Teatro / 3 de marzo de 2017

Lord, el musical: Genial creación de Cibrián Campoy

Escrito, dirigido y protagonizado por Pepe Cibrián Campoy. Con Georgina Barbarossa y elenco. Astral, Corrientes 1639.

Por

★★★★ Desde hace décadas, su nombre es sinónimo de comedia musical argentina y también de un estilo artístico muy singular. La última y estupenda creación de Pepe Cibrián Campoy ofrece todos sus rasgos distintivos: desde la trama inspirada en un clásico de la literatura universal, el despliegue grandilocuente en cada rubro del montaje, hasta un radar intacto para elegir intérpretes solventes, en algunos casos, nuevos valores.
Esta producción nacional, que no tiene nada que envidiarles a las foráneas, ostenta una escenografía rebosante de enormes relojes, diseñada por Jorge Ferrari, el imaginativo diseño de luces de Juan García Dorato, los atuendos de Alfredo Miranda y la efectiva coreografía de Juan José Marco; los cuales, en conjunto, construyen el marco perfecto de un espectáculo basado en “A Christmas Carol” (1843), la popular novela corta del británico Charles Dickens. Pero el actual libreto se aleja bastante del original y alcanza resonancias contemporáneas. Tras la muerte de su esposa e hija y abandonar a su nieta, a quien no quiere conocer, Lord está dominado por la avaricia. Mezquina cada céntimo, niega ayuda a sus semejantes y es incapaz de cualquier sentimiento solidario. Pero en la soledad de su Nochebuena, lo visitan varios personajes: la mismísima muerte, el fantasma de su mujer, acompañada de otros, quienes con mucho humor, le hacen ver que, quizás, del otro lado de la vida, también puede existir calidez humana y esperanza.
Omnipresente en el escenario, Cibrián Campoy luce exacto, intenso y conmovedor en una composición admirable. Lo secunda Georgina Barbarossa, torrente de energía y gracia sin par.
Asimismo, se destacan las actuaciones de un elenco de grandes artistas como Belén Pasqualini (prodigiosa), Damián Iglesias, Gustavo Monje, Diego Bros, Jimena González, Rosana Laudani y Alejandro Gallo Rosende. Finalmente, es todo un acierto la música original de Santiago Rosso, que compone bellas y contagiosas melodías. No se lo pierda.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *