Tecnología / 21 de Abril de 2017

El ambicioso plan de Facebook para nuestro cerebro

Por Christoph Dernbach | Revolucionó todo al presentar el proyecto para escribir con la mente. Los siguientes pasos que permitirían oir con la piel y cargar información en nuestra cabeza.

Lo que se investiga en el laboratorio “Building 8” de Facebook es teóricamente secreto, pero la empresa decidió descorrer el velo en la conferencia de desarrolladores de la red social F8. La jefa de la unidad, Regina Dugan, presentó esta semana un proyecto ambicioso que buscará que seamos capaces de escribir con la mente. “Suena imposible, pero está más cerca de lo que ustedes creen”, aseguró.

Por qué se ocupa Facebook de este tema. El fundador y presidente de la empresa, Mark Zuckerberg, está convencido de que en el futuro los seres humanos no trabajarán con los monitores y teclados de la computadora actuales o se comunicarán a través del smartphone. Más bien se imagina entornos de realidad virtual o ampliada en los que se puedan realizar acciones, por ejemplo con comandos de voz. El control directo desde el cerebro es el siguiente paso lógico.

En qué punto se encuentran los investigadores. Dugan trajo como ejemplo un proyecto de investigación actual en la Universidad de Stanford en California, en el cual una paciente que sufre la enfermedad degenerativa neuromuscular ELA y que ya no se puede mover es capaz de escribir ocho palabras por minuto mediante sensores implantados en su cerebro. En un teclado virtual va escribiendo letra por letra hasta formar las palabras.

Su velocidad es apenas de un tercio de la media que tienen al tipear los usuarios de un smartphone. Con su procedimiento, Facebook quiere conseguir cinco veces más velocidad que en el tipeo. “Solamente algo tan sencillo como decir ‘sí/no’ con el cerebro transformaría profundamente nuestras capacidades”, subrayó Dugan.

¿Quiere implantar Facebook electrodos en el cerebro? No. Según Dugan, el equipo recientemente formado de 60 científicos trabaja en un procedimiento para captar de forma óptica las señales cerebrales desde fuera. Para eso hacen falta sensores que aún no existen. Dugan asegura que se medirá la actividad de las neuronas cientos de miles de veces por segundo y se deberá reconocer a nivel químico “cómo absorben sodio y expulsan potasio”.

Cómo funcionarán estos sensores. Los sensores ópticos no necesitan intervenciones quirúrgicas. El punto central del asunto será poder filtrar los llamados fotones cuasi-balísticos. “Cuando uno apunta con un puntero láser a un dedo, todo el dedo se ve rojo”, explicó Dugan. El motivo de ello es que los fotones se dispersan. “Pero algunos, los llamados fotones balísticos, no se desperdigan. El problema es que hay muy pocos. Los fotones cuasi-balísticos son un tipo intermedio: se esparcen, pero no tan a menudo. Y si conseguimos filtrarlos sólo a ellos, podríamos tener la definición espacial que necesitamos, y la suficiente para hacer mediciones”.

¿El volumen de datos cerebral no es demasiado grande? Dugan reconoció que en el cerebro humano unas 86.000 millones de neuronas envían cada una unas 1.000 señales por segundo. Para transmitir esta inmensa cantidad al exterior haría falta teoréticamente la capacidad de un cable de fibra óptica actual, que puede transmitir un terabit por segundo. Con los métodos disponibles -como el lenguaje- se transmiten, sin embargo, apenas 100 bits por segundo. “Sería como intentar enviar 40 películas en HD a través de un módem del año 1980”.

¿Busca Facebook también una manera de trasladar información al cerebro?  Sí, por ejemplo para ayudar a personas sordas. En otro proyecto, Facebook investiga la manera de “oír” a través de la piel. Dugan mostró un video de un test con una mujer que puede reconocer palabras mediante vibraciones de un aparato en el brazo. En una hora consiguió aprenderse el “vocabulario” de nueve palabras.

¿Es Facebook la única que investiga en este tema? No. La “línea directa al pensamiento” es algo que están investigando muchos científicos en el mundo. Por ejemplo en el Instituto Max Planck de Sistemas Inteligentes en Tubinga han sido capaces de leer la actividad cerebral de una persona mediante señales EEG (electroencefalografía). Los expertos intentan distinguir qué señales representan los diferentes procesos mentales. El objetivo es, entre otros, ayudar a pacientes que sufren parálisis.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *