Economía / 4 de abril de 2017

Mindlin: “No me molesta que me digan macrista”

El dueño de Pampa Energía y la constructora Sacde (ex Iecsa) reconoce que se benefició por los tarifazos y la salida del default.

Por |

Con sus empresas Edenor y Transener, Marcelo Mindlin tuvo años de ganancias y pérdidas en la era K. En Transener era socio de Gerardo Ferreyra, con quien tiene un lejano parentesco a través de la esposa de este, Myriam Kohen. “Al principio tuvimos un pequeño aumento de tarifas y después de varios años de pérdidas, como estábamos al borde de quedar con patrimonio neto negativo, nos daban préstamos para seguir operando, para invertir y pagar salarios. Nosotros no retiramos ni un peso en dividendos en todos esos años. Los subsidios no eran para nosotros sino para que la gente pagara menos por la luz. En lo que nos fue mejor fue en generación porque el sistema pagaba mejor a las generadoras nuevas y nosotros construimos varias y metimos 300 megas más de capacidad. Ahora estamos haciendo otros 420 megas por los mejores precios que surgieron de la licitación del nuevo gobierno”, cuenta el empresario usando el plural, pues tiene como socios a su hermano Damián, a Gustavo Mariani y Ricardo Torres. Entre los cuatro controlan el 19% de Pampa. El resto está en manos de inversores minoritarios, tanto en bolsa como en manos de quienes apostaron desde un principio por este grupo. Este es el caso del polémico empresario británico Joe Lewis. Marcelo Mindlin es casi vecino de las tierras de su amigo inglés: a 20 kilómetros de distancia, cuenta con 1.000 hectáreas en las cercanías de Bariloche. Son algunas de las tierras donde suele descansar. Mauricio Macri también es amigo de Lewis e incluso el año pasado se alojó en la mansión que el británico tiene en Lago Escondido.

Ante la falta de aumento tarifario durante el kirchnerismo, las distribuidoras eléctricas como Edenor dejaron de pagar desde 2012 la energía a la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (Cammesa), sociedad público-privada. Así se acumuló una deuda de 19.000 millones de pesos. El gobierno de Macri incluyó en el proyecto de ley de presupuesto 2017 la condonación de ese pasivo y así lo votó el Congreso, con el apoyo del Frente Renovador de Sergio Massa, el Bloque Justicialista de Diego Bossio y algunos integrantes del Frente para la Victoria. Aún el Ejecutivo no materializó el perdón de la deuda a Edenor y a las demás eléctricas. Ya lo hará.

“No me molesta que me digan macrista. Sólo resalto que el rol del empresario es invertir y crear empleo”, sostiene Mindlin. “Si tenés proyectos que podés financiar, tenés que hacerlos. Hoy, sin el default, podés invertir. Eso no es ser macrista, es ver la oportunidad de negocios”, razona Mindlin, que apuesta a usar Sacde para construir no sólo obras públicas sino también sus terrenos detrás del Malba, en los que invertirá 100 millones de dólares, y en levantar centrales eléctricas. “La normalización de las tarifas y la salida del default nos beneficiaron. Yo digo en el mundo que estoy orgulloso de invertir en la Argentina, poner mi granito de arena. Yo vivo acá y no hay forma de reducir la pobreza sin inversión”, sostiene.

Política. En el mundo de la política, uno de sus amigos es Massa, a quien suele invitar a almorzar en su casa de Nordelta. A pesar de su oficialismo, en el Gobierno tiene detractores y simpatizantes. Tiene tensa relación con el ministro de Finanzas, Luis “Toto” Caputo. Entre los simpatizantes está Nicolás Dujovne, quien asistió al estreno de Cirque Du Soleil, “Séptimo Día”, el tributo a Soda Stereo, del que Pampa Energía es el principal sponsor. Con Macri tienen algo en común: el ex vocero de Edenor Jorge Grecco es el secretario de Comunicaciones del Gobierno. En el mundo empresario su principal enemigo era el fallecido Carlos Bulgheroni, con quien compitió en el mercado petrolero. Esa enemistad fue heredada por su hijo Marcos.

Vida. Tiene dos aviones: un Challenger 604, que alquiló Macri en su primer viaje oficial a Paraguay, y un Lear 40, que compró hace un mes. Ambos son explotados por la empresa Aerorutas. Tiene dos casas en el exterior: una en Orlando, donde suele ir a jugar al golf, y otra en Bahamas, donde reside su amigo Lewis. En unas semanas asumirá al frente de la Fundación del Holocausto, cuyo museo, en Barrio Norte, prevé restaurar en un año.

Está casado con Mariana Obertyner y es padre de Nicolás y Tomás, ingenieros que están desarrollándose profesionalmente dentro de Pampa, y de Andrés, que estudia música. Su mayor hobby es jugar al golf con su esposa, quien, según la Asociación Argentina de Golf, tiene 4 de handicap. Él tiene 10. Le va mejor en los negocios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *