Motores / 12 de marzo de 2017

Mitsubishi L200: Cambio de época

Una pick-up con diseño vanguardista y buena calidad. Aptitudes off-road y precio alto.

Por

Con el correr de los años Argentina se fue transformando en un importante mercado en de pick-ups de doble cabina. Los números mandan y en el ranking de los modelos más vendidos siempre aparecen vehículos de estás características. Prueba de ello es la oferta cada vez mayor en este segmento y una de las grandes novedades es la nueva Mitsubishi L-200 un producto que desde hace más de 25 años se ganó una excelente reputación por su calidad, confiabilidad y aptitudes para el off-road.

Hoy la batalla de marcas es muy fuerte con la supremacía de Toyota, Volkswagen, Ford y Chevrolet. Pero en ese juego también se involucraban en menor medida Nissan y  Mitsubishi, esta última posicionada como un producto más exclusivo. Esa singularidad la llevó a participar minoritariamente de un negocio que todavía suma adeptos. Sucede que el modelo de Mitsubishi, llega importado de Tailandia lo que significa que paga un arancel de importación que la deja en desventaja con su precio.

Pero este modelo, con uno de los diseños más modernos, tiene un grupo de seguidores en la Argentina ya que ofrece una de las cabinas más cómodas de su clase, sobre todo en las plazas traseras. También su desempeño en el off-road es muy satisfactorio y su nuevo motor de 2.5 litros que desarrolla 181 caballos es uno de los más eficientes en cuanto a prestaciones. Se puede decir que la L-200 es un pick-up multifacética ya que se adapta muy bien al trabajo más duro (tiene una capacidad de carga de 1.025 kg) y también satisface las necesidades del conductor que busca el ocio y la aventura. En cuanto a su nivel de equipamiento es aceptable, aunque la caja automática podría ofrecer una marcha más (tiene solo 5 velocidades) el instrumental podría ser mejor (posee indicadores de nivel de combustible y temperatura digitales poco precisos), al igual que el paragolpes trasero que está realizado en material plástico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *