Música / 2 de Abril de 2017

George Garzone: El buen saxo de Boston

Visitante habitual de nuestro país, volvió a Buenos Aires uno de los grandes solistas del tenor en la actualidad. Tocó en Bebop Club con músicos argentinos.

Por

Habitante de Boston y docente de la prestigiosa y renombrada escuela de música Berklee. Maestro de muchos que alcanzaron respeto y fama, como Danilo Pérez, Joshua Redman, Branford Marsalis o Luciana Souza, entre otros. Improvisador creativo y virtuoso del saxo tenor. Fundador, en 1972, del trío The Fringe (con John Lockwood y Bob Gullotti) que aún sostiene. Dueño de una discografía variada y amplia que incluye por supuesto álbumes propios pero también registros con figuras como Joe Lovano, Jack DeJohnetteo o John Patitucci. Con 66 años de edad y oriundo de Massachusetts, George Garzone ha venido unas cuantas veces a nuestro país; inclusive, en algún tiempo tuvo alguna relación personal que lo acercó a la Argentina más allá de la música. Pero lo concreto es que ha generado mucha afinidad con los músicos de por aquí, ha tocado y grabado con varios de ellos y acaba de volver a visitarnos. Esta vez, fue en el marco del tercer aniversario de un club de música que a lo largo del año también contará con otras visitas ilustres, como el saxofonista puertorriqueño Miguel Zenón y los brasileños Rosa Passos y Jaques y Paula Morelenbaum.

Para la ocasión, Garzone se respaldó en un tridente argentino. Guillermo Romero al piano, Jerónimo Carmona en el contrabajo y Eloy Michelini en la batería fueron mucho más que un acompañamiento y resultaron eficientes cuando les tocó sostener el virtuosismo del líder como cuando tuvieron la responsabilidad de improvisar. Y en una de las noches se sumaron como invitados el trompetista Mariano Loiacono y el saxofonista Ricardo Cavalli. El norteamericano propuso un repertorio clásico, ligado centralmente al lenguaje del bebop. Eligió un repertorio que incluyó “Invitation” de ” Bronislaw Kaper y un par de títulos de su admirado John Coltrane: “Crescent” (en uno de los mejores momentos del show) y “Mr. P.C.” ya en el final. El resto, fue una selección de composiciones propias, con acentos italianos y sudamericanos en títulos como “Tutti italiano” o “The Girl from Argentina” y otros –“The Mingus that I Knew”, “Alone”, “Hey, open up”, “Strollin’ down Bourbon St.”, etc.– que fueron excelentes puntos de partida para la que es su gran virtud, la improvisación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *