Televisión / 4 de abril de 2017

Feud: Bette and Joan, dos potencias se saludan

Serie. Viernes a las 23 por Fox Premium. Elenco: Susan Sarandon, Jessica Lange, Alfred Molina, Stanley Tucci y Jude Davis. Creada por Ryan Murphy, Jafee Cohen, Michael Zam.

Por

★★★★ Quien la vio no la olvida. Y quien no la haya visto, esta es una oportunidad soñada. Se puede empezar por buscar la película y después ver esta serie de ocho capítulos o al revés pero, simplemente, no es un plan para perderse. “¿Qué pasó con Baby Jane?” es la película de Roberto Aldrich de 1962 que regresó al primer lugar a dos actrices enormes de Hollywood, Joan Crawford y Bette Davis. Según los productores, estaban grandes para protagonizar, no eran bellas y hacía rato que no pegaban un éxito. Pero habían ganado varios Oscar, eran amadas por el público y sobre todo, mucha necesidad de dar el golpe. Y lo hicieron, con un thriller aterrador, negro, melodramático, hecho a su medida: acerca de este rodaje, trata “Feud: Bette and Joan”.

Basada en el libro “Best actress”, de Jaffe Cohen y Michael Zam, la serie producida por Fox es creación del premiado Ryan Murphy, el mismo de “American horror story” y “Glee”. Con una gran ambientación de época, vestuario y maquillaje exquisitos en cada detalle (imperdibles los sombreros que usaba la periodista Hedda Hopper, interpretada por Judy Davis) y una apertura homenaje al diseñador Saul Bass (“Vértigo”), no hay duda de que lo más atractivo de esta ficción son las dos protagonistas, tanto los personajes como las actrices que los encarnan.

Davis es Susan Sarandon y Crawford, Jessica Lange, artistas potentes para quienes también, quizá, haya pasado el momento más encumbrado de su carrera. Aceptaron un duelo de actuación muy difícil como el de ponerse en el lugar de divas con estilos bien definidos, dos primeros planos imborrables en la memoria. Avejentadas y desgarradas por el desamor de parejas y familia, despóticas, casi monstruosas pero conscientes de que sólo juntas, aunque rivales, podían doblarle el brazo a un medio que las estaba descartando, Davis y Crawford asumieron los papeles de la loca Jane y la lisiada Blanche. Actrices haciendo de actrices en un film cruel que las regresó al candelero, Sarandon y Lange se metieron con Bette y Joan hasta la médula. Esa referencialidad es el plato fuerte de “Feud”, la subterránea reivindicación del talento por encima del paso del tiempo y los caprichos del marketing y el costo altísimo que pagaban (¿que pagan?) las mujeres por dedicar la vida a la profesión.

El elenco es perfecto: Alfred Molina como Robert Aldrich, el director de la película; Stanley Tucci como Jack Warner, dueño del estudio; Judy Davis como la implacable chimentera Hopper; Jackie Hoffman como el ama de llaves de Crawford; Dominic Burgess como Victor Buono, coprotagonista del film; además de Catherine Zeta-Jones y Kathy Bates como Olivia de Havilland y Joan Blondell, invitadas a un programa de tevé de los años setenta para opinar sobre el enfrentamiento durante aquella famosa filmación que le valió la nominación al Oscar a Bette Davis. Que no ganó la estatuilla pero se quedó con el mito y la gloria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *