Sin categoría / 17 de marzo de 2017

Pérsico: el “mal padre” amigo de Francisco y ex Montonero

El dirigente del Evita dice que no tiene una buena relación con su familia. Por qué renunció a una herencia millonaria. Su barba y los “gister”.

Por

Foto: Marcelo Escayola.

Emilio Pérsico: ¿“Gister”? ¿Quiénes son esos?
Noticias: Hipsters. Son los que pusieron de moda la barba.
Pérsico: ¿Y por qué se llaman “gister”? ¿Qué significa?
Noticias: Es una cultura indie, del rock alternativo. Viene de afuera. Pagan hasta $ 200 por un corte de barba.

El máximo dirigente del Movimiento Evita, una de las organizaciones que más personas moviliza hoy en el país, se queda un rato largo sin decir nada. Está atónito: jamás vio un “gister” y si lo vio no sabía que le decían así. “¿200 pesos?”, pregunta y no termina de entender por qué no todos usan su técnica, cortarse “un poco cada tanto” con una tijera frente al espejo.

Pérsico tiene una personalidad única. Avanzando entre la muchedumbre de San Telmo, pasa tan desapercibido como un empresario con corbata en la popular de un partido de la B metropolitana: usa ropa que le queda grande, de estilo campestre, y se ata los pantalones con algo parecido a una ristra roja. Es muy petiso y de lejos parece un Papá Noel sudaca. No existe una foto de Pérsico vestido de traje: de hecho, en una de sus últimas visitas a la Casa Rosada, cuando negociaba la ahora reglamentada Ley de Emergencia Social –una medida que se supone inyectará 30.000 millones de pesos en los lugares más carenciados, bajo el control del dirigente y los suyos–, fue con unas sandalias crocs.

Llega a la entrevista luego de confesarse con Dios “a su manera” en una parroquia del barrio, algo que seguro agradaría a Francisco, su amigo. La biografía del barbudo también es impresionante: militó en Montoneros en su adolescencia, era “muy imberbe” cuando Perón lo echó de la Plaza, pasó casi un año en el exilio, fue uno de los fundadores de Quebracho y funcionario –“muy orgulloso”– del kirchnerismo. Es una de las cabezas de los “movimientos sociales” que en la marcha de la CGT metieron, según él, 100.000 de las 400.000 personas que fueron. Vivió parte de su vida en una villa, tiene 10 hijos –el último, Néstor, fue bautizado por el Papa– y su abuelo fundó una heladería que tiempo después se convertiría en una de las más caras del país y que lo empujaría a renunciar voluntariamente a una importante herencia. “Vivir honestamente es vivir humildemente. No tengo ni una casa ni un auto a mi nombre. El lujo es vulgaridad”, asegura el fanático ricotero, que al momento de la nota todavía masticaba bronca por la tragedia ocurrida en el último recital del Indio Solari, al que fueron casi todos sus vástagos.

Noticias: ¿Por qué rechazó la herencia?
Pérsico: Si empezás a querer cosas materiales después no las podés largar: te hace tener precio. ¿Cómo enfrentás a un tipo que te está pagando? Como decía Perón, la independencia política viene de la independencia económica, y la mejor independencia es cuando renunciás a los bienes. Nunca me ocupé de proveer a mis hijos, por eso no me puedo definir como un buen padre. Puse todo en la militancia. Se puede hacer política con un auto con o sin chofer: hoy vine caminando (risas).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *