Sociedad / 9 de Marzo de 2017

El book del intendente de Merlo, el anti barón del conurbano

Gustavo Menéndez posó para una sesión de fotos. Outfit descontracturado y críticas al clásico modelo pejotista.

Por

Festejo. El intendente explicó que las fotos fueron tomadas para celebrar sus 50 años.

La barba prolijamente recortada y el peinado protegido por gel. Lentes espejados a la moda que hacen juego con el smoking o con los pantalones chupines de jean. Podría tratarse de una campaña publicitaria más de algún producto fashion, sin embargo, el improvisado modelo que se deja fotografiar y mira sin pudor la cámara es Gustavo Menéndez, el intendente de Merlo.
El alcalde de uno de los municipios más “calientes” y más pobres de la provincia de Buenos Aires se tomó una serie de fotografías para celebrar sus cincuenta años y demostró que está muy lejos del arquetipo de barón del conurbano, cuyo mayor exponente fue justamente su predecesor en el cargo, Raúl Othacehé.
Menéndez quiere erigirse como un exponente de una nueva generación de políticos peronistas. Informales, descontracturados y con la sonrisa siempre lista para la cámara, los nuevos líderes se oponen, al menos en las formas, al viejo caudillaje pejotista. “Los barones del conurbano han hecho mucho daño al país”, explica a NOTICIAS el propio Menéndez antes de reconocer que esta nueva horneada de intendentes tratan de mostrar que “hay personas detrás del político”.

Noticias: ¿No teme que se lo acuse de frívolo por las imágenes?
Gustavo Menéndez: Siempre va a haber gente que critique. Las fotos fueron una idea para festejar mi cumpleaños 50 y fueron subidas a mi página personal de Facebook. A la familia nos sorprendió la repercusión que tuvieron. Muchos aprovecharon para criticarme sin saber nada, sólo para poder decir algo.
Noticias: Es raro ver al intendente de Merlo de pantalones chupines…
Menéndez: Puede ser… a lo que estamos acostumbrados. Al anterior intendente (Raúl Othacehé) no me lo imagino así (ríe). Las fotos fueron una actividad privada para disfrutar en familia. Además, no tiene nada de malo que un intendente se saque fotos. Yo no quiero cultivar ese perfil de persona intocable. Sigo siendo el pibe de barrio nacido en Merlo que ahora tiene una gran responsabilidad, pero además una vida y una familia. No soy ningún barón del conurbano, soy un intendente.
El municipio que Menéndez gobierna es uno de los más pobres del conurbano. Según cifras de la propia intendencia, el 65% de los pobladores no tiene acceso a cloacas y el 52% no posee agua de red, mientras que un 54% no tiene gas natural. Más aún, de las 14.700 cuadras que componen el partido, sólo 6.000 son asfaltadas. “Hay mucho por hacer, pero estamos trabajando en eso”, reconoce el propio intendente.
Noticias: Por las fotos usted fue acusado de prestarse a la farandulización de la política y de no ocuparse de las urgencias que tiene su municipio.
Menéndez: Esas críticas son totalmente exageradas. Yo trabajo de lunes a lunes por y para el municipio. Tengo el celular abierto las 24 horas y los vecinos saben dónde encontrarme. Camino las calles y dialogo con ellos. Hay que ver si los que me critican pueden decir lo mismo. Esas fotos fueron tomadas un día domingo y no tardamos más de 40 minutos. Fue una cosa que hice para mi familia y amigos y nada más. Lo que pasa es que hay muchos que quieren aprovechar cualquier cosa para tratar de criticarme. Por suerte todos saben quién soy y cómo trabajo y quiénes son los que me critican.
Noticias: ¿Qué les respondería a aquellos que lo criticaron?
Menéndez: En primer lugar que con todos los dramas que está viviendo la Argentina y, en especial los sectores más vulnerables, me parece que deberían ocuparse de temas más importantes. Por otro lado, destaco que junto con otros intendentes, formo parte de una renovación que hace política de otra manera.
Noticias: Más desacartonado.
Menéndez: Sí. Soy un vecino de Merlo que nació acá y que aunque llegó a intendente, sigue siendo el mismo. Además, desde que empecé en la política sabía que las críticas y opiniones iban a estar. Y está bien que así sea, cada cual tiene derecho a expresarse. Sacarme o no fotos no me hace mejor o peor intendente.
El álbum de fotos no es el único ejemplo de las diferencias de Menéndez con la vieja estética pejotista. Porque más allá de lo que utilizó para festejar su cumpleaños, el intendente suele dar la nota con su outfit. Más de una vez asistió a algún acto en elegantes pero cómodas zapatillas y en su guardarropa hay más remeras estampadas y coloridas que camisas de vestir.
Además, es un asiduo usuario de las redes sociales. En la misma página de Facebook donde subió las fotos y una reflexión por alcanzar las cinco décadas de vida, el intendente suele publicar imágenes de gestión pero lejos de la formalidad. Las últimas lo muestran abrazado a los vecinos tomándose selfies en pleno festejo de carnaval.
Noticias: Usted logró acabar con más de veinte años de gobierno de Raúl Othacehé, ¿piensa convertirse en un barón del conurbano más aggiornado a estos tiempo?
Menéndez: No. Hay que desterrar esa figura. Yo tengo claro que mi cargo es temporal. No quiero eternizarme en el poder.
Noticias: Quizá cuando termine su cargo pueda dedicarse al modelaje.
Menéndez: ¡No! Fue algo de una vez y nada más. Veo las fotos y me doy cuenta de que no es lo mío.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *