistió, básicamente, en promover el evento tanto hacia adentro como hacia afuera de Gobierno. “A ella le interesaba mucho y, de hecho, tenía pensado hacer este viaje y participar de ARCO antes de que se organizara la visita oficial. La agenda original era de ella y después se sumó el Presidente”, contaron desde el entorno de Awada.

“La Primera Dama ha acompañado con mucho entusiasmo este proyecto a partir de su conocimiento del trabajo de muchos artistas y su interés por el arte contemporáneo argentino”, afirmó a NOTICIAS el propio Avelluto.

El marcado interés de Awada por este tipo de actividades hizo que se luciera el jueves 23 de febrero, cuando se inauguró la feria con la presencia del matrimonio presidencial y los reyes de España. El cuarteto recorrió los puestos y la Primera Dama se encargó de mostrar todo lo que sabía sobre las doce galerías argentinas presentes.

En el tiempo que le quedó en España, la Primera Dama cargó su agenda con más recorridas por el estilo. Visitó el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, al Thyssen-Bornemisza y al Museo Nacional del Prado, todos ubicados en Madrid.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *