Opinión, Política / 15 de Abril de 2017

Roberto Baradel y la escuela del fracaso: el papel de Barrabás

Por qué la lógica del conflicto elegido por el gobierno y los gremios no pueden mejorar el futuro de la educación en Argentina. Por Edi Zunino.

Por

Hasta el domingo 9 por la noche, Roberto Baradel estaba encerrado en el desgaste del conflicto docente. Demonizado por el oficialismo y la mayoría de los medios, cargaba sobre sus anchas espaldas una cruz novedosa: jamás antes los maestros agremiados habían perdido tanto consenso en la opinión pública ni se había logrado meterlos en la misma bolsa del sindicalismo “feo, sucio y malo”. El macrismo, con la modosa dureza de María Eugenia Vidal en el centro del dispositivo gubernamental, venía logrando convertirlo en el Barrabás de estas calientes Pascuas. Pero el domingo 9 volvimos a conjugar el verbo reprimir en Plaza Congreso y el aislamiento en ascenso de Baradel derivó en el paro nacional docente más politizado de todos los del año.

Tras meses de debate público sobre el derecho o no a cortar calles y avenidas, los manifestantes fueron echados por haber obviado pedir permiso para ocupar un espacio en dicha plaza. A juicio de quien esto escribe, deberían haberlo solicitado, pero no para ver si los dejaban reclamar (eso es un derecho constitucional), sino porque estaban instalando la enorme estructura metálica de una “escuela itinerante” que, mal hecha y sin control, podía ser peligrosa hasta para sus propios promotores. Del otro lado, el profesionalismo de la todavía debutante Policía de la Ciudad brilló por su ausencia y el costo mayor, después de los chicos que siguen perdiendo días de clases, lo pagaron las autoridades.

El país parece haberse enredado una vez más en la dinámica propia del conflicto entre los derechos de unos contra los derechos de otros y los intereses político-electorales de las conducciones de ambos polos como telón de fondo. Ya nos ha pasado. No nos fue bien. Cuando todos tienen algo de razón, nadie la tiene. Y si nadie pone un poco de calma, sólo queda esperar el próximo choque para ver si las fuerzas se desnivelan y se impone una. O se excede y chau. Desde 1983 hasta hoy, tuvimos paros salvajes y gobiernos ensimismados a montones. Épicas marchas blancas y tediosas carpas blancas… Hagámonos cargo: nada de eso sirvió para nada. Miren las escuelas…

A diferencia de otros sectores sindicales, las dirigencias docentes han mantenido estándares más que aceptables de honestidad y sencillez, ventaja comparativa muy loable que, sin ambargo, no las salva de microclimas irreales, ideologizaciones extremas a favor o en contra, oportunismos ventajeros y la simplificación de un tema tan estratégico al tamaño de un bolsillo.

Por derecha, por izquierda, por centro, por arriba y por abajo, los argentinos somos unos tremendos fracasados en materia educativa.
El problema no es Barrabás. Es Pilatos.

* Jefe de redacción de NOTICIAS.

 

4 comentarios de “Roberto Baradel y la escuela del fracaso: el papel de Barrabás”

  1. Me parece que el que escribió este artículo, vive en otro país. Hablar de que la dirigencia docente “con standares más que aceptables de honestidad y sencillez”?. No quiero extenderme con la lista , pero practicamente todos ellos han terminado con juicios por peculado, nepotismo, han sido una vergüenza para los docentes. Y muchos tambien han hecho carrera política, a costa de sus representados

  2. EDI ZUNINO !!! EXCELENTE !!! COMO SIEMPRE .Sí el conflicto docente Argentino tal cual se dió ,hubiera sido una película de Hoolywood ,sería aplaudida ,pero como es Argentina ,…y Baradel sería un líder .

  3. “A diferencia de otros sectores sindicales, las dirigencias docentes han mantenido estándares más que aceptables de honestidad y sencillez,” ¿Qué?????? Baradel y Yaski, Grahovac, por citar algunos, son honestos y sencillos???? Si Edi, tenés razón, muy objetivo lo tuyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *