Sociedad / 15 de Abril de 2017

El fetiche de Adrián Suar: las narices

Magdalena Bravi, su nueva novia, se realizó una rinoplastía para cambiar su perfil. Lo mismo había hecho su pareja anterior, Griselda Siciliani. El estigma Araceli González.

Por

Según allegados, el "Chueco" busca replicar las facciones de su primera esposa, Araceli González.

Un cuerpo escultural, talento para la danza y una nariz retocada en el quirófano. La descripción encajaría perfectamente para la ex pareja de Adrián Suar, Griselda Siciliani, sin embargo sirve para hablar de la que sería la nueva pareja del “Chueco”, Magui Bravi. La bailarina sorprendió al someterse a una cirugía estética que modificó drásticamente su rostro y el motivo no fue otro, al parecer, que complacer el deseo del gerente de programación de El Trece. Suar las prefiere ñatas y tanto su anterior pareja como la actual se esforzaron para cumplirle el fetiche.

Tanto Bravi como Suar han negado por el momento su romance. “Fue un invento, ni siquiera nos conocíamos. Fue muy loco porque nunca nos cruzamos ni habíamos laburado juntos. Todo surge porque fui sola a los premios Tato y empezaron a especular con que me había llevado él”, explicó Bravi hace poco menos de un mes. Sin embargo, según comentó Jorge Rial, el “Chueco” ya habría confesado la relación a sus allegados y la blanquearía en junio. Pero mientras la historia de amor da sus primeros pasos y todavía se mantiene clandestina, Magui se sometió a una transformación para adecuarse al gusto de su nueva pareja, la misma situación que atravesó Siciliani en el 2008, cuando recién arrancaba su relación con Suar y pasó por el quirófano para realizarse una rinoplastía.

“Pensé en operarme la nariz y lo consulté con cirujanos. Pero me da pánico tocarme. Incluso estaría varios meses sin hacer nada, y con la cara violeta, porque tengo mala cicatrización”, decía en el 2012 Magui Bravi, quien a pesar de esto aclaraba que no descartaba la idea de operarse. Cinco años después, la bailarina parece haber encontrado un motivo que la anime a dar el paso de someterse al bisturí. Consultada recientemente sobre la intervención quirúrgica, la ex participante del “Bailando…” lo negó y esbozó una curiosa explicación: “El día que ocurra lo diré, no tengo problemas con eso. La verdad es que aprendí a sacarme fotos, a no ponerme tanto maquillaje y a usar el ángulo de la cámara que me favorece”, justificó.
Sin embargo, las fotos no dejan lugar a dudas. El característico perfil de la joven, con un prominente tabique, dejó lugar a una nariz fina y más respingada. Un productor de la obra “Bollywood”, de la cual Bravi será coreógrafa, fue el que despejó las dudas. Subió a las redes sociales una fotografía del casting de la producción teatral en la que la bailarina aparece de perfil dejando ver su nuevo rostro. No hay ni maquillaje ni ángulo de foto que pueda negar el abrupto cambio en la cara de la joven.

De perfil

La operación de Bravi tuvo un antecedente hace casi una década cuando la que se negaba a operarse el tabique era Griselda Siciliani. “Me da impresión sacarme sangre, así que me cuesta pensar en hacerme una cirugía. Igual, me parece genial que la gente se anime, pero no me imagino operándome. Si algún día se me cae la cara, no sé, me pongo una careta con la cara de Celeste Cid”, decía en el 2006 la actriz. Pero todo cambiaría dos años después cuando a poco de comenzar su relación con Suar, decidió reducir el tamaño de su nariz y darle otra forma. Al igual que Bravi ahora, en aquel momento Siciliani también optó por esconder su operación, pero pronto la verdad salió a la luz. “Me siento mejor, me veo más linda”, fue lo que atinó a decir antes de que el cirujano que la operó, Cristian Pérez Latorre, develara uno de los motivos que llevó a la actriz al quirófano: Suar. “(Adrián) está muy contento, le encantó. La verdad es que la apoyó mucho y eso es muy importante, me animaría decir que es el 70% del éxito de la cirugía”, dijo el médico.

El mismo cirujano, aseguran, fue el encargado de llevar adelante algunas transformaciones en el rostro de Suar y tras forjar una buena relación, el propio Chueco fue quien le pidió que haga lo propio con quien ese momento era su pareja.

Como Magui Bravi aún no se ha animado a confirmar la evidente operación, todavía no se sabe quién fue el encargado de llevar adelante la intervención quirúrgica. Pero algunos apuntan a que nuevamente Suar habría recurrido a Pérez Latorre para modificar el rostro de su pareja.

Añoranza

“Busca la nariz de Araceli (González)”, destacan algunos sobre el fetiche que tendría Suar con esa parte del cuerpo femenino y dejando entrever cierta nostalgia del gerente de programación de El Trece para con los rasgos de quien fuera su primera esposa. Araceli González, quien en algún momento fue catalogada como una de las mujeres más bellas de Argentina, siempre se jactó de haberse hecho sólo una cirugía y no en su nariz. Según algunos, Suar quiere que sus nuevas parejas tengan un rostro similar. “Él las ‘tunea’ por eso, para que sean una nueva Araceli”, dicen quienes lo conocen.

Precisamente la propia González fue la que salió a confirmar, de manera solapada, esta afirmación. “Mirá Adrián, nariz como la mía no vas a encontrar, porque la mía no está hecha”, dijo mirando a cámara y dando por hecho que la nueva novia de su ex esposo se sometió a una rinoplastía, al igual que Siciliani. Araceli fue más allá e incluso se animó a bromear con que Suar no puede superar el hecho de su divorcio hace más de diez años, aunque lleven más de una década separados: “¡Adrián no vas a encontrar otra igual como yo!”, dijo, entre risas.

Mientras algunos se asombran por el curioso fetiche de uno de los hombres fuertes de El Trece, él insiste en mantener su silencio y no dar ninguna pista.

Según allegados, blanquearía su romance con Bravi en el marco de uno de los eventos más importantes del espectáculo nacional: los premios Martín Fierro. De acuerdo con estas elucubraciones, la ceremonia sería transmitida nuevamente por El Trece y el gerente de programación  del canal irrumpiría en la fiesta de la mano de su flamante pareja.

Un mes antes, el 18 de mayo, Suar subirá a las tablas del Teatro Nacional. Despuntará el vicio actoral protagonizando la obra “Un rato con él” junto a Julio Chávez. Quizá Bravi se anime a ir a desearle suerte y ambos den la cara como pareja. En el caso de ella, su nueva cara.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *