Economía / 1 de Marzo de 2017

Lo que Isela Costantini vio antes de irse de Aerolíneas

Dos informes jurídicos planteaban objeciones al ingreso de Avianca, compradora de Macri Airlines (Macair), al mercado argentino. Mirá los documentos.

Por

Juan Pedro Irigoin, presidente de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

Las recomendaciones que formuló la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), que dirige Juan Pedro Irigoin, al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, para que apruebe todas las rutas que pidió la aerolínea colombiana Avianca, la que en 2016 había comprado Macri Airlines (Macair), no sólo ha motivado en los últimos días dos denuncias penales contra funcionarios. También ha vuelto a poner en foco los motivos de la salida el pasado 21 de diciembre de Isela Costantini de la presidencia de Aerolíneas Argentinas. El Ministerio de Transporte informó entonces que se iba por “razones personales”, pero en la prensa se filtraron otras dos causas: su oposición a un mayor ajuste en la empresa estatal y al ingreso de Avianca al cabotaje.

NOTICIAS accedió a dos documentos con fecha del día siguiente a su partida en los que se sugieren objeciones que Aerolíneas podía presentar contra Avianca en la audiencia pública en la que el 27 de diciembre se debatieron las rutas que había solicitado. En uno de ellos, el tradicional estudio de abogados Beccar Varela, con la firma de Oscar Aguilar Valdez, le informó al entonces vicepresidente de la compañía estatal, el también letrado Manuel Álvarez Trongé, sobre la polémica sobre si las empresas extranjeras están habilitadas para operar en cabotaje. El Código Aeronáutico, que data de 1967, las prohíbe, pero un decreto del gobierno de Carlos Menem que suspendió el de Fernando de la Rúa y reflotó el de Néstor Kirchner las autoriza.

El estudio Beccar Varela señaló, por un lado, que “la cuestión relativa al ajuste del régimen establecido con motivo del decreto (de 1994) dista de ser clara, aunque hay argumentos jurídicos para sostener la validez del régimen”, y, por otro, que “desde un punto de vista estrictamente jurídico, no puede descartarse una posible interpretación que sostenga” la invalidez de la medida de Menem. “De así ocurrir, el Ejecutivo sólo podría eludir la restricción mediante el recurso” a una excepción contemplada por el Código Aeronáutico, referida a “motivos de interés general y condición de reciprocidad”, o mediante la aplicación de algún tratado internacional que permita equiparar a las compañías nacionales con las extranjeras.

Memo del estudio jurídico Béccar Varela con reparos sobre Avianca by noticiasrevista on Scribd

Ese mismo 22 de diciembre, la dirección de Asuntos Jurídicos de Aerolíneas le mandó un memo a la gerencia general de la firma en la que indicó que la prohibición de empresas extranjeras en el cabotaje dispuesto por el código de 1967 continuaba vigente y que el decreto de 1994 “no podría contradecir” esa disposición. Por eso concluyó: “Existe una razonable duda respecto de la posibilidad de que una persona jurídica cuyo accionista mayoritario sea extranjero sea propietaria de una empresa aérea que realice servicios de cabotaje”. Finalmente el enviado del nuevo presidente de Aerolíneas, Mario Dell’Acqua, no objetó por este motivo a Avianca en la audiencia.

Informe interno de Aerolíneas contra Avianca by noticiasrevista on Scribd

Álvarez Trongé duró en Aerolíneas tan poco como Costantini. Ella había dejado un año antes una carrera exitosa en General Motors (GM), donde dirigía la filial argentina e iba camino a presidir la de China. Él, profesor de la UBA, había sido director de Perez Companc y Telefónica y había sido puesto allí por Dietrich. Fuentes del sector dicen que fue el ministro quien les cortó la carrera estatal a ambos. Ninguno de los dos quiere hablar con la prensa. La peor tarjeta de presentación para volver al mundo privado es pelearse con el Gobierno.

Foto

El diario Perfil publicó el pasado 19 de febrero una foto de un reciente encuentro entre las familias del presidente Mauricio Macri y Costantini en Chapelco. ¿Por qué la difundieron? En medio de la polémica por las recomendaciones de la ANAC a favor de Avianca, ¿el jefe de Estado buscaba demostrar que la ex presidenta de Aerolíneas no sospechaba nada sobre él, que no había nada raro en que su familia vendiera Macair a la compañía colombiana y meses después su Gobierno promoviera su ingreso al mercado? ¿Costantini intentaba enviar un mensaje a las empresas y fondos que quieren contratarla de que ella mantiene una buena relación con el líder que la echó sin clemencia?

Uno de los sindicalistas más duros del sector aéreo, Pablo Biró, cuenta a NOTICIAS que Costantini se enfrentó a Dietrich y a uno de los dos vicejefes de Gabinete, Gustavo Lopetegui, ex CEO de LAN Argentina y que en teoría no se mete en asuntos del mercado de transporte para evitar conflictos de intereses. “Lopetegui intervino en conversaciones y reuniones”, acusa Biró, que en su momento fue tildado de kirchnerista pero ahora reivindica la gestión de Costantini como la mejor de la historia de Aerolíneas. En la Jefatura de Gabinete mantienen el silencio, pero más de una vez aclararon que del sector aéreo se ocupa el otro vicejefe, Mario Quintana.
Biró refiere que Dietrich le prometió al dueño de Avianca, el brasileño Germán Efromovich, que su aerolínea podría vender vuelos de código compartido con Aerolíneas y lo mandó a conversar con Costantini, pero después ella se lo denegó. En Transporte tienen otra versión: “Efromovich planteó la posibilidad y a Isela se le dijo que iba a ir a verla porque es ella la que definía los pasos a seguir. La decisión fue no hacerlo y el ministerio la avaló. De hecho, cambió el presidente de Aerolíneas y no hubo modificaciones”.

El jefe de los pilotos relata que Dietrich dispuso que los jueces de la Corte Suprema viajaran en primera clase aunque pagaran turista, pero Costantini rechazó ese trato, el mismo que también le reclamaban por WhatsApp ciertos funcionarios del Ejecutivo y legisladores. “No hubo ningún desacuerdo”, defienden en el ministerio la medida aún vigente.

Generosos

A Costantini la acusan en el Gobierno de haberle concedido un aumento salarial del 50% a los pilotos. El mandamás del gremio recuerda que Dietrich corrió a la ex ejecutiva de GM de la negociación y puso a discutir al director de relaciones laborales de su ministerio y ex militante de la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN), Lucas Aparicio. Biró reconoce que Aparicio pensó que firmaba un 36% y desconocía que el impactó final sería 50%. En Transporte aseguran que el acuerdo fue cerrado por el director de recursos humanos de Aerolíneas, Daniel Maggi. “Tuvimos una diferencia con Isela en cuanto al porcentaje de la paritaria que estaba acordando, que estaba por encima de lo que la empresa podía dar. Un día se reunieron para definir el futuro antes de que se desgastara la relación e Isela decidió tomar otro rumbo”, agregan en la cartera de Dietrich.

Biró cuenta, en cambio, que Costantini y Álvarez Trongé querían objetar el ingreso de Avianca en la audiencia pública. El director de la línea en representación de los trabajadores, Rodolfo Casali, les había advertido que si no se oponían los iba a denunciar por incumpliento de su mandato. En las filas de Dietrich aseveran: “Con Isela nunca hubo una diferencia respecto de la audiencia. El objetivo que tenemos para 2019 es duplicar el mercado de cabotaje. En 2017 Aerolíneas planea aumentar 12% la cantidad de pasajeros”. Intentan negar que quieran perjudicar a la empresa estatal para beneficiar a la compradora de Macair.

 

2 comentarios de “Lo que Isela Costantini vio antes de irse de Aerolíneas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *