Clásica / 2 de abril de 2017

“Adriana Lecouvreur”: A buen puerto

De Francesco Cilea. Con Virginia Tola, Leonardo Caimi, Alessandro Corbelli, Nadia Krasteva y elenco. Dirección escénica: Aníbal Lápiz. Dirección musical: Mario Perusso. Teatro Colón.

Por

Virgina Tola, la soprano que atraviesa un momento de plena madurez artística, construyó una Adriana apasionada y sensible.

Los preparativos del título que abrió la temporada lírica del Teatro Colón estuvieron marcados por un episodio resonante: la decisión de la soprano Angela Gheorghiu de cancelar abruptamente su participación en la obra a pocos días del estreno. Gheorghiu es famosa tanto por su talento como por sus caprichos de diva. Aunque su comportamiento haya resultado previsible, debe haber ocasionado serios contratiempos a quienes estuvieron a cargo de llevar la producción a buen puerto.

Pero todos los percances quedaron atrás en cuanto se abrió el telón, con Virginia Tola como una protagonista ideal. La soprano, que atraviesa un momento de plena madurez artística, construyó una Adriana apasionada y sensible. Ella fue la responsable de algunos de los pasajes más atractivos de la función, como el monólogo de Fedra o el aria “Poveri fiori”, en el cuarto acto. Por su parte, Alessandro Corbelli (Michonnet) dio una lección de musicalidad y dominio de su instrumento. La voz imponente de Nadia Krasteva resultó más que apropiada para su papel, la Princesa de Bouillon. Sus escenas con Tola fueron degran impacto dramático. Ante las arrolladoras actuaciones de las intérpretes femeninas, el Maurizio de Leonardo Caimi se vio algo opacado, pero el tenor mostró aplomo escénico y un sugestivo timbre casi baritonal.

Conocedor profundo del repertorio operístico italiano, Mario Perusso realizó un estupendo trabajo de concertación y logró un desempeño pleno de sutilezas por parte de la orquesta.
La puesta de Aníbal Lápiz, de enfoque tradicional, tuvo el gran mérito de lograr, con refinamiento, un desarrollo ágil de la acción, realzando los pasajes de mayor teatralidad y fuerza dramática.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *